pana


También se encuentra en: Sinónimos.

pana

(Del gr. panne < lat. pinna, plumaje de un animal.)
1. s. f. TEXTIL Tela gruesa, semejante al terciopelo, que puede ser lisa, abordonada y labrada la pana es un tejido usado en invierno por ser de abrigo.
2. NÁUTICA Tabla levadiza que, junto con otras, forma el suelo de una embarcación menor.
3. Chile ZOOLOGÍA Hígado de los animales.
4. Chile Desperfectos que provoca el mal funcionamiento de una máquina.
5. Chile Detención accidental de un vehículo por fallas en el motor o en las ruedas.

pana

 
f. Parada involuntaria de un vehículo, esp. un automóvil, por avería.

pana

('pana)
sustantivo femenino
tela gruesa de algodón, similar al terciopelo chaqueta de pana
Traducciones

pana

コーデュロイ

pana

manchester, manchestertyg

pana

manšestr

pana

fløjl

pana

vakosametti

pana

samt

pana

코르덴

pana

สักหลาดที่เป็นริ้ว

pana

vải nhung kẻ

pana

1 SF (= paño) → corduroy

pana

2 SF (Chile) (Aut) → breakdown
quedar en panato break down

pana

3 SF (Chile)
1. (= hígado) → liver
2. (= valor) → guts pl, courage
se le heló la pana (Cono Sur) → he lost his nerve
3. tirar panas (Andes) → to put on airs

pana

4 SMF (Caribe) (= compañero) → pal, buddy (EEUU)
Ejemplos ?
¡María, hija! Endenantes daba gusto: sabía usté que la mejor gala de una moza era la saya de baeta y el jugón de alepín respulgao de pana.
Viuda desde hacía dos años y medio, la osadía elegante de su toca orlada de violetas y el corte juvenil de su traje de pana morada con ribetes de piel, decían a voces, más que el alivio, el olvido del dolor.
Hasta hace cien años, los hombres vivían como esclavos de los reyes, que no los dejaban pensar, y les quitaban mucho de lo que ganaban en sus oficios, para pagar tropas con que pelear con otros reyes, y vivir en palacios de mármol y de oro, con criados vestidos de seda, y señoras y caballeros de pluma blanca, mientras los caballeros de veras, los que trabajaban en el campo y en la ciudad, no podían vestirse más que de pana...
-¿Y ésta es la pana que tú dices que es tan regüena? -me pregunta el Moreno, metiéndole el puño a la tela, porque la pana, pa conocerla bien, hay que meterle bien la mano.
Llegábale el ancho almidonado cuello de su camisa hasta rasparle las orejas por la altura de los oídos; vestía pantalón de color de castaña con abultadas rodilleras, chaquetón azul oscuro sobre chaleco de pana de cuadros muy alegres, y capa parda sobre el chaquetón; calzaba medias caseras de mezclilla y zapatos fuertes de becerro; ceñía al pie izquierdo una roñosa espuela; asía con la mano del mismo lado la corva empuñadura de cuerno de un enorme paraguas de percal verde con contera de metal amarillo, y tenía en la derecha el sombrero de copa alta, que acababa de quitarse de la cabeza.
Era una larga funda Edad Media, de pana rosa, y una caperuza de tisú de planta, sobre un pelucón rosa pálido, cuyas crenchas le llegaban al talle.
Esos sí que son canela; como que traje dos piezas na más y no hay uno en Osuna que sea hombre de gusto y que chanele que no tenga un par de pantalones de esta pana.
Fíjense nuestros acompañantes en estas tres cúspides supremas, dos de ellos con la edad en la boca todavía, según aseguran, y todos ellos con las guedejas sobre las sienes y la frente, tirado hacia atrás el sombrero de alas amplísimas, la chaqueta corta de astracán, el pantalón de pana, los zapatos de cuero, color de sangre la faja, pañuelos de seda de vivísimos colores a modo de corbata y apoyados todos tres en enormes báculos y pregonando su origen con sus semblantes bronceados, su fino perfil y sus enormes ojos negrísimos y luminosos.
Y como ya va picando el sol y es llegada la hora de que cada hormiga busque el grano para su troje, si los que nos acompañaron en esta expedición matinal nos lo permiten, nos despedimos hasta otro día del enamorado del Ceniciento y de sus dos ilustres compañeros, tres de los más bizarros representantes, en esta tierra, de los de chaquetas de astracán, pantalón de pana y cachás en la cintura.
-No te asustes, hombre, que cuando yo hago una gracia, la hago completa. ¿Tú sabes a lo que nos cuesta a nosotros esta pana? Pues esta pana nos cuesta a nosotros a dos pesetas el metro; es decir, que nos viene a salir el corte por seis pesetas aproximadamente, y, por tanto, te creerás tú que yo te voy a poner nueve por el corte, porque ¿qué menos nos vamos a ganar que tres pesetas en cada uno?
Las salas del hospital ocupadas por los enfermos traídos el día anterior del Callao no bastaron pana recibir a los heridos, y se resolvió organizar otro en el cementerio de Baquíjano.
Ya en esto, ya tenía yo tos los pájaros otra vez dentro del jato, y al verlos ya dentro, salto el mostrador y saco una pieza de pana gris, que ya estaba yo tentao de regalársela a los ratones, porque no había un alma caritativa que la metiera el diente.