paloma

(redireccionado de palomas)
También se encuentra en: Sinónimos.

paloma

(Del lat. vulgar palumba < lat. palumbes, paloma torcaz.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Ave columbiforme de tamaño mediano, cabeza pequeña, pico corto y cola robusta que anda al paso, nidifica en árboles y cornisas y se alimenta de granos y semillas la paloma blanca es el símbolo de la paz.
2. POLÍTICA Partidario de la paz en un gobierno o en una organización política. halcón
3. Bebida compuesta de agua y aguardiente anisado.
4. Persona de carácter apacible y sereno es una paloma incapaz de hacer daño a conciencia. ángel
5. NÁUTICA Parte media o cruz de una verga en la que se fijan los cuadernales o motones de las drizas.
6. s. f. pl. Ondas espumosas que se forman en la superficie del mar cuando empieza a soplar viento fresco.
7. paloma bravía o silvestre ZOOLOGÍA Especie de color gris con dos bandas alares negras y obispillo blanco, antecesora de las palomas domésticas.
8. paloma calzada ZOOLOGÍA Variedad doméstica que tiene los tarsos y dedos cubiertos de pluma.
9. paloma de moño o moñuda ZOOLOGÍA Variedad doméstica que tiene una especie de cresta plumosa.
10. paloma de toca o monjil ZOOLOGÍA Variedad blanca doméstica que tiene plumas laterales en la cabeza que caen a los lados.
11. paloma mensajera ZOOLOGÍA Variedad de paloma doméstica que es capaz de regresar al palomar tras haber sido transportada muy lejos, por lo que se utiliza para llevar mensajes a su lugar de origen.
12. paloma palomariega ZOOLOGÍA La procedente de un palomar.
13. paloma real ZOOLOGÍA La de mayor tamaño y con la base del pico de color amarillo.
14. paloma rizada ZOOLOGÍA La que tiene las plumas rizadas.
15. paloma sin hiel coloquial Persona de carácter apacible.
16. paloma torcaz ZOOLOGÍA Especie con el plumaje azulado, el cuello verdoso cortado por un collar blanco, pecho rojizo, pico castaño y patas moradas, que habita en el campo.
17. paloma tripolina ZOOLOGÍA Variedad doméstica, con los pies calzados de pluma, pequeña, y con varias plumas ceñidas en la cabeza en forma de diadema.
18. paloma zorita, zura, zurana o zurita ZOOLOGÍA La de plumaje ceniciento azulado, más oscuro en las partes superiores, con reflejos metálicos verdes en el cuello y morados en el pecho, alas con una mancha, pico amarillo y patas rojizas, que vive en los bosques.
NOTA: Nombre científico: (Columba oenas.)

paloma

 
f. zool. Ave del orden columbiformes perteneciente a las diversas razas que se han producido en domesticidad y que provienen de la silvestre o de la zurita.
paloma bravía o silvestre Ave columbiforme (Columba livia), de la que descienden las razas de palomas domésticas.
paloma mensajera La doméstica que se distingue por su instinto de volver al palomar desde largas distancias y se utiliza para llevar mensajes.
paloma torcaz Ave del orden columbiformes (Columba palumbus), que anida en el campo y en árboles elevados.
paloma zorita, zurra, zurana o zurita Ave del orden columbiformes (Columba oenas) más pequeña y oscura que la torcaz. Es fácil de domesticar.
com. pl. fig.Persona de genio apacible y quieto.
f. pl. fig.Ondas espumosas que se forman en el mar cuando empieza a soplar viento fresco.
Traducciones

paloma

pigeon, dove, peruvean eared dove

paloma

حمام, يـَمَامَة

paloma

гълъб

paloma

coloma

paloma

Taube, Paloma

paloma

kolombo, palumbo

paloma

יונה

paloma

土鳩, ハト

paloma

holubice

paloma

due

paloma

kyyhkynen

paloma

grlica

paloma

비둘기

paloma

duif

paloma

due

paloma

pombo

paloma

duva

paloma

นกพิราบ

paloma

chim bồ câu

paloma

鸽子

paloma

SF
1. (Orn) → dove, pigeon
¡palomita!darling!
paloma buscadora de blancoshoming pigeon
paloma de la pazdove of peace
paloma mensajeracarrier pigeon, homing pigeon
paloma torcazwood pigeon, ringdove
2. (= persona) → meek and mild person (Pol) → dove
paloma sin hielpet, lamb
3. (= ejercicio) → handstand
4. (CAm, Caribe, Méx) (= cometa) → kite
5. palomas (Náut) → white horses, whitecaps (EEUU)
Ejemplos ?
y más cosas raras se figuraba. Llegó a parecerle que se cernía sobre él un aura de desolación y que incluso las palomas y las golondrinas evitaban sus aleros.
¡Palomas de los valles, Que al pie de su ventana Con vuestro blanco esposo A reposar venís, Doleos de la hermosa Que morirá mañana Si al valeroso amante Su mal no le decís!
Serán unos cocos todas.» Y el padre: «Nada me falta para una vejez dichosa, la iglesia y la plaza cerca, casa y rentas que me sobran.» Y dice el hijo: «Por último, haremos una intentona a ver si las enjauladas son lechuzas o palomas.» Y así el padre y así el hijo distintos proyectos forman, aquél con sus devociones y estotro con sus devotas.
que eran hembras de mu- cho juego y curtidas en el peligro; pero chillaron recio y sos- tenido, y como palomas asustadas por el gavilán corrieron á refugiarse en la huerta, encerrándose en ella á tranca y cerrojo.
-Pos na, que me entretuve una miaja en el lagarillo del Serenito, y aluego que me han entretenío tamién en la Jaza de los Picapica el sargento del puesto con dos de los suyos, que, sigún parece, van esta noche a cazar alondras con los cencerros. -¿Y en qué te entretuvieron esas palomas torcaces?
acariciaban por igual a los espinos y a las corolas... ...a los perfumes y a los venenos... ...a los gusanos y a las palomas... Y vivificaban las hojas en otoño...
¡Al fíin las vacaciones! El momento se avecina, se acerca. Las palomas revolotean su blancura por el campanario cercano. Lo ansiado se aproxima.
Me oculto en el sonar acompasado y melancólico de campanas milenarias; en el vuelo de palomas asustadas por la muerte del silencio; y en el grito.
—Pues, señores, fui una mañana de caza, y en lo más en- marañado de un bosque descubrí un árbol en cuyas ramas habría por lo menos unas mil palomas...
Teniente López ¿se- rían mil las palomas? —Sí, mi general... tal vez más que menos. — ¿Qué hice? Me eché la escopeta á la cara, fijé el ¡Hinto de mira y...
Después de atravesar esa isla de monte, su hijo costeará la linde de cactus hasta el bañado, en procura de palomas, tucanes o tal cual casal de garzas, como las que su amigo Juan ha descubierto días anteriores.
María Antonieta era cándida y egoísta como una niña, y en todos sus tránsitos se olvidaba de mí: En tales momentos, con los senos palpitantes como dos palomas blancas, con los ojos nublados, con la boca entreabierta mostrando la fresca blancura de los dientes entre las rosas encendidas de los labios, era de una incomparable belleza sensual y fecunda.