oveja


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con oveja: perro

oveja

(Del bajo lat. ovicula.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Hembra ovina la lana de la oveja se usa para confeccionar tejidos.
2. oveja negra coloquial Persona que se diferencia del resto por su mala conducta o por no seguir las normas aceptadas dicen que el hijo menor es la oveja negra de la familia.
3. oveja renil ZOOLOGÍA La que está castrada.
4. encomendar las ovejas al lobo coloquial Encargar los negocios, bienes u otra cosa a una persona que puede arruinarlos.

oveja

 
f. zool. Hembra del carnero.

oveja

(o'βexa)
sustantivo femenino
mamífero rumiante ovino, hembra, con el cuerpo cubierto de espesa y abundante lana lana de oveja
persona que en una familia o comunidad se diferencia negativamente de los demás ¡Eres la oveja negra de la familia!
Sinónimos

oveja

sustantivo femenino
Traducciones

oveja

sheep, ewe

oveja

овца

oveja

ovella

oveja

ovce

oveja

får

oveja

Schaf, Aue, Bokkie, Mutterschaf

oveja

ŝafino

oveja

sauður

oveja

pecora

oveja

schaap, ooi

oveja

owca, strach

oveja

får, tacka

oveja

lammas, uuhi

oveja

ovca

oveja

羊, 雌羊

oveja

암양, 양

oveja

sau, søye

oveja

แกะ, แกะตัวเมียที่โตเต็มที่

oveja

koyun

oveja

con cừu, cừu cái

oveja

, 母羊

oveja

oveja

SF
1. (= animal) (sin distinción de sexo) → sheep; (= hembra) → ewe
apartar las ovejas de los cabritosto separate the sheep from the goats
cargar con la oveja muertato be left holding the baby
ser la oveja negra de la familiato be the black sheep of the family
cada oveja con su parejabirds of a feather flock together
2. (Cono Sur) (= prostituta) → whore
Ejemplos ?
Guillaume no era en absoluto cojo para dejar el animal en tierra y para salvarse al galope. Cuando salió pitando, oyó a la oveja que le decía: “Ah, ah, ah!
Toda esta es la parte en que el libro del señor O'Connor se parece (para mi pobre criterio, se entiende) á la carne de oveja, que ó se comte ó se deja.
como he disfrutado!”. Habréis adivinado, seguramente, que la famosa oveja no era otro más que una de las numerosas transformaciones del Drac.
Naturaleza toda gime; el viento en la arboleda, el pájaro en el nido, y la oveja en su trémulo balido, y el arroyuelo, en su correr fugaz.
Leía la historia de Jacob, que se vestía con una piel de oveja para confundirse con Esaú y quitarle de este modo el derecho de primogenitura; y al leerlo cerraba, airado, el diminuto puño, amenazando al impostor.
Ni aun estos suplicios me aterran á presencia de sus misericordias: sé que el dia que un pecador se arroja á sus pies, se regocija todo el cielo: se que él es el mismo que á la oveja perdida cuando la encuentra, no la pone al arbitrio de los lobos, sino que amoroso la coloca sobre sus hombros, y que al hijo que habia sido el oprobio de su familia, lo recibe con ternuras tan singulares, que puede causar envidia á sus hijos mas sumisos: toda la falta de mis méritos la suple con superabundacia la sangre que virtió y ofreció por mi.
El hijo se llamaba Antoine, Touéno, Tonino, y era un muchacho de quince años que andaba todo el rato por las calles, con la cabeza baja como una oveja con bocio.
En cada uno de los cinco discursos que hice en estas Asambleas, como también en las cuatro intervenciones, esta es mi cuarta intervención como Presidenta de la República, hemos realizado las mismas apelaciones en un mundo que ha cambiado sustancialmente desde aquel 2003 donde la República Argentina parecía ser una oveja negra, alguien díscolo y descarriado que había incurrido en el default por una conducta de incumplidores seriales.
"Líbranos de la fiera tiranía de los humanos, Jove omnipotente ¡una oveja decía, entregando el vellón a la tijera? que en nuestra pobre gente hace el pastor más daño en la semana, que en el mes o el año la garra de los tigres nos hiciera.
Viste y abriga al hombre nuestra lana; el carnero es su vianda cuotidiana; y cuando airado envías a la tierra, por sus delitos, hambre, peste o guerra, ¿quién ha visto que corra sangre humana? en tus altares? No: la oveja sola para aplacar tu cólera se inmola. Él lo peca, y nosotras lo pagamos.
Mientras que así se queja la sin ventura oveja la monda piel fregándose en la grama, y el vulgo de inocentes baladores ¡vivan los lobos!
La tentación seduce; el juicio engaña; en los zarzales del camino deja alguna cosa cada cual: la oveja su blanca lana, el hombre su virtud.