Ejemplos ?
Y que como no se acostumbren, el que no se acostumbre a ser un ciudadano ejemplar, el que no se acostumbre a andar tranquilamente en su perseguidora —que ya no es perseguidora, sino carro patrullero, porque ya no persigue a nadie—, y con cara de bueno y respetando la luz roja, como la respeta todo el mundo aquí, le quitamos el carro patrullero, le quitamos el arma, le quitamos la perseguidora y lo botamos de ahí (APLAUSOS).
Sala perseguidora de Lavalleja y Calleros y ahora que la tenemos dueña del gobierno y coronado aquel objetivo primero y fundacional, será también el momento de empezar a verla firme y claramente por el camino de la unidad.
La Condesa viuda acusaba además y zahería con frecuencia a su hija, calificándola de extravagante, de soñadora, de alucinada, de acérrima enemiga de lo juicioso y de lo razonable, y de temeraria perseguidora de ideales inasequibles y absurdos.
Después se lanzan los otros, que la arrebatadora brisa más rápido, Pánfago y Dorceo y Oríbaso, árcades todos, 210 y Nebrófono el vigoroso y el atroz, con Lélape, Terón, y por sus pies Ptérelas, y por sus narices útil Agre, e Hileo el feroz, recién golpeado por un jabalí, y de un lobo concebida Nape, y de ganados perseguidora Pémenis...
Tragedia cuya fuente es la Biblia, Atalía es un monumento religioso: el templo de Salomón, Acab, la reina perseguidora de Dios; idólatras, judíos; las pasiones más profundas del género humano puestas en giro con habilidad maravillosa; poesía que corre a torrentes de la cumbre del Oreb; versos de cadencia pura; sentimientos del ánimo, como si los hombres fueran todos réprobos o santos; catástrofes estupendas; lenguaje inimitable: he aquí Atalía, he aquí el poeta que la compuso.
Para que cuando pasaran en una perseguidora sembrar el miedo por todas partes, para que cuando un detenido fuese llevado allí a la cárcel, la mera presencia de “Pata de Ganso”, de “Mano Negra”, de “Agüero” y de toda esa gente, para que la mera presencia de esa gente...
Hay gente que se monta en una perseguidora todavía y anda sonando la sirena, y llevándose la luz roja; se olvidan de que esos tiempos se acabaron ya.
Así se queja; y a su espalda en tanto la le tenaz perseguidora recorre atenta el doloroso canto, y cruda ríe, citando el triste llora.
Piensa en nuestros principios, Eugenia; trabajo para mí; ¡ahora, víctima un momento, ángel mío, y al cabo de un instante perseguidora!...
Aproximamente a las 10 de la mañana la Confederación abrió fuego sobre su perseguidora que teniendo el barlovento a su favor ganó rápidamente distancia contestando a la vez los disparos de su enemiga.
Las partes idealizadas de su "yo" y de los objetos son separadas estrictamente de las partes malas, perseguidoras, teniendo los temores y sentimientos de culpa habitualmente una función primitiva, perseguidora.
Yo estoy bien-soy bueno/a / Tú estás mal-eres mala/o implica una autoestima favorable y una valoración desfavorable de los demás, ante los que puede tomar una actitud perseguidora (“Hay que eliminarles”) o salvadora (“Hay que rescatarles de su situación”).