pelona


También se encuentra en: Sinónimos.

pelona

s. f. MEDICINA Caída del pelo. alopecia
Sinónimos

pelona

sustantivo femenino
Traducciones

pelona

SF
1. (= calvicie) → baldness
2. la Pelona (= muerte) → death
Ejemplos ?
-le decía-, usted, que dicen que sabe tanto, a ver si me da un remedio para que le cure a mi pobre marido del bebedizo que le ha dado esa pelona.
Si, conmovidos por sus quejas famélicas, en vez de soltar dinero, los lleváis a una tienda y les compráis la libreta, diciéndoles majestuosamente: «Anda, hijo, come», es como si les dejaseis caer una teja de punta sobre la pelona.
l poeta español don, autor de un drama que lleva el mismo título de esta tradición De cómo Mariquita Martínez no quiso que la llamasen Mariquita la pelona Allá por los años de 1731 paseábase muy risueña por estas calles de Lima Mariquita Martínez, muchacha como una perla, mejorando lo presente, lectora mía.
Interrumpiéndola con estos versos ño Cachito el mentado bailador de zamacuecas en Amancaes: «A tu puerta, pelona, perdí dos reales.
En conclusión, la chica quedó mocha, y para no dar campo a que la llamasen Mariquita la pelona, se llamó a buen vivir, entró en un convento y no se volvió a hablar de ella.
Enternecióse el ínclito senado, haciendo propia la desdicha ajena, luego que vió que proseguir no pudo, y respondió Panzudo, un gato venerable de persona, aunque pelado de cabeza estaba, cosa que a muchos buenos acontece (si bien esto no fué lo que parece cuando a un amante viene la pelona...
Pero viendo que yo no me venía deshizo sus alcoholes puñeteros, y furibunda, al mirar que la vida me cogía y me daba la fe de sus calores, arrebató sus sábanas y se largó a esperar en otra esquina ¡Ay muerte cogelona tan pelona, por ahora me la pelas!
Y el rapaz, mientras con la diestra empuñaba la hogaza hincándole el diente, con la siniestra hacía el característico gesto de rascarse la pelona que tan felizmente sorprendió el gran realista sevillano.
Estaba lastimosa la pobrecita: flacuchenta, flacuchenta; los güesos los tenía toítos mogosos y verdes, con tantos soles y aguaceros comu'había padecido; el telarañero se l'enredaba por todas partes, qui aquello parecía vestido di andrajos; la pelona la tenía llena di hojas y de porquería di animal, que daba asco; la herramienta parecía desenterrada de puro lo tomaíta qu'estaba.
Mandó en su testamento que su mortaja fuera de limosna, que le hicieran bolsico, y que precisadamente le metieran en él la baraja y los daos; y comu'era tan humilde quiso que lo enterraran sin ataúl, en la propia puerta del cementerio onde todos lo pisaran harto. Asina fué qui apenitas se le presentó la Pelona cerró el ojo, estiró la pata y le dijo: "¡Matáme pues!".
¡Ay! ¡Pelona, pelona! tú no los vales. Los limeños no beben chicha en botella, y a la mujer mañosa... ¡golpe con ella!». Desisto de la tarea de seguir describiendo el tan célebre nacimiento de Barbones, porque la posdata me resultaría más larga que la carta, y este capítulo no es sino incidental en la crónica belethmítica de Lima.
No oyó en balde Dryas las últimas palabras de Lamón, y mientras caminaba iba cavilando así sobre quién sería Dafnis: «Le crió una cabra, cual si por él velasen los dioses. Es hermoso, y en nada se parece a ese vejete chato y a esa mujerzuela pelona.