padecimiento


También se encuentra en: Sinónimos.

padecimiento

s. m. Acción de padecer o sufrir un dolor físico o síquico la enfermedad le hizo vivir largos años de padecimiento. sufrimiento

padecimiento

 
m. Acción de padecer o sufrir daño, injuria, enfermedad, etc.

padecimiento

(paðeθi'mjento)
sustantivo masculino
sufrimiento físico o moral Nadie sabe los padecimientos que ha sufrido en su trabajo.
Sinónimos

padecimiento

sustantivo masculino
Traducciones

padecimiento

ill, suffering

padecimiento

patimento

padecimiento

condition

padecimiento

условие

padecimiento

condição

padecimiento

الشرط

padecimiento

warunek

padecimiento

състояние

padecimiento

条件

padecimiento

條件

padecimiento

Podmínka

padecimiento

betingelse

padecimiento

条件

padecimiento

조건

padecimiento

villkor

padecimiento

SM (gen) → suffering (Med) → ailment

padecimiento

m. suffering; affliction.

padecimiento

m illness, ailment, affliction; (sufrimiento) suffering
Ejemplos ?
-¿Y de qué murió? ¿De rabia? -¿No lo adivinan ustedes? De una úlcera al estómago..., su antiguo padecimiento, que retoñó, naturalmente.
De nosotros, el artista, el intelectual, el que podía preciarse de que le visitaba la gloria, era Fausto Delmonte, y su palidez amarillenta, la botella de agua mineral que colocó al lado de su cubierto el mozo, y el frasquito de medicamento extranjero que él mismo puso cuidadosamente al otro lado, me delataron al hombre mordido por padecimiento incurable, herido en las hondas raíces de la energía orgánica y a quien los ramos de laurel no compensaban el desastre físico.
Además, desde hace ya doce años, la orientación sexual es un bien jurídico tutelado por el ordenamiento jurídico costarricense, pues el artículo 48 de la Ley N.° 7771, de 29 de abril de 1998, lo estableció de la siguiente manera: :"Artículo 48.- Discriminación :Quien aplique, disponga o practique medidas discriminatorias por raza, nacionalidad, género, edad, opción política, religiosa o sexual, posición social, situación económica, estado civil o por algún padecimiento de salud o enfermedad, será sancionado con pena de veinte a sesenta días multa.
116: La Conferencia Mundial reconoce y lamenta profundamente los masivos sufrimientos humanos y el trágico padecimiento de millones de hombres, mujeres y niños causados por la esclavitud, la trata de esclavos, la trata transatlántica de esclavos, el apartheid, el colonialismo y el genocidio, hace un llamamiento a los Estados interesados para que honren la memoria de las víctimas de pasadas tragedias y afirma que dondequiera y cuandoquiera que ocurrieron deben ser condenados y ha de impedirse que ocurran de nuevo.
Como que su padecimiento consistía nada menos que en tener metidos dentro del cuerpo..., ¡extraño achaque!, a varios auténticos demonios, que no la consentían descansar un minuto ni de día ni de noche.
9 Empero vemos coronado de gloria y de honra, por el padecimiento de muerte, á aquel Jesús que es hecho un poco menor que los ángeles, para que por gracia de Dios gustase la muerte por todos.
El Júbilo y la Aflicción están finamente tejidas Siendo para el Alma Divina un Atuendo. Bajo cada pena y cada padecimiento Corre un júbilo de hilo de seda.
Por tanto, lo que dice la Escritura: «Grave es y muy pesado el yugo que han de llevar los hijos de Adán desde el día que salen del vientre de su madre hasta que vuelven a la sepultura, que es la madre común de todos», es tan infalible que se haya de cumplir, que los mismos niños que están libres ya del vínculo que sólo tenían por el pecado original, por virtud del bautismo, entre otros muchos males que padecen, algunos también son acosados y molestados en ocasiones por los espíritus malignos. Aunque no creemos que este padecimiento puede ofenderles después que acaban la vida por causa de, él en dicha edad.
A fuerza de rodar por caminos y veredas, sufriendo agua y sol, nieve y canículas, he aprendido una sabiduría que debo comunicar a los mortales: no hay padecimiento que mis limas no curen.
Así corrieron tres años. Pero, ni tan largo padecimiento, consiguió alterar la firmeza, por cierto marmórea, de la hermosura serrana.
Pero don Andrés, conmovido por el padecimiento de esos pobres animales que estaban sin comer desde tantas horas, preguntó a don Lisandro por qué no las hacía largar de una vez.
Lo que él quisiera contemplar es la cara sonrosada y picada de hoyuelos por la risa, las pupilas luminosas, negras, cándidas; los rizos alborotados, en que juguetea el sol, de su nené. ¿Cómo estará? ¿Qué estragos hará en esa faz adorable el padecimiento? ¿Y las hinchadas encías, calientes, dolorosas?