palmeta


También se encuentra en: Sinónimos.

palmeta

1. s. f. Vara o regla que los maestros utilizaban para golpear en las manos a sus alumnos como castigo. palmatoria
2. Golpe dado con esta vara o regla. palmetazo
3. ganar la palmeta coloquial 1. Llegar un niño a la escuela antes que los demás, con lo que podía aplicar el castigo de golpear las manos de los otros compañeros. 2. Llegar una persona antes que otra a un determinado lugar. 3. Anticiparse una persona a otra en la realización de una cosa.

palmeta

(pal'meta)
sustantivo femenino
vara pequeña de madera con que los maestros golpeaban a los alumnos como castigo La palmeta ya no se usa más en las escuelas.
Sinónimos

palmeta

sustantivo femenino
Traducciones

palmeta

baguette

palmeta

cane

palmeta

SF (= vara) → cane; (= acto) → caning, swish with a cane
Ejemplos ?
Su vestimenta consiste en: pantalón azul generalmente, camisa blanca de manta, un penacho de cartón con palmillas de papel lustre, un espejo al frente (Ojo de Teozintle) del que penden por la espalda listones de colores vivos sobre un rebozo azul con puntos blancos (Túnica) sujeto a los hombros; en el frente pendiendo de la cintura, un pañuelo o paliacate de preferencia rojo (Tapalabazo); en la mano derecha una sonaja o guaje (Macana) que suenan al compás de la música y en la mano izquierda una palmeta (Escudo o Rodela) de papel lustre con mango.-Sus pies descalzos o con huaraches.- Los sones, son ejecutados con violín y jarana, en algunas ocasiones agregan el requinto en ciertos lugares.
Su vestimenta consiste en: una careta de manta que simula la cara de un gato o tigrillo, un delantal blanco ceñido a la cintura y pendiendo de las caderas la piel del tigrillo, en su mano derecha una sonaja o guaje con la que llevan el ritmo del son bailable, en su mano izquierda, una palmeta hecha de plumas de gallina y generalmente los bailadores lo hacen descalzos., produciendo un maullido en el que incoherentemente, prouncian la palabra “Carnac” que significa carne.
La coronación del templo estaba realizada en terracota pintada de falsos canalones con cabeza de león y terminaba con antefijas en forma de palmeta.
El turbante de plumas por uno de cartón adornado con papel de colores y espejos. El guaje o guaxin, nombre que sirvió de origen a la huasteca, significa el arma guerrera y la palmeta, el escudo defensorio.
La ornamentación predilecta emplea la palmeta, la margarita el losange y en general temas de inspiración egipcia y clásica, así como símbolos de la Revolución francesa, como el gorro frigio, lanzas, saetas y estandartes.
La obra representa un “grifo” o animal fantástico, con ojos saltones, fauces abiertas en forma de pico, grandes cejas unidas, simulando una palmeta protohelénica, chipriota o fenicia, y en la cerviz, cresta denticulada, flanqueada por sendos cuernos caprinos.
Van desde el tipo de pilastra, con una especie de cornisa y decorada con figuras como la esfinge, hasta la losa con escenas esculpidas y rematada con algún elemento plástico arquitectónico o con una simple palmeta.
El estilo celta armoricano en el noroeste de la Galia también se desarrolló a partir de diseños célticos del valle del Rin, a su vez derivados de antiguos prototipos griegos, como recipientes del vino y la palmeta.
Van desde el tipo de pilastra, con una especie de cornisa y decorada con figuras como la esfinge, totos, etc., hasta la losa con escenas esculpidas y rematada con algún elemento plástico arquitectónico o con una simple palmeta, u otros elementos vegetales, grecas, volutas, e incluso por estatuas o grupos escultóricos.
Hasta fines del Siglo XIX, al maestro le bastaba con levantar la vista del escritorio para que en la clase reinara un silencio sepulcral, pero siempre existía un alumno o alumna al que le costaba mantener la boca cerrada. El castigo con la palmeta, era uno de los más comunes en el salón de clase.
La palmeta consistía en una pala plana, circular, con cuatro orificios, que culminaban en un mango. Arrodillar al estudiante sobre maíz, fue uno de los castigos utilizados con mayor frecuencia, haciendo arrodillar al niño sobre granos de maíz o sal durante horas.
En una bella tarde de otoño, Crane, bastante pensativo, estaba sentado en su trono, una silla alta, desde la cual vigilaba todos los negocios de su pequeño imperio literario. Tenía en la mano la palmeta, símbolo de su despótico poder.