palomo

palomo

1. s. m. ZOOLOGÍA Macho de la paloma el palomo hincha el pecho para cortejar a las hembras.
2. ZOOLOGÍA Paloma torcaz.
3. Persona propagandista o que utiliza tratos e intrigas.
4. despectivo Persona atontada y sin gracia.
5. palomo ladrón El que con arrullos se lleva las palomas ajenas al palomar propio.

palomo

 
m. zool. Macho de la paloma.

palomo, -ma

(pa'lomo, ma)
sustantivo masculino-femenino
1. zoología ave de cuerpo grueso y cabeza pequeña que se suele domesticar paloma mensajera
2. persona apacible y bondadosa No te aproveches de ella, es una paloma.
Traducciones

palomo

holub, holubice

palomo

due

palomo

Taube

palomo

dove, pigeon

palomo

kyyhkynen

palomo

golub, grlica

palomo

ハト, 鳩

palomo

비둘기

palomo

duif

palomo

due

palomo

pombo

palomo

duva

palomo

นกพิราบ

palomo

chim bồ câu

palomo

鸽子, 帕洛莫

palomo

帕洛莫

palomo

A. ADJ (Andes, Cono Sur, Méx) = palomino A
B. SM(cock) pigeon
palomo de arcillaclay pigeon
Ejemplos ?
Fue hijo de Bernardo José de Arce y Antonia Fagoaga. Se casó con Felipa de Aranzamendi y Palomo. Era descendiente de Sancho de Barahona uno de los conquistadores que estaba con Hernan Cortez en Tenochtitlan y luego con Pedro de Alvarado.
José Larra Garrido, Universidad de Granada, 2 vols, 1988. La poesía en la Edad de Oro. Barroco, Pilar Palomo, ed. Taurus, Madrid, 1987.
El Valle del Guarco limita al norte con las estribaciones del volcán Irazú, al este con los cerros Duan y Congo, al sur con las estribaciones de la cordillera de Talamanca (Cerro Vueltas y Alto Cedral) donde nacen los ríos Grande de Orosi (río Macho, Purisil, Tapantí y Palomo, con sus respectivos afluentes) y el río Navarro.
Se accede a él a través del embarcadero de trajineras del barrio Los Reyes Tláhuac, que se encuentra sobre la calzada Tláhuac-Tulyehualco a la altura de la avenida Juan Palomo.
Mantiene un bosque nativo (destacando especialmente el roble y el peumo) en cuyas laderas y senderos se puede llegar a observar los cerros Mercedario, Ramada, Aconcagua, Alto de los Leones, Juncal, Riso Patrón, La Paloma, Cerro Altar, Plomo, Tupungato, Piuquenes, Mesón Alto, Cortaderas, Marmolejo, San José, Castillo, Palomo, Planchón, Azufre, Descabezado Grande, Azul y Longaví; abarcando así un amplio espectro de la cordillera central.
ISBN 84-7405-294-7 Palomo y Rubio, Francisco de Borja, Historia crítica de las riadas o grandes avenidas del Guadalquivir en Sevilla.
«Algún -palomo- has de ser, échenlo a la infantería...» La cabeza me pelaron y quedó como sapayo, al ratito a mi caballo con otro lo acoyararon.
¡Palomo!», y en el pelaje blanco del Palomo, asoma una manchita colorada; mientras el Indio se encoje y pega un tirón, como si quisiera llevarse todo por delante, para remediar quizás, en lo que pueda, la torpeza secular de los gobiernos tacaños, que con mezquinar, en su criminal avaricia, la tierra al agricultor, han demorado tanto la conquista del desierto y el progreso del país; ¡necios!
Corre también que poseyó una curiosa yegua tobiana. Cada año le daba un potrillo obscuro y otro palomo. Núñez los degollaba a los tres meses para lonjearlos, combinando luego, blancos y negros, en sabias e inconcluibles variaciones, nunca repetidas.
«Maíz frito» lo había llamado Baldomero a un compañero que siempre, por lo listo, parecía andar chisporroteando, y «Palomo» a un muchacho que se enamoraba de cuanta china lo rozaba: «Charabón» le decía a otro, por lo descuajaringado; y «Flauta», «Petizo», «Pata larga», «Bacaray» y mil otros, a todos, a cualquiera, a los del pago y a los forasteros; en voz baja, muchas veces, o por detrás del interesado, para que no supiera que ya le había cambiado el nombre, o en voz alta y en medio de las risas, por tal que del recién bautizado no se pudiera temer alguna peligrosa explosión de mal humor, muy natural, por lo demás, pues hieren los apodos.
Se ha llevado tu vida de palomo, que ceñía de espuma y de arrullos el cielo y las ventanas, como un raudal de pluma el viento que se lleva las semanas.
Son mis pies como pétalos de rosa. Yo soy la dulca reina Que arrulla a su palomo en la montaña. En el fondo del bosque pintoresco Está el alerce en que formé mi nido; Y tengo allí, bajo el follaje fresco Un polluelo sin par, recién nacido.