paliza


También se encuentra en: Sinónimos.

paliza

1. s. f. Serie de golpes dados a una persona o a un animal, dejándolo herido o en mal estado unos gamberros le robaron y le pegaron una buena paliza. zurra
2. coloquial Trabajo o esfuerzo excesivo que deja cansado o en mal estado ayer me di una paliza corrigiendo exámenes para poder dar las notas hoy. trote
3. Derrota infligida a una persona, a un deportista o a un equipo deportivo en una disputa en cualquier actividad o en una competición en el primer partido le dimos una paliza al equipo favorito. baño
4. dar la paliza coloquial Soltarle a una persona un rollo o discurso pesado.

paliza

 
f. Zurra de golpes dada con palo.

paliza

(pa'liθa)
sustantivo femenino
1. serie numerosa de golpes dados a una persona Los asaltantes le dieron una paliza tras robarle.
2. deporte derrota clara sufrida en un deporte o juego Nos clavaron una paliza jugando al fútbol.
3. trabajo que resulta cansador o aburrido Limpiar la casa es una paliza.
Sinónimos

paliza

sustantivo femenino
1 tunda (col.), felpa (col.), zurra (col.), vapuleo, tollina, solfa, soba, azotaina (col.), vápulo, leña (col.).
Paliza es la forma más usual; esta, y todos sus sinónimos, designan la serie de golpes que, con la intención de herir o de castigar, son propinados por una persona: pegar una paliza; dar una paliza.

dar una paliza locución golpear, apalear, zurrar la badana (col.)(a alguien).
Traducciones

paliza

Prügel

paliza

battre

paliza

الضرب

paliza

побой

paliza

A. SF
1. (= tunda) → beating, thrashing
dar o propinar una paliza a algnto give sb a beating, beat sb up
los críticos le dieron una paliza a la novelathe critics panned o slated the novel
2. (= pesadez) → bore
el viaje fue una palizathe journey was a real bore o drag
dar la palizato be a pain
darse la paliza (al estudiar, trabajar) → to slog away; (al tocarse, besarse) → to be all over each other
3. (Dep etc) → drubbing, thrashing
el Betis le dio una paliza al BarcelonaBetis gave Barcelona a real thrashing, Betis thrashed Barcelona
B. SMF INV (= pesado) → bore, pain

paliza

f. beating.
Ejemplos ?
Diga usted a uno de esos caballeros, por vía de experimento, si lo desea, que usted cree que puede presentarse casos en que x2 + px no es absolutamente igual a q, y después de haberle hecho entender lo que quiere decir, eche a correr tan pronto como le sea posible, porque, sin ninguna duda, tratará de darle una paliza.
-Ya te he dicho que no cantes, Colás... ¡no me comprometas! ¡Mira que cada cantar una paliza me cuesta! -¡Una paliza, mi bien! ¿Y quién rayos te la pega?
Entonces lo dudaba un poco; ahora no tengo la menor duda de que me habría dado una paliza sin el menor escrúpulo si no le hubiera obedecido.
- ¡Ahh...! ¡Papacito...! Y le dio una santa paliza que hasta creo le rompió un brazo. - ¡Qué bueno que se lo lleva la patrulla. A ver si así escarmienta.
–Sí, señor, el Gobierno vigila sobre la sociedad; y la sociedad no cesa de conspirar a desbaratar los buenos fines del Gobierno; sí, señor, éste protegería tal vez a quien criticase los vicios y los abusos, porque estos siempre conspiran contra el Gobierno; castigaría también, es cierto; pero, Señor librero, ni el Gobierno podrá evitar que una paliza acabe con mi gana de criticar, ni a mí me importará nada que el Gobierno cuelgue al que me la haya pegado, a no ser que le cuelgue antes de pegármela.
De esta vez, o se marcha del pueblo, o la cencerrada termina en quemarle la casa y sacarle arrastrando para matarle de una paliza tremenda.
Pues es un hombre muy honrado; tiene siete hijos, y el mayor, con quien gastó la mitad de su pobreza para librarle de la cárcel en que te metieron por haber dado una paliza a su vecino, después de casado le puso pleito y le embargó la pobre choza que le quedaba, porque no le devolvió una corta suma el mismo día en que venció el plazo del préstamo...
Si viene hoy de sopetón, excitados como se hallan los ánimos, nos le van a dar una paliza, que le puede desgraciar, porque la futura majestad puede gloriarse de ser cordialmente antipática a todos los Partidos independientes y a todos los hombres sin partido.
Dando media vuelta a estas razones, se ve bien claro que al señor Romero Ortiz lo que menos le importa en sus plumadas (su excelencia no escribe, por lo visto, sino que plumea) es que de cada paliza, digo de cada plumada, tumbe sin vida, o sin pan, que es lo mismo, a dieciséis mil ciudadanos, sino que se rebelen contra la situación que a él le da coche y seis mil duros de sueldo.
El vigilante estaba en medio, algunos curiosos se acercaban, Gancedo seguía con el bastón en la mano, y el dolor de la paliza gritaba más fuerte a Bermúdez que su misma mujer.
Era todo un hombre. Paliza diaria a la mujer; casi todo el jornal en su bolsillo, y los chiquillos descalzos y hambrientos, buscando con ansia las sobras de la cena de aquella cesta que por las noches se llevaba al horno.
Una vez se sintieron agotados de soplar tan fuerte, comprendieron que el pilluelo les había tomado el pelo otra vez. Volaron más que corrieron a su casa, le dieron una buena paliza, le apedrearon y le metieron dentro de un saco.