pavo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con pavo: parvo

pavo, a

(Del lat. pavus, pavo real.)
1. s. ZOOLOGÍA Ave fasianiforme de origen norteamericano, introducida y domesticada en el continente europeo desde el siglo xvi, que tiene en la cabeza verrugas y carúnculas coloreadas y puede enderezar las plumas de su cola.
2. coloquial Persona sosa, aburrida y sin gracia tu amigo es un poco pavo. estúpido
3. coloquial Dinero, aquello con lo que se paga paga tú, que no llevo un pavo.
4. Amér. Pasajero clandestino, polizón.
5. pavo marino ZOOLOGÍA Combatiente, ave caradriforme.
6. pavo real o ruán ZOOLOGÍA Ave fasianiforme, cuyo macho se distingue por su plumaje azul y verde y por su larga cola de vistoso dibujo que despliega en abanico cuando está en celo.
7. comer pavo coloquial Quedarse una mujer sin bailar por no haber sido invitada a hacerlo.
8. subírsele a una persona el pavo coloquial Ruborizarse, ponerse rojo de vergüenza se le subió el pavo cuando le dijiste que era muy guapo .
NOTA: Nombre científico: (Pavo cristatus.)

pavo

 
m. zool. Ave galliforme de la familia fasiánidos (Meleagris gallopavo), oriunda de América del N. Tiene el plumaje pardo verdoso y la cabeza y el cuello cubiertos de carúnculas rojas. Su carne es apreciada.
pavo de matorral Ave galliforme de la familia megapódidos (Alectura lathami), de pico corto y robusto y un colgante de color amarillo en la parte anterior del cuello.
pavo real Ave galliforme de la famila fasiánidos (Pavo cristatus), oriunda de Asia, cuyo macho tiene el cuerpo con cambiantes metálicos verdes y dorados y la cola larga, con las plumas iridiscentes, y que el animal puede extender en forma de abanico; la hembra es más pequeña y discreta. En la India se considera sagrado.
m.-adj. fig. y fam.Hombre soso e incauto.
fig. y fam.Chico.
Edad del pavo. Período entre la niñez y la adolescencia.
No ser moco de pavo. Ser más importante de lo que parece.

pavo, -va

('paβo, -βa)
sustantivo masculino-femenino
1. zoología ave doméstica más grande que la gallina, de plumaje negrusco o pardo En Navidad comeremos pavo.
2. falta de energía o de gracia haciendo las cosas La chica tiene mucho pavo.
tener conversaciones amorosas Llega de madrugada por que se queda con su novia pelando la pava.
3. pasajero clandestino Un pavo fue descubierto a bordo.
Sinónimos

pavo

sustantivo masculino

pavo real sustantivo masculino pavón.
Traducciones

pavo

глупав, пуйка

pavo

Gall dindi

pavo

Truthahn, albern, Pfau, Pockerl, Puter, Truthuhn

pavo

Pavo

pavo

Pavo

pavo

Paw, indyk

pavo

Pavo, pavão, peru

pavo

hindi

pavo

krocan

pavo

kalkun

pavo

kalkkuna

pavo

purica

pavo

七面鳥

pavo

칠면조

pavo

kalkun

pavo

kalkon

pavo

ไก่งวง

pavo

gà tây

pavo

土耳其

pavo

טורקיה

pavo

A. SM
1. (Orn) → turkey
comer pavoto be a wallflower (at a dance) (LAm) → to be disappointed
estar en la edad del pavoto be at an awkward age
ir de pavo (LAm) → to travel free, get a free ride
tener mucho pavoto blush a lot
tener un pavo encima esta niña tiene un pavo encima que no se aclarait looks like she'll never grow out of being a giggling teenager
subírsele el pavo a algn se le subió el pavohe went bright red
pavo realpeacock
2. (Esp) (= tonto) → silly thing, idiot
3. (= moneda) → five peseta coin
4. (= primo) → sucker
5. (Chile) (= polizón) → stowaway
6. (Andes) (= cometa) → large kite
7. (Andes) (= espadón) → big shot; (= sospechoso) → evil-looking person
8. (Caribe) (= reprimenda) → telling-off
9. (= hombre) → bloke (Caribe) (= joven) → youngster, kid
10. (= síndrome de abstinencia) → cold turkey
B. ADJsilly
¡no seas pavo!don't be silly!
Ejemplos ?
Hacia fines de febrero, el señor Rouault, en recuerdo de su curación, llevó él mismo a su yerno un pavo soberbio, y se quedó tres días en Tostes.
Una mañana el tío Rouault fue a pagar a Carlos los honorarios por el arreglo de su pierna: setenta y cinco francos en monedas de cuarenta sueldos9, y un pavo.
Si lo dudáis, os referiré la aventura de un pavo, del cual, si se descuida, no quedarían ni huesos, porque los huesos de pavo son muy gratos a los canes.
En este pavo de mi cuento existía, por lo menos, el instinto de conocerse y saber que, inteligencia, no la tenía. Y es cosa poco común, pues la inmensa mayoría de los pavos se juzga muy avisada, y se hincha y robumba de orgullo, por tan ventajosa opinión de sí propia.
El llamado Cavador de Rostros vino a arrancarles los ojos: Murciélago de la Muerte, vino a cortarles la cabeza: Brujo-Pavo vino a comer su carne: Brujo-Búho vino a triturar, a romper sus huesos, sus nervios: fueron triturados, fueron pulverizados, en castigo de sus rostros, porque no habían pensado ante sus Madres, ante sus Padres, los Espíritus del Cielo llamados Maestros Gigantes.
Cuando soltaba uno de estos discursos, el bisabuelo se ponía rojo como un pavo; pero al cabo de un momento reaparecía su afable sonrisa, y entonces decía: -¡Bueno, tal vez me equivoque!
Sin embargo, aquella botella no llevaba la indicación «veneno», así que Alicia se atrevió a probar el contenido, y, encontrándolo muy agradable (tenía, de hecho, una mezcla de sabores a tarta de cerezas, almíbar, piña, pavo asado, caramelo y tostadas calientes con mantequilla), se lo acabó en un santiamén.
Os contaré que en la cocina el fuego crepitaba, un pavo se tostaba en el asador, y que de los potes y las cacerolas que había al fuego salía un humo de inmejorable olor.
Como el pavo insistiese en su demanda, el Nene porfió. La inteligencia, para un pavo, era igual que la hermosura para una almeja: ¡don inútil, y tal vez hasta funesto!
-Id al jardín -respondió la vieja-, cortad siemprevivas, eternas, moco de pavo y sangre de dragón; haced con estas flores un cocimiento en la caldera y preparad con él un baño, en el que me meteréis.
Quién se adornó con un pavo real; quién, más positivo, se llenó los bolsillos de provisiones de boca; quién, iluso, más necesitado que nadie, escogió un fusil por todo consuelo, y gritando viva la Libertad y abajo la opresión, se dio a remedar a los soldados.
Las apariencias, sin embargo, eran más tranquilas que nunca, pues Rodolfo había acertado a llevar el adulterio según su capricho; y al cabo de seis meses, cuando llegó la primavera, se encontraban, el uno frente al otro, como dos casados que mantienen tranquilamente una llama doméstica. Era la época en que el tío Rouault mandaba su pavo en recuerdo de su pierna recompuesta.