penumbra

(redireccionado de penumbras)

penumbra

(Del lat. paene umbra, casi sombra.)
1. s. f. Sombra débil entre luz y oscuridad que no deja percibir donde empieza la una y acaba la otra no vi bien su rostro porque estaba en penumbra.
2. ASTRONOMÍA Sombra parcial que en los eclipses hay entre los espacios iluminados y los oscuros por completo.
3. ARTE Zona en la que, en la pintura artística, se unen la luz y la sombra.

penumbra

 
f. Sombra débil entre la luz y la oscuridad.
astron. En los eclipses, sombra parcial
pint. Zona en que se unen la luz y la sombra.

penumbra

(pe'numbɾa)
sustantivo femenino
1. situación en que hay poca luz Era difícil leer en penumbra.
2. claridad estado de lo que es indeterminado y de difícil comprensión Algunas de sus ideas fundamentales quedan en penumbra.
Traducciones

penumbra

gloom, penumbra

penumbra

penombra

penumbra

penumbra

penumbra

半影

penumbra

半影

penumbra

Penumbra

penumbra

Penumbra

penumbra

Penumbra

penumbra

SFhalf-light, semi-darkness
sentado en la penumbraseated in the shadows
Ejemplos ?
Las tabernas estaban casi solitarias, y sus dueñas o dueños colocaban en orden sobre los limpísimos mostradores la reluciente cristalería; regaban el suelo y colocaban a la vista del transeúnte algunas macetas que daban a los establecimientos sumidos en húmedas penumbras aspecto de oasis y de refrigerantes refugios en las horas en que el sol parece querer hacerlo todo yesca bajo sus implacables rayos.
Oh, blancura imposible de la Amada imposible! ¡Por todos mis desvelos cruza, como un fantasma, como un jirón de invierno, su carne sin penumbras, inverosímilmente blanca!
Para admirar el manto celeste es impropio hundirse en las profundidades de un pozo y mejorse procuran las alturas, así para descubrir el valer de un semejante no sólo has de calificarle por lo que de penumbras tiene, pues él es más que la bacteria y también lo alumbra el sol y la tierra lo alimenta.
Y el mago del arte, el sublime elegido, entreabiendo los extáticos ojos cargados de penumbras del místico ensueño, tomó los pinceles, somnámbulo, trémulo...
La capital está envuelta en las penumbras vespertinas. La nieve cae lentamente en gruesos copos, gira alrededor de los faroles encendidos, se extiende, en fina, blanda capa, sobre los tejados, sobre los lomos de los caballos, sobre los hombros humanos, sobre los sombreros.
No ignoro que se levantarán muchos escollos, ambiciones y personalismos, que de mil maneras pretenderán impedir nuestra marcha, y hacernos volver hacia atrás, donde sólo nos esperarían las penumbras de la esclavitud.
Traidores ogros hipócritas, pero ya me las pagarán cuando alguien ambicioso me vuelva a liberar. Vi como se esfumaba por la hendedura de una puerta y todo volvía a su estado de penumbras.
seguidores fieles de estrellas Berenices, en pos de extraterrestres evangelios de banderas anarquistas, –religadores fuegos de distinta misa– tras la lucha joven de esfumar penumbras, destrozar las sombras y alumbrar tinieblas eclosionándolas luz...
por los mundos doloridos de sus sombras y por su sombra... nuestra sombra común de fugitivos yertos dando tumbos en penumbras sordas...
como se vuelve al ritmo de una guitarra; como se canta el verso que se olvidaba; como se aspira el aire cuando nos falta; Poesía… te abandoné en una esquina bancaria seducido en las imberbes artimañas de esas calles promisorias de aventuras que al final de tantas luces de artificio te derruyen en las sombras de los ruidos, te derrumban si no vendes a penumbras y hasta el íntimo pudor te rasgan.
En sus regiones de penumbras sólidas donde se gesta la protesta mítica que va enredando la obsesión temprana de su extravío, discurre el tiempo su inmutable marcha y pisotea la brizna de su existencia rota, harta de lágrimas...
Marcadas, solitarias, enredadas sin fin entre el escándalo del humo, distantes de las llamas, sin alturas, encadenadas al silencio que se deja, violadas por la máquina asesina, peregrina que les da sus acres óleos, gasolina, en negocios controlada, marcada su piel, sobre rayadas, van quedándose en las sombras, diluidas a penumbras, ocluidas, no encontradas, esperando el entierro que no llega, abandonadas, taciturnas, tendidas a lo largo - otra vez el eterno laberinto falseado - de su muerte intacta, sin los llantos que acompañen enlutados su soledad compacta.