peluquero


También se encuentra en: Sinónimos.

peluquero, a

1. s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que se dedica a peinar, cortar el pelo o a hacer y vender pelucas, rizos y otros adornos para el pelo la peluquera me ha recomendado el uso de una mascarilla capilar.
2. Persona propietaria de una peluquería este peluquero tiene varios establecimientos en el país.

peluquero, -ra

 
m. f. art. y of. Persona que tiene por oficio peinar, cortar el pelo o hacer y vender pelucas, rizos, etc.

peluquero, -ra

(pelu'keɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que se dedica a cortar y peinar el cabello El peluquero me peinó para la fiesta.
Sinónimos

peluquero

sustantivo masculino
barbero*, fígaro, rapabarbas (col.), rapador (col.), rapista (col.).
Traducciones

peluquero

coiffeur, barbier

peluquero

holič, kadeřník

peluquero

barber, frisør

peluquero

kampaaja, parturi

peluquero

brijač, frizer

peluquero

床屋, 美容師

peluquero

미용사, 이발사

peluquero

fryzjer

peluquero

hårfrisör, herrfrisör

peluquero

ช่างตัดผม, ช่างทำผม

peluquero

berber, kuaför

peluquero

thợ cắt tóc, thợ làm tóc

peluquero

/a SM/F [de mujeres, hombres] → hairdresser; [de hombres sólo] → barber

peluquero -ra

mf barber, haircutter
Ejemplos ?
La historia contemporánea sólo nos habla de dos barberos afortunados: el del rey don Miguel de Portugal, que por la suavidad de su navaja y otras habilidades, mereció del soberano el título de marqués de Queluz, y el famoso Jazmín, tan eximio poeta como habilidoso peluquero, cuyos versos arrancaron a la pluma de Carlos Nodier los más entusiastas elogios.
Con la tenacilla hizo asombros. Onduló su pelo como hiciera un peluquero, no sin haberse recortado antes un flequillo, que atusó con pomada.
—Un fúnebre aspirante de tu negra barcaza a pasajero, que al lago irrebogable se aproxima. —¿Razón? —La ignoro. Ahorcóme un peluquero. —(Todos pierden memoria en este clima.) —¿Delito? —No recuerdo.
El derecho es inmanente y consubstancial de... .............................. -¿Quién es ése? -Ruiz el peluquero. .............................. -¡Fósforos y cerillas!
Todas aquellas almas torcidas, que habían rechazado la cuerda y el rodrigón para el propio crecimiento, se sometían humildes a las tijeras y a la navaja niveladora del peluquero.
Los demás vivientes del primer patio eran brevemente y sin retrato, un francés peluquero, un agente de frutos del país, un matrimonio empleado en una casa de comercio y un repórter de un diario de la mañana.
Nuevamente se desparraman los vascos, buscando campo más lejos, unos; quedándose otros en los mismos parajes, pero ya teniendo que pagar arrendamiento, muchas veces a algún tendero, peluquero o bolsista, que en su...
Al fin, hallose con la horma de su zapato en una honradísima muchacha que lucía una carita de muy buen ver, recién casada con un bravo mozo andaluz, carpintero de oficio y que no aguantaba moros en la costa. «La gracia del peluquero -dice un refrán- está en sacar rizos de donde no hay pelo».
Emma se acicaló con la conciencia meticulosa de una actriz debutante. Se arregló el pelo, según las recomendaciones del peluquero, y se enfundó en su vestido de barés26, extendido sobre la cama.
Quería mandar preso al peluquero, que ante aquella amenaza quedó estupefacto; pero la denuncia surtió su efecto, porque, para que no nos pegaran más (y lo decía sinceramente), nos hizo abandonar el atrio.
Mejor transformaban ellas a las bestias, que los más diablescos conjuros. ¡Sabio peluquero de solípedos, Telaraña! De un caballo moribundo, añoso, lleno de alifafes, sacaba un potro cuatreño, capaz, aparentemente, de sorberse las leguas.
De vez en cuando, la puerta de una taberna hacía sonar su campanilla, y cuando hacía viento se oían tintinear sobre sus dos vástagos las pequeñas bacías de cobre del peluquero, que servían de insignia de su tienda.