parnaso

parnaso

1. s. m. POESÍA Conjunto de todos los poetas de un lugar o de un tiempo determinados el parnaso español es muy extenso.
2. POESÍA Colección de poemas de varios autores.

parnaso

 
m. fig.lit. Conjunto de todos los poetas, o los de un pueblo o tiempo determinado.
Colección de poesías de varios autores.

Parnaso (Parnasós)

 
Monte de Grecia, actual Liakura, situado en la antigua región de la Fócida, en el nomos de Beocia. Estaba consagrado a Apolo y a las musas, y a su pie se hallaba el famoso oráculo de Delfos.
Traducciones

parnaso

parnaso

parnaso

Parnassus

parnaso

Parnassus

parnaso

Parnas

parnaso

Parnassus

parnaso

Parnassus

parnaso

Parnassus

Parnaso

SMParnassus
Ejemplos ?
No desdeñe el jo- ven poeta tan excelentes maestros que, andando los tiempos, ellos lo conducirán á figurar en el moderno Parnaso ame- ricano.
Primero vomitó la piedra, última cosa que se tragó; y Zeus la clavó sobre la anchurosa tierra, en la sacratísima Pito, en los valles del pie del Parnaso, monumento para la posteridad, maravilla para los hombres mortales.
A menudo errante Líber, del Parnaso por el vértice supremo, 390 a las Tíades, que derramados sus pelos evohé decían, condujo, cuando los delfios, desde toda la ciudad a porfía lanzándose, acogieran alegres al divino con humeantes aras.
Mi diros al vi sekreton: se vi montros vin interesiĝema, laborema kaj kapabla, ĉe la fino de nia vojaĝo vi, eble, eĉ ricevos propran pecon da tero sur la plej alta monto de tiu lando - Verda Parnaso.
Indudablemente, el autor de la composición En loor de la poesía era buen poeta y hombre de vastísima ilustración, que se propuso halagar á su amigo Diego Mexía, el sevillano, en- viándole, para proemio de su Parnaso antartico, los magníficos tercetos.
Era una copia, hecha en 1693, de los versos que, bajo el mordedor título de Diente del Parnaso escribió, por los años de 1683 á 1691, un limeño nombrado don Juan del Valle y Caviedes.
Que a este nombre, señores, no se desplieguen vuestros labios con la sonrisa del desprecio y de la ironía. Que este nombre no traiga a vuestra memoria la insulsa cáfila de versificadores que plaga el parnaso de nuestra lengua.
Vosotras, musas del castalio coro, dadme favor, en tanto que con el genio que me distes canto la guerra, los amores y accidentes de dos gatos valientes; que, como otros están dados a perros, o por ajenos o por propios yerros, también hay hombres que se dan a gatos, por olvidos de príncipes ingratos, o porque los persigue la fortuna desde el columpio de la tierna cuna Tú, don Lope, si acaso te deja divertir por el Parnaso el Holandés pirata, gato de nuestra plata, que infesta las marinas por donde con la armada peregrinas, suspende un rato aquel valiente acero con que al asalto llegas el primero, y escucha mi famosa Gatomaquia .
(se interfirió a sí mismo, como en uno de sus relámpagos irascibles, el enojón libidinoso máximo jerarca del Panteón, del Parnaso y del Olimpo).
Sois como el pintor famoso, a quien muchas veces veo hacer de un rostro muy feo otro de un Angel hermoso. Fragmento del Viaje del Parnaso en el que se menciona a Félix Arias Girón.
Esta pieza melodramática pertenece a un nuevo género de poesía que no fue del tiempo de Horacio, ni de Terencio, ni de Plauto, ni mucho menos de Menandro, y todos aquellos clásicos antiguallas, que no sabían hacer más que piezas muy arregladas a razón, con muchas reglas, como si fueran precisas para hacer comedias, siendo así que éstas se hacen solas y sin gana, que no tenían genio para emanciparse de su esclavitud; ésta es la poesía romántica, objeto de una gran disputa que hay en el día en el Parnaso, sobre si han de entrar en él o han de quedarse a la puerta estas señoras piezas desarregladas dichas del romanticismo.
Y me dejo en el tintero hablar, entro otras limeñas que tuvieron relaciones íntimas con las traviesas ninfas que en el Parnaso moran, de doña Violante de Cisneros; de doña Rosalía Astudillo y Herrera; de Sor Rosa Corbalán, monja de la Concepción; de doña Josefa Bravo de Lagunas, abadesa de Santa Clara; de la capuchina Sor María Juana; de la monja catalina Sor Juana de Herrera y Mendoza; de doña Manuela Orrantía, y de doña María Juana Calderón y Vadillo, hija del marqués de Casa Calderón y esposa de don Gaspar Ceballos, caballero de Santiago y también aficionado a las letras.