pésicos

pésicos

 
m. pl. Ant. habitantes de una parte de la reg. de los astures, en la España primitiva.
Ejemplos ?
De otra parte, existen testimonios que manifiestan que ni los lugones ni los pésicos se identificaban originariamente con los astures: así, en el Parroquial Suevo se distingue entre astures y pésicos, como si fueran dos tribus diferenciadas, y en una lápida encontrada en el concejo de Piloña –la piedra de los Ungones – se señala la frontera entre los lugones y los astures.
Una vez derrotado el reino suevo por los visigodos, dos de sus monarcas, Gundemaro y Sisebuto, acuñaron moneda, probablemente durante las campañas de pacificación del norte peninsular, en una ceca denominada pésicos, pueblo celta prerromano que habitaba esta zona y que se había romanizado parcialmente.
La actual parroquia asturiana de Pravia está considerada como la Flavium Avia que nombra Vespasiano y que fue capital de los Pésicos.
Por aquel entonces, se supone que la zona correspondiente a la parroquia de Castrillón estaba habitada por la tribu astur de los Pésicos, mientras que la zona al oeste del río Navia habría estado habitada por la tribu galaica de los Albiones.
En 1981 logró el premio conocido como Premiu de Narraciones Curties de la Diputación d'Asturies, (antecesor del premio Josefa Jovellanos) con su relato: Pul sendeiru la nueite, un libro de carácter iniciático que recrea Pesicia, una tierra de origen prerromano, patria de los astures más occidentales, los pésicos.
Sobre la gens astures a las que pudieran pertenecer se desconoce, ya que no existen pruebas concluyentes, se habla de los superatios, orniacos, pésicos, de susarros y de los gigurros, que ocupaban el extremo oriental de la actual provincia de Orense y el suroeste de la comarca del Bierzo en la actual provincia de León.
Los pésicos eran uno de los populi mencionados por las fuentes clásicas grecorromanas entre los astures transmontanos. El territorio de los pésicos ocupaba, siempre según los testimonios de los autores grecolatinos, el sector centro-occidental del litoral asturiano: desde la base oriental del cabo de Peñas, hasta el límite occidental de Valdés y por el interior hasta las crestas de la cordillera Cantábrica ocupando, también, la margen izquierda del Nalón.
En textos de épocas posteriores, siglo IV y siglo VII, se habla de los pésicos como habitantes del valle del Narcea. Esta reducción de su territorio podría ser explicada apoyándose en el nombre de este pueblo (paesici del latín pasco, 'apacentar') que podría significar 'pastores'.
Si esto fuera así, el avance de las tierras de cultivo y de la propiedad privada, propiciadas por los romanos, empujarían a los pésicos hacia los puertos de montaña.
Algunos de estos asentamientos son los de Riocastiello, el Fresno o La Barca, la tribu dominante es la de los Pésicos astures asentados entre el Nalón y Navia.
Los pésicos o paesicos también habitaron territorio leonés, como el valle de Laciana y parte de Babia y Omaña, dejando numerosos castros como testimonio de su presencia.
Al respecto conviene recordar la relación que existe entre los lugares de amonedación y las campañas militares de los visigodos, habida cuenta de la elección de un lugar excéntrico como Pésicos, como ceca de trientes por Gundemaro y Sisebuto, monarca este último organizador de una guerra contra los runcones en el 616, según sabemos por la Historia Gothorum de san Isidoro: Muchos historiadores coinciden en la identificación de los runcones con los lungones como el arqueólogo J.