osteíctios

Búsquedas relacionadas con osteíctios: Anfibios

osteíctios

 
m. pl. zool. Clase de vertebrados gnatostomos, llamados también peces óseos, que se caracterizan por su cuerpo dotado de aletas (pares o impares), esqueleto osificado, cuerpo desnudo o cubierto de escamas, respiración por medio de branquias y reproducción ovípara en la mayoría de los casos.
Ejemplos ?
La especie Amphiprion ocellaris se relaciona con la clase de los osteíctios (Osteichthyes), la misma que contiene a los peces óseos y los peces de aletas radiales.
Esta incluye los osteíctios (peces óseos), los condrictios (peces cartilaginosos, tales como el tiburón y la raya) y los agnatos (peces sin mandíbula).
Los peces son el grupo mejor representado y más diversificado del yacimiento, con más de 3000 restos pertenecientes a quince especies, catorce de las cuales se describieron por primera vez en este yacimiento. Osteíctios: Orden Palaeonisciformes: Coccolepis macropterus Orden Pycnodontiformes: Lepidotes bernissartensis, L.
Los condrictios, con esqueleto no calcificado, son más ligeros que los osteíctios, por lo que pueden alcanzar mayores dimensiones que éstos.
En las primeras clasificaciones, los pejelagartos estuvieron incluidos por largo tiempo junto con el primitivo “pez amia” (Amia calva), actualmente se ha encontrado que los ancestros comunes de los lepisosteiformes y otros taxones extintos en el mismo estadio de desarrollo, pertenecen a un grupo parafilético; el de lo holósteos (Holostei). Hoy en día los lepisosteiformes se consideran más cercanos a los “osteíctios” (osteichthyes).
l saltarín del fango, Periophtalmus koelreuteri es un pez que pertenece al: Subreino: Metazoos Tipo: Vertebrados Clase: Osteíctios Subclase: Neopterigios Orden: Perciformes Familia: Gobiidae Si nos diéramos una vuelta por algún manglar de las regiones tropicales, podríamos encontrarnos ante un pequeño animal de unos 12 a 15 cm de longitud que nos plantearía un dilema a primera vista: ¿se trata de un pez o es realmente un anfibio?
Sin embargo, no son de ningún modo los únicos depredadores que atacarán a los humanos si tienen la oportunidad; se sabe que una variedad amplia de especies también puede considerar a los humanos como presas, incluyendo el oso pardo, el oso negro, el oso polar, el oso labiado, el coyote, las grandes serpientes constrictoras (especialmente la pitón reticulada y la anaconda verde), el dragón de Komodo, las hienas manchada y rayada, el dingo, la foca leopardo, el puma y algunas especies de osteíctios.
Es el grupo más antiguo conocido de gnatóstomos, teniendo antepasados comunes con condrictios y osteíctios deducidas de las homologías anatómicas que presentan con ambos, Janvier, P., 1996.
Dependiendo de la posición de las aletas pelvianas y torácicas, podemos distinguir cuatro tipos de osteíctios: abdominales (si las aletas pelvianas se encuentran situadas por detrás de las torácicas), torácicos (si están a la misma altura o ligeramente retrasadas), yugulares (si están por delante) o ápodos (carecen de aletas pelvianas).
Dentro de la fauna son varias las especies de peces que se han identificado como el acantodio Gyracanthidae, los condríctios Ctenacanthus y Ageleodus o los osteíctios Ctenacanthus, Ageleodus, Limnomis, Sauripterus e Hyneria.
Por lo tanto, la simetría de la cola homocerca es sólo exterior, puesto que la estructura interna es muy asimétrica. La musculatura completa de los osteíctios está dividida, básicamente, en cuatro partes resultado de dos divisiones.
La dermis de los osteíctios presenta escamas imbricadas (como las tejas de una casa), y sobre las escamas se dispone la epidermis.