pórfido


Búsquedas relacionadas con pórfido: basalto

pórfido

(Del gr. porphyros, de color púrpura.)
s. m. GEOLOGÍA Roca ígnea y dura, formada por una sustancia amorfa, por lo general de color oscuro y con cristales de feldespato y cuarzo.

pórfido

 
m. petrog. Roca eruptiva característica por su estructura (porfídica). Se originan por enfriamiento de un magma en el interior de una grieta, originando diques o filones.
Traducciones

pórfido

porfido

pórfido

Porphyr

pórfido

porphyre

pórfido

порфир

pórfido

порфир

pórfido

斑岩

pórfido

斑岩

pórfido

Porfyr

pórfido

porfyr

pórfido

SMporphyry
Ejemplos ?
Cisnes de oro purísimo, labrados Sobre conchas de pórfido en las fuentes, En medio de jardines regalados Derramaban las linfas transparentes.
"Hay en el Palacio una habitación que tiene ocho paredes de pórfido rojo, y un techo artesonado de bronce, del que cuelgan las lámparas.
Encarecía la magnitud de las anchas estratificaciones, que se extienden como ondas petrificadas del Océano de la materia; los macizos y valientes pilares graníticos, fundamentos del globo, colocados con simetría solemne; las columnatas de pórfido y basalto, más elegantes que las de ninguna catedral de la Edad Media.
Los terrapleneros hacían montañas de tierra, donde sepultaban los cadáveres: los mexicanos ponían sus templos en la cumbre de unas pirámides muy altas: los peruanos tenían su «chulpa» de piedra que era una torre ancha por arriba, como un puño de bastón: en la isla de Cerdeña hay unos torreones que llaman «nuragh», que nadie sabe de qué pueblo eran; y los egipcios levantaron con piedras enormes sus pirámides, y con el pórfido más duro hicieron sus obeliscos famosos, donde escribían su historia con los signos que llaman «jeroglíficos».
En la Quemada cubren el Cerro de los Edificios las ruinas de los bastimentos y cortinas de la fortaleza, los pedazos de las colosales columnas de pórfido.
De sus miembros en esto desatado el rey padre, luz nueva al firmamento en nueva imagen dio: pórfido sella la porción que no pudo ser estrella.
La Muerte ha de pintarse una figura robusta, de cruel semblante airado, los fuertes pies en una piedra dura, si no sepulcro en pórfido labrado, con reyes y monarcas, hasta el que calza rústicas abarcas; damas que sujetaron capitanes, y en ásperas naciones, por bárbaras regiones de fieros mamelucos y soldanes; y pintadas al uno y otro lado, la Enfermedad, la Guerra y la Desgracia, Parcas que tantas muertes han causado, por tantos desconciertos; que huesos, ya no es Muerte, sino muertos.
Yo le recomendé al azofaifillo que siguiera creciendo para dar al viento con gallardía no usada sus hojas de áureo verde y sus frutas relucientes como granillos de pórfido.
Los perfectísimos y menudos dientes entre el diviso y odorífero rubí (divino y precioso joyel) vistos, los juzgó hechos de lo mismo que en el cielo el sol y que, sentido Cupido de ver los de Venus y los suyos inferiores, se cubrió y vendó de vergonzoso los ojos por no verlos. En el eminente y terso cuello notó un mundo hecho del precioso mixto de rojo pórfido y misterioso hielo.
Puede dar al Éxito su palacio de pórfido, pero para morada del Dolor y la Vergüenza no conserva siquiera una choza: lo único que puede hacer por mí es ordenarme que cambie mi nombre por otro, cuando incluso el medievalismo me habría dado cubrirme con la capucha del monje o el velo del leproso y estar en paz.
quel día un harapiento, por las trazas un mendigo, tal vez un peregrino, quizás un poeta, llegó, bajo la sombra de los altos álamos, a la gran calle de los palacios, donde hay desafíos de soberbia entre el ónix y el pórfido, el ágata y el mármol; en donde las altas columnas, los hermosos frisos, las cúpulas doradas, reciben la caricia pálida del sol moribundo.
Y ebria con la grandeza floreciente de apoteosis, triunfos y ovaciones de olímpico esplendor, volvió indolente a alojar en palacios sus legiones y su plebe a bañar públicamente de alabastro y de pórfido en tazones.