parte posterior del cráneo

Traducciones

parte posterior del cráneo

occipite
Ejemplos ?
Aunque muchos ornitoqueíridos tenían una cresta pequeña ósea proyectándose desde la parte posterior del cráneo, esta era particularmente grande y bien desarrollada en Tropeognathus.
La longitud del cráneo se estima en 87 centímetros desde el pico superior en donde el cuadrado articula con la mandíbula inferior en la parte posterior del cráneo.
La bula timpánica que rodea el oído medio, siempre está presente y es generalmente de gran tamaño. En los jerbos, también hay una bula mastoidal, que forma una gran protuberancia esférica en la parte posterior del cráneo.
Ese día, Mercader pidió a Trotski que revisara algo que había escrito, cuando Trotsky leía el escrito, Mercader saco un piolet de su abrigo y golpeó a Trotski en la parte posterior del cráneo.
Se vio un ejemplar, brevemente, en la tercera película. Pachycephalosaurus: Es un dinosaurio herbívoro con una parte posterior del cráneo extremadamente gruesa y fuerte.
No hay signos de una cresta sobre el hocico de una quilla bajo la mandíbula inferior. La parte posterior del cráneo es redondeada.
A diferencia de otros pterosaurios brasileños no poseía cresta sobre el hocico o la mandíbula inferior pero pudo haber tenido una en la parte posterior del cráneo.
Es notable por tener dos crestas óseas en el cráneo (una larga y baja en el medio del hocico, y otra proyectándose hacia atrás desde la parte posterior del cráneo), y porque la mandíbula superior era 10% (27 milímetros) más larga que la inferior, dándole una pronunciada sobremordida.
En el Pterodactylus adulto, esta cresta se extendía entre el borde posterior de la fenestra anteorbital (la gran abertura en el cráneo) y la parte posterior del cráneo.
En todas las otras aves, incluido Archaeopteryx, no se ha probado la existencia de estas aberturas en la parte posterior del cráneo.
Una característica propia de Voay, que le distingue de otros cocodrilos es la presencia de "cuernos" prominentes que se extienden desde la parte posterior del cráneo, concretamente desde el hueso escamoso.
Las grandes cuencas oculares, situadas bajas en el cráneo sobre un estrecho hueso yugal, han hecho que algunos investigadores especulen que Campylognathoides haya tenido una visión especialmente aguda, o incluso un estilo de vida nocturno. La parte posterior del cráneo es relativamente alta y aplanada, con una caída repentina justo en frente de los ojos.