pasión


También se encuentra en: Sinónimos.

pasión

(Del lat. passio, -onis.)
1. s. f. SICOLOGÍA Sentimiento muy intenso y perturbador que domina la voluntad y la razón se dejó llevar por la pasión y no pensó en las consecuencias de sus actos. arrebato
2. Atracción intensa que una persona siente por otra tiene pasión por el mayor de sus hijos. predilección
3. Afición extraordinaria por una cosa siente pasión por la música. entusiasmo
4. RELIGIÓN La de Jesucristo y los sufrimientos que soportó como hombre, según la tradición cristiana.
5. RELIGIÓN Sermón que se predica el jueves y viernes santo sobre la pasión de Jesucristo voy a la catedral a oír la pasión .
6. RELIGIÓN Parte de los evangelios en que se narra la pasión de Jesucristo.
7. MÚSICA Composición musical sobre esta narración evangélica.
8. baja pasión Sentimiento o afición innoble su afición por el juego era la baja pasión que le dominaba.
9. pasión de ánimo SICOLOGÍA Tristeza, abatimiento.

pasión

 
f. Acción de padecer.
La acción, no con respecto al sujeto que la efectúa, sino al que la recibe.
Estado de aquel sobre el que recae una acción; estado pasivo en el sujeto.
Inclinación o preferencia muy vivas de una persona a otra.
Apetito o afición vehemente a una cosa.
pasión de ánimo Nostalgia.
liturg. Sermón sobre la pasión y muerte de Jesucristo, que se predica el Jueves y Viernes Santos.
psicol. Polarización de la afectividad sobre una emoción o una idea que suele monopolizar la actividad del hombre.

Pasión

 
rel. La de Jesucristo.
bib. Parte de cada uno de los evangelios que describe la pasión de Jesucristo.

pasión

(pa'sjon)
sustantivo femenino
1. sentimiento muy fuerte por una persona Siente pasión por su novia.
2. atracción intensa particularmente de orden sexual Sentía una pasión enloquecida por la vecina.
3. inclinación o preferencia muy fuerte por alguien o algo pasión por el fútbol
4. religión padecimiento de Jesús la pasión de Jesús
5. religión representación de estos padecimientos basada en los Evangelios la Pasión según San Marcos
Sinónimos

pasión


pasión de ánimo sustantivo femenino nostalgia*, añoranza, soledad.
Traducciones

pasión

passion, heat, fire

pasión

pasio

pasión

passion

pasión

תשוקה

pasión

paixão

pasión

激情, 热情

pasión

vášeň

pasión

lidenskab

pasión

πάθος

pasión

intohimo

pasión

strast

pasión

熱情

pasión

열정

pasión

passie

pasión

lidenskap

pasión

pasja

pasión

passion

pasión

อารมณ์อันเร่าร้อน

pasión

tutku

pasión

sự đam mê

pasión

страст

pasión

激情

pasión

SF
1. (= amor intenso) → passion
noches de pasiónnights of passion
la quería con pasiónhe loved her passionately
tener pasión por algnto love sb passionately
2. (= gran afición) → passion
le gusta el cine con pasiónhe's passionate about films, he's mad about films
tener pasión por algoto have a passion for sth
tiene pasión por los animaleshe has a passion for animals, he loves animals
3. (= exaltación) → passion
lo mató cegada por la pasiónshe killed him in a blind fit of passion
defendía su postura con pasiónshe argued her case with passion o passionately
4. (Rel) la Pasiónthe Passion
Ejemplos ?
¡Mi último beso de pasión te envío; mi postrer lampo a tu semblante junto!...» Y en las hondas tinieblas del vacío, hecha cadáver se desploma al punto.
Tu mirada de pasión y caridad, tu mirada es mi única verdad; es la lámpara que alumbra con amor lo más negro de mi sótano interior.
Aislados del mundo y de toda impresión extraña, sin otro fin y otro pensamiento que vernos para volvernos a ver, nuestro amor ascendía, no diré sobrenaturalmente, pero sí con la pasión en que debió abrasarnos nuestro noviazgo, de haberlo conseguido en la otra vida.
¡No se juega a la vida, a la pasión sollozante, cuando desde el fondo de un ataúd dos espcetros sustanciales nos piden cuenta de nuestro remedo y nuestra falsedad!
El amor que reside en un cuerpo sano no es el mismo que reside en un cuerpo enfermo; y la máxima de Pausanias acaba de establecer que es bello conceder sus favores a un amigo virtuoso, y vergonzoso entregarse a quien está animado de una pasión desarreglada, es aplicable al cuerpo; es bello y hasta necesario ceder a lo que hay de bueno y sano en cada temperamento, y al contrario, no sólo es vergonzoso complacer a todo lo que hay de malsano y depravado, sino que es preciso hasta combatirlo, si se quiere ser un buen médico.
Se demudó su semblante, y -No, será otro -murmuró, acercándose a Pedro; pero la realidad se impuso de modo abrumador: el escapulario que aquél lucía sobre su pecho era el que él viera tantas noches en manos de la mujer querida, el que hubo de prometerle, mirándole con ojos llenos de pasión, la hija del Levantino.
Y esto también quiero que, además, sea una conmemoración y una convocatoria pero no solo al futuro, sino también a la vida, a la vida de las nuevas generaciones, de los que todavía no nacieron, de los que van a venir y por los que tenemos la obligación de seguir adelante con más fuerza, con más pasión y con más convicción que nunca.
Una vez penetrado de este pensamiento deberá mostrarse amante de todos los cuerpos bellos y despojarse, como de una menospreciada futesa, de toda pasión que se encontrara en uno solo.
Era noche de Viernes Santo, y los habitantes de Toledo, después de haber asistido a las tinieblas en su magnífica catedral, acababan de entregarse al sueño o referían al amor de la lumbre consejas parecidas a las del Cristo de la Luz, que, robado por unos judíos, dejó un rastro de sangre por el cual se descubrió el crimen, o la historia del Santo Niño de la Guardia, en quien los implacables enemigos de nuestra fe renovaron la cruel Pasión de Jesús.
La iglesia católica tenía un papel político muy importante en los acontecimientos y el texto le asegura el monopolio de esta fe, los cargos ocupados y, además, a los ministros eclesiásticos seculares y regulares les garantiza protección “en sus personas y propiedades”, y se les da la tarea política de sofocar la pasión independentista del pueblo para que no se dividan los ánimos y no se produzcan “funestas consecuencias”.
De lo que había visto y oído extraje la conclusión de que el artista, movido por algún inexplicable capricho del destino, o presa quizá de un acceso de pasión tan entusiasta como fantástico, se había unido a una persona por completo inferior a él, y que no había tardado en sucumbir a la consecuencia natural, o sea a la más viva repugnancia.
Tan intensa era, en efecto, la pasión que ya me consumía, que tuve la certeza de que mermaría muy poco, si esto era posible, si las facciones de su rostro no me mostraran más que unos rasgos vulgares.