pasatiempo


También se encuentra en: Sinónimos.

pasatiempo

1. s. m. Actividad que se realiza por distracción o afición dibuja acuarelas por pasatiempo.
2. JUEGOS Entretenimiento en que se propone una dificultad que hay que resolver con habilidad o ingenio le gusta resolver los pasatiempos del periódico.

pasatiempo

 
m. Diversión y entretenimiento en que se pasa el rato.

pasatiempo

(pasa'tjempo)
sustantivo masculino
actividad que se realiza para pasar el rato Leer es mi pasatiempo favorito.
Sinónimos

pasatiempo

sustantivo masculino
entretenimiento, diversión, solaz, distracción, divertimiento*, devaneo, afición, juego*.
Devaneo es el pasatiempo vano y reprensible en que se pierde el tiempo.
Traducciones

pasatiempo

hobby, pastime

pasatiempo

hobby, zábava

pasatiempo

hobby, tidsfordriv

pasatiempo

Hobby, Zeitvertreib

pasatiempo

ajanviete, harrastus

pasatiempo

passe-temps

pasatiempo

hobi, razbibriga

pasatiempo

娯楽, 趣味

pasatiempo

오락, 취미

pasatiempo

hobby, tijdverdrijf

pasatiempo

hobby, tidsfordriv

pasatiempo

hobby, rozrywka

pasatiempo

passatempo, hobby

pasatiempo

fritidsnöje, hobby

pasatiempo

งานอดิเรก

pasatiempo

hobi, uğraş

pasatiempo

sở thích, trò giải trí

pasatiempo

业余爱好, 消遣

pasatiempo

SM
1. (= entretenimiento) → pastime; (= afición) → hobby
2. pasatiempos (en periódicos, revistas) → puzzles

pasatiempo

m pastime, hobby
Ejemplos ?
Lector, si tengo la dicha de que ha tiempo me conozcas, si de mis cantares gustas, y con mis relatos gozas; si eres de los que mis libros con dulce indulgencia tomas, cual pasatiempo inocente de desocupadas horas, ven a la pobre buhardilla donde en la miseria moran dos españoles que a Francia trajo el Dios de las discordias.
No allí con varoniles ejercicios se endurece el mancebo a la fatiga; mas la salud estraga en el abrazo de pérfida hermosura, que pone en almoneda los favores; mas pasatiempo estima prender aleve en casto seno el fuego de ilícitos amores; o embebecido le hallará la aurora en mesa infame de ruinoso juego.
Los amores que con vos tuve fueron de pasatiempo, sin que dellos alcanzase otra cosa sino las flores que vos sabéis, las cuales no os ofendieron ni pueden ofender en cosa alguna.
Finalmente, yo pasaba una vida de estudiante sin hambre y sin sarna, que es lo más que se puede encarecer para decir que era buena; porque si la sarna y la hambre no fuesen tan unas con los estudiantes, en las vidas no habría otra de más gusto y pasatiempo, porque corren parejas en ella la virtud y el gusto, y se pasa la mocedad aprendiendo y holgándose.
Te envió acá para ejercer la justicia, justicia severa porque estaba irritado contra nosotros, mas no para convertir en cruel pasatiempo el asesinato y el crimen.
No es aquí, en fin, profesión el escribir, ni afición el leer; ambas cosas son pasatiempo de gente vaga y mal entretenida: que no puede ser hombre de provecho quien no es por lo menos tonto y mayorazgo.
Se dedicaba a su pasatiempo favorito: la caza; en aquellas tranquilas soledades, el eco repetía varias veces los disparos de su escopeta.
Aquí tienen principio sus dudas y desconfianzas; algunos versos o discursos suyos han sido celebrados ya por amigos, ya por extraños, pero siempre como pasatiempo de chico; y esto, que no satisface su corazón, le obliga a avanzar con ansia y fe por el camino que él mismo se ha trazado.
Hasta para menos elevadas exigencias y para más vulgares satisfacciones es la religión un venero inagotable. Casi todo honesto mujeril pasatiempo se funda en la religión.
Burgueses fanáticos del orden son tiroteados en sus balcones por la soldadesca embriagada, la santidad del hogar es profanada y sus casas son bombardeadas como pasatiempo, y en nombre de la propiedad, de la familia, de la religión y del orden.
Este es un derecho imprescriptible: así como a cualquier ciudadano le está concedido el uso de la palabra, debe estarle igualmente el uso de la imprenta, para que todos contribuyan á la pública ilustración y urbano pasatiempo, ya sembrando verdades, ya extirpando errores, celebrando virtudes, y vituperando vicios.
«Finalmente, mi buena intención rompió por las malas dádivas de la negra; a la cual, bajando una noche muy escura a su acostumbrado pasatiempo, arremetí sin ladrar, porque no se alborotasen los de casa, y en un instante le hice pedazos toda la camisa y le arranqué un pedazo de muslo: burla que fue bastante a tenerla de veras más de ocho días en la cama, fingiendo para con sus amos no sé qué enfermedad.