pava


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con pava: lava

pava

1. s. f. ZOOLOGÍA Ave fasianiforme hembra de la especie Meleagris gallopavo.
2. METALURGIA Fuelle grande usado en algunos hornos metalúrgicos.
3. Amér. Merid. Recipiente de metal con asa en la parte superior, tapa y pico, que se usa para calentar agua y, en especial, para cebar el mate.
4. pelar la pava Mantener dos personas una conversación amorosa.

pava

 
f. zool. Hembra del pavo.
f.-adj. Mujer sosa y desgarbada.
Pelar la pava. Mantener un coloquio amoroso.

pava

  (del ing. pipe, tubo)
f. metal. Fuelle grande usado en ciertos hornos metalúrgicos.
(Amér.) Caldera, cafetera, tetera.
Traducciones

pava

SF
1. (Orn) → turkey (hen)
es una pava (Esp) → she's a complete bore
echar la pava (Esp) → to puke up, throw up
pelar la pava (Esp) → to whisper sweet nothings
pava realpeahen
2. (Cono Sur) (para hervir) → kettle; (para mate) → pot for making maté
3. (Colombia, Venezuela) (= sombrero) → broad-brimmed straw hat
4. (Andes, CAm) (= fleco) → fringe, bangs pl (EEUU)
5. (Cono Sur, Méx) (= orinal) → chamber pot
6. (Andes, Cono Sur) (= guasa) → coarse banter; (= chiste) → tasteless joke
hacer la pava a algnto make sb look stupid
7. (Andes, CAm) (= colilla) → cigarette-end, fag-end
8. (= chica) → bird
Ejemplos ?
El cóndor pronto le trajo una pava gorda; el gavilán le trajo después una martineta; el carancho se quiso lucir y también le trajo un pollo.
Creías que era una tapera. (Enérgica.) ¡Ladiate de ahí! ¡Pava!... (Se acerca y retrocede.) ¡Uf !... ¡Todo el amasijo arrebatao!...
Recomenzó, automáticamente, sus días de obraje: silenciosos mates al levantarse, de noche aún, que se sucedían sin desprender la mano de la pava; la exploración en descubierta de madera, el desayuno a las ocho; harina, charque y grasa; el hacha luego, a busto descubierto, cuyo sudor arrastraba tábanos, barigüís y mosquitos; después, el almuerzo -esta vez porotos y maíz flotante en la inevitable grasa-, para concluir de noche, tras nueva lucha con las piezas de 8 por 30, con el yopará de mediodía.
Tenían, pues, exquisitas morcillas y lomo fresco en adobo. Habían criado y cebado además una magnífica pava. La mujer la preparó diestramente, le rellenó el buche con los menudillos, con castañas, alfónsigos, piñones y otros sabrosos condimentos y especias, y la asó, o más bien la frió en una enorme cazuela.
Fuera de algún incidente con sus colegas labradores, que invadían su jurisdicción; del hastío de los días de lluvia, que lo relegaban en cuclillas frente a la pava, la tarea proseguía hasta el sábado de tarde.
Hasta el Santo Oficio de la Inquisición tuvo que tomar cartas en protección de Santiago, prohibiendo por un edicto que se cantase la Pava, cancioncilla indecente de la plebe, en la cual Cárdenas servía de pretexto para herir la honra del prójimo.
Una tarde, al volver del campo y después de haber encerrado la majada en el corral, encontró, sentada en una de las dos cabezas de buey que formaban el juego de asientos del único cuarto del rancho, cerca del fogón, en el cual había dejado cantando sobre las brasas la pava para el mate, una mujer, joven, no mal parecida, vestida pobremente, pero ni más ni menos que la generalidad de los habitantes del campo.
Excuso copiar las cuatro estrofas de la Pava que hasta mí han llegado, porque contienen palabras y conceptos extremadamente obscenos.
«Cuando voló una marquesa ::un fraile también voló, ::pues recibieron lecciones ::de Santiago Volador. ::¡Miren qué pava para el marqués!
Más allá corre el arroyo que al par que apagaba mi sed me ofrecía limpio espejo donde contemplar mi hermosura. Allí vive mi pava; junto a aquel árbol la vi por primera vez.
¡Miren qué pava para los tres!». Al fin, don Cosme Bueno expidió su informe con el título Disertación sobre el arte de volar. Dividiolo en dos partes.
Estas esperanzas del viejo hacían que mirara con mal disimulada hostilidad aquel que él creía solamente conato de amoríos entre los zagales, por no estar al tanto, sin duda, de que no había noche, lloviera o venteara, en que no pelasen la pava aquéllos por las bardas del corral, mientras él roncaba a más y mejor como un bendito que era.