Ejemplos ?
Y no es eso sólo, sino que ahora con este con qué y aluego con el otro, lo tengo en casa cuarenta veces ar día, y po eso me he determinao yo a venir pa decille a su mercé que no es que a mí me agravie la voluntá que a la muchacha le tiée el zagal...
Ocupándose del manuscrito que sobre el Apocalipsis po- seemos, dice el padre Francisco Losa que, por encargo del autor, lo puso en manos del inquisidor Bonilla para que éste lo censurase, y que después de consultarlo con muchas perso- nas doctas, le acordó su beneplácito para que corriese libre- mente.
Permanecen vigentes las normas del llamado «Estatuto de Garantías», suscrito entre la Unidad Popular y el Partido Demócrata Cristiano después del 4 de septiembre de 1970 y antes de la elección del Presidente por el Congreso Pleno –Artículo 9° de la Constitución Política, agregado por la Ley N°17.398 del 9 de enero de 1971, que dice: Articulo 1.- La Constitución asegura a todos los ciudadanos el libre ejercicio de los derechos po- líticos, dentro del sistema democrático y republicano.
El camino más fácil para obispar era, sin disputa, mezclarse en alguna intriga po- lítica; porque averiguada cosa es que nada lleva tan pronto á la horca y á todos los altos puestos, como tomar cartas en ese enmarañado juego.
A cada una de ellas po- día, sin escrúpulo, cantársele esta copla: de las flores, la violeta; ' de los emblemas, la cruz; de las naciones, mi tierra: y de las mujeres, tú.
Que, la au sencia de pla nificación y de políticas d e compras p úblicas h a d erivado e n discrecionalidad y desp erdicio d e re cursos públicos po r pa rte de las in stituciones contratantes del Estado.
L POETA DE LA RIBERA DON JUAN DEL VALLE Y CAVIEDES En 1859 tuvimos la fortuna de que viniera á nuestro po- der un manuscrito de enredada y antigua escritura.
Si por vosotros llego a entrar en el Congreso de las Cortes, por darvos gusto seré capaz de votar por el mismo Pateta si le queréis. Po supuesto, ná de quintas, ná de curas, ná de Papa, ná de Rey, ná de enseñanza, ná de mortalización, ná de hipotecas, ná de comercio, ná de trabajo, ná de garrote vil y ná de contrebución.
A medida que avanzaban disparaban su fusilería a lo largo de las calles y contra los edificios, pero ya la ciudad estaba abandonada i solamente habían quedado muy pocos vecinos que estuvieron imposibilitados de salir y que, con el más grande dolor, vieron hollar el suelo machaleño.
En homenaje al Corpus Triste había dispuesto Goyeneche que, con pequeño intervalo de tiem- po, se fusilase en el cuartel de la Compañía á los patriotas apresados en la ciudad.
Andando los tiempws, la polilla que no respeta ni el man- to real ni las efigies de los santos, les comió las orejas y el cuer- po, de modo que las puso inservibles para el culto.
Siendo ya Presidente de Bolivia, el general Sucre envió po- der á Quito para su casamiento con la marquesa, ceremonia que se efectuó el mismo día en que el novio era herido en un brazo al sofocar un motín revolucionario contra su gobierno.