patrio


También se encuentra en: Sinónimos.

patrio, a

(Del lat. patrius , relativo al padre.)
1. adj. De la patria.
2. Del padre.

patrio, -tria

 
adj. Relativo a la patria.
Relativo al padre o que proviene de él.
Traducciones

patrio

ADJ
1. (Pol) → native, home antes de s
el suelo patrioone's native land, one's native soil
amor patriolove of one's country, patriotism
2. (Jur) [poder] → paternal
Ejemplos ?
Entre tanto, días después, el 21 de Abril se congregaban, según reza el acta respectiva, (fue publicada en la Gaceta de Montevideo del 4 de Mayo de 1813) “los vecinos emigrados de la plaza de Montevideo y los habitantes de sus extramuros con gran parte de los que residen en los diferentes pueblos de la campaña” y después de oír la exposición de Artigas destinada a encarecer la necesidad y ventaja de la institución de un gobierno civil provisorio, “la multitud de ciudadanos que estaban reunidos por sí y representación de la provincia”, resolvió proceder de conformidad. Fue el Pueblo pues, en Asamblea directa, el instituyente de nuestro primer Gobierno Patrio.
No se ultrajará groseramente al enemigo, pero se le calumniará con habilidad. Los odios nacionales se extinguirán, mas ello será juntamente con el amor patrio.
En los momentos en que naciones débiles son atropelladas brutalmente, son invadidas y es arrebatado su territorio patrio por los países imperialistas...
Artículo 152.- Los tesoros arqueológicos, artísticos e históricos están bajo la vigilancia y protección del Estado. Se prohíbe su exportación, y podrá impedirse su enajenación o transformación cuando así lo exigiere el interés patrio.
Responsabilidad en la tarea educativa, consagración y fuerza espiritual en la siembra diaria del saber, son las características de su Magisterio, llevado con inquietudes pedagógicas y renovación de sistemas en las jornadas educativas que le ha tocado desempeñar en las prestigiosas Escuelas de su ciudad natal, como son las Fiscales: "Gonzalo Abad Grijalva" y "Federico González Suárez", en las que ha laborado por el tiempo de trece años, con una actividad plausible y de nuevas bases para levantar el espíritu de la niñez con nobles sentimientos y conciencias sensibles al deber de cooperar por el bienestar del rincón patrio.
En el aspecto espiritual, la jornada cardenista ha tenido esta imponderable validez: forjó en los hombres y en el pueblo un alto sentido de responsabilidad individual y colectiva; precisó, cuál es la función que cada uno tiene que desempeñar para la construcción de una patria fuerte y libre; dio sentido de dignidad humana a las gentes, al reconocer y garantizar no sólo el respeto a la vida, sino el respeto indeclinable al pensamiento de los hombres; entregó clarificado a las masas, el verdadero concepto y la transcendencia real de la lucha social, y al determinar las finalidades de ésta, señaló también la libertad y el engrandecimiento patrio como objetivos superiores.
III Alguna vez Carlos María Ramírez dijo, refiriéndose a este documento, que “ nunca (como en él) el derecho y la justicia hablaron un lenguaje más altivo sin otro apoyo eficaz que la explosión de la conciencia humana y del sentimiento patrio ”.
Si cualquiera de vosotros, o todos juntos, hallarais ocasión propicia de vengar la muerte de doscientos ochenta y cinco compatriotas y de salvar la vida a otros doscientos más; si sacrificando vuestra existencia pudieseis desenojar la indignada sombra de vuestros antepasados, castigar a los verdugos de doscientos ochenta y cinco héroes, y librar de la muerte a doscientos compañeros, a doscientos hermanos, aumentando así las huestes del ejército patrio con doscientos campeones de la independencia nacional, ¿repararíais ni un momento en vuestra miserable vida?
de la energía, y entusiasmo de estos brabos Defensores del suelo Patrio, que abriendo la puerta á calculos más lisongeros, han hecho el primer ensayo de la nueba Campaña.
Uno la frente besa del inocente y en ella lee su próspero destino; otro, ingenio divino, sed de saber y fama y de amor patrio la celeste llama ve en sus ojos arder; y la ternura, el candor y piedad otro divisa en su graciosa y plácida sonrisa.
Siguieron las resistencias que tan vivamente sugería el más largo compromiso, despreciando la confianza en las supuestas garantías de una autoridad española que acababa de clasificar el gobierno patrio por refractario en todos sus actos; pero ya no tenía remedio, el General en Gefe se disponía aunque forzado por la subordinación militar.
“ Dejad – continúa – a esos campeones inhumanos en el abandono, corred únicamente con la más fraternal unión a consolidar nuestro Patrio y sabio gobierno (alude al revolucionario de Salta), corred unánimes todos a defenderlo con generosidad y entusiasmo; ya tenéis el ejemplo de valor amoroso de vuestros hermanos los Porteños ”.