pegajoso

(redireccionado de pegajosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

pegajoso, a

1. adj. Que se pega o adhiere con facilidad la miel es pegajosa; ¡qué gelatina más pegajosa! pegadizo
2. Que se contagia con facilidad el resfriado es una enfermedad pegajosa; tiene la risa pegajosa. contagioso
3. Que causa molestia o fastidio por ser demasiado amable o sobón su novio es un chico pegajoso. empalagoso
4. Que es difícil de resistir o contener fumar es un vicio muy pegajoso.
5. coloquial Se aplica al empleo u oficio que puede ser utilizado con facilidad en beneficio propio.
6. TAUROMAQUIA Que recarga las suertes y busca el engaño con reiteración.

pegajoso, -sa

 
adj. Que con facilidad se pega.
Contagioso, que con facilidad se comunica.
fig.Díc. de los vicios contagiosos o de atractivo difícil de resistir.
Sobón (fastidioso).
Suave, atractivo, meloso.

pegajoso, -sa

(paγa'xoso, -sa)
abreviación
1. que se pega fácilmente La miel pegajosa se le adhería a los dedos.
2. que se contagia con facilidad catarro pegajoso
3. que es molesto por ser demasiado cariñoso Tu abuela es muy pegajosa.

pegajoso, -sa

(peγa'xoso, -sa)
abreviación
1. que se pega fácilmente y sin necesidad de aplicar pegamento una sustancia pegadiza
2. sentimiento, actitud que una persona transmite a otras fácilmente La niña tiene una alegría pegajosa.
3. persona que causa molestia con muestras excesivas de afecto Su esposo es muy pegajoso con ella.

pegajoso, -sa

(paγa'xoso, -sa)
abreviación
1. que se pega fácilmente La miel pegajosa se le adhería a los dedos.
2. que se contagia con facilidad catarro pegajoso
3. que es molesto por ser demasiado cariñoso Tu abuela es muy pegajosa.

pegajoso, -sa

(peγa'xoso, -sa)
abreviación
1. que se pega fácilmente y sin necesidad de aplicar pegamento una sustancia pegadiza
2. sentimiento, actitud que una persona transmite a otras fácilmente La niña tiene una alegría pegajosa.
3. persona que causa molestia con muestras excesivas de afecto Su esposo es muy pegajoso con ella.
Sinónimos

pegajoso

, pegajosa
Traducciones

pegajoso

lepkavý, nakažlivý

pegajoso

klæbende, smittende

pegajoso

tahmea, tarttuva

pegajoso

ljepljiv, zarazan

pegajoso

べとべとした, 伝染性の

pegajoso

끈적끈적한, 전염성의

pegajoso

lepki, zaraźliwy

pegajoso

kladdig, smittsam

pegajoso

เหนียว, ที่ติดต่อได้ง่าย

pegajoso

dính, truyền nhiễm

pegajoso

传染性的, 黏性的,

pegajoso

Лепкава

pegajoso

pegajoso

דביק

pegajoso

ADJ
1. (= que se adhiere) [superficie, suelo, manos] → sticky; [miel] → sticky, gooey
la mesa está muy pegajosathe table is all sticky
hoy hace un calor pegajosoit's really sticky today
2. [persona] → clingy
3. (LAm) [canción, melodía] → catchy
4. (= contagioso) → contagious

pegajoso-a

a. sticky, gummy.

pegajoso -sa

adj sticky
Ejemplos ?
Muchos de mis lectores se acordarán, como yo me acuerdo, de su negro y desigual pavimento, de sus edificios que se reducían a cuatro o cinco fraguas mezquinas y algunas desvencijadas barracas que servían de depósitos de alquitrán y brea; de sus montones de escombros, anclotes, mástiles, maderas de todas especies y jarcia vieja; y por último, de los seres que respiraban constantemente su atmósfera pegajosa y denegrida siempre con el humo de las carenas.
Pero hacía muchos años que en las caricias, en los cuidados, en las confidencias del músico había una profunda tristeza, una desesperación resignada, atónita, humilde, casi servil, que daba frío y sombra en derredor: parecía el contacto de aquel dolor mudo, el contacto de la muerte; no era posible respirar mucho tiempo la atmósfera de desconsuelo en que Ventura vivía: todo organismo debía de sentir repugnancia cerca de aquella frialdad pegajosa...
El sol requemaba y grietaba a sus anchas la tierra amarilla, esa tierra greda, pegajosa, del suelo removido de los cementerios, que húmeda, parece querer detener al transeúnte, y, seca, corre en torbellinos, de tumba en tumba, como para mezclar en polvo impalpable y hacer definitivamente impersonales las cenizas humanas.
La era, lo primero, de cimiento trastórnala, y con greda pegajosa macízala después; y desde el centro por toda al derredor con poderosa y bien rolliza piedra ansí rodando, lo desigual del suelo irás quitando, Por que no nazcan yerbas, ni, hendida, el polvo en ella reine, ocasionada a ser de mil cojijos ofendida; que a veces hace en ella su morada y su troj el ratón, y su manida el topo ciego pone allí cavada, y el sapo allí se halla cada día, y cuanta sabandija el suelo cría.
Ni tiempo para dar un grito o retenerse en las salientes, que le rechazaban brutalmente después del choque. Había rodado llevando consigo algunos pelmazos de tierra pegajosa.
En la cama de mis niñas pasó la enfermedad, que fueron unas postemas y unas pútridas que se lo llevaron, y después dijo el médico que la cama, las ropas y cuanto le había servido se quemase, porque aquella enfermedad era muy mala y muy pegajosa; así es que duermen mis niñas en el santo suelo, sin que tenga yo para cobijarlas ni la manta de su padre, porque cuanto teníamos vendimos para sostenerle al suyo la enfermedad, y ustedes me dirán qué va a ser de esas niñas en llegando el invierno.
Cuando llegara el momento de actuar tendría que estar preparado, así que se preparó a descuartizar la masa pegajosa en terrible silencio, buscando al tacto la palanca que le libertaría.
Grignr sacudió el pie frenéticamente intentando sacarse el ser de encima, pero estaba agarrado como una sanguijuela, alimentándose de su fluído vital en rápida disminución. La cosa pegajosa seguía succionand; ya había crecido hasta el tamaño de la pierna de Grignr con su festín vampírico.
Efectivamente, cambió el tiempo. Por la mañana, una niebla espesa, húmeda y pegajosa, cubría toda la región. Al amanecer empezó a soplar el viento, un viento helado; el frío calaba hasta los huesos, pero ¡qué maravilloso espectáculo en cuanto salió el sol!
El hombre lo mira de soslayo y luego concluye, con una voz que parecía adherirse al sentido, blanda y pegajosa como el lodo de los tremedales de la llanura: —Pues entonces no he dicho nada, patrón.
No; son todavía necesarios el asco y la náusea. La fealdad pegajosa de las agonías es el cansancio del mundo. Máscaras de la muerte y de la vida ¿quién os descubrirá?
Dios me perdone la especie; pero casi, casi me atrevería a jurar que fue ella la primera hembra que trajo a Lima la moda de los ataques de nervios y demás arrechuchos femeniles. La enfermedad era pegajosa, y ha cundido que es un pasmo.