Ejemplos ?
La ornitofauna es extraordinariamente diversa, destacando especies tales como el azor y el águila culebrera o el trepador azul en zonas arboladas; los roqueros, el búho real, los mochuelos, el halcón peregrino y el águila perdicera, en zonas rocosas.
Existe también una rica ornitofauna acuática en las costas de Chiltepe, especialmente en la pequeña ensenada de Naguayopa, frente a Mateare, que todavía puede observarse con sus piches, patos, garzas y corvejones, razón por la cual debería incorporarse al resto de la Reserva.
En la herpetofauna se registraron 36 especies de anfibios y 17 de reptiles, entre las cuales 7 registradas en categoría de conservación como las ranas "venenosas" Ameerega simulans y Ameerega macero, el caimán Paleosuchus trigonatus y la boa esmeralda Corallus canina y especies emblemáticas como la serpiente venenosa más grande de América del Sur, la shushupe (Lachesis muta). La ornitofauna es extremadamente rica y variada.
La Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, mediante sus investigadores, docentes y alumnos realizó un relevamiento de sus componentes biológicos, dando como resultado que el predio, en el periodo de su creación, poseía más de 200 especies de plantas, y un número similar de animales vertebrados terrestres, el que aumentaría mucho más si se enumeraran los peces que desde el Río de la Plata ingresan a su golfo, y se aumentara el relevamiento de su ornitofauna.
Sobre sus aguas se han detectado flamencos australes y bandadas de numerosas especies de aves, tanto en el espejo de agua como en sus costas y en el ejido urbano de Carhué (ver Maugeri, 2002, 2003, 2006, 2007). Dicha laguna representa un sitio de notable importancia para la ornitofauna tanto migratoria como residente.
Existen también gasterópodos muy apreciados en la zona para su consumo, como el caracol judío (Sphincterochila candidissima) y la choneta (Eobania vermiculata). Entre los vertebrados, cabe destacar su ornitofauna.
Toda el área de la laguna de Salinas y sus bofedales adyacentes por su importancia biológica, forman parte de la Reserva nacional de Salinas y Aguada Blanca, por Decreto Supremo Nº 070-79-AA, del 9 de agosto de 1979, responsable de los monitoreos mensuales de la variación de la ornitofauna.
Otros moluscos observables son Jaminia quadridens, Ferussacia folliculus, Rumina decollata y Otala lactea. Entre los vertebrados, cabe destacar su ornitofauna.
Entre la fauna asociada a este riquísimo ecosistema forestal y a sus escarpes destaca la ornitofauna de grandes rapaces diurnas y nocturnas, como el águila real (Aquila chrysaetos) y el águila perdicera (Hieraetus fasciatus), objeto esta última de un seguimiento específico de sus poblaciones durante los últimos años.
El embalse producido por la presa sobre el arroyo de Talaván, cercano a espacios de dehesa, ha producido la concentración de ornitofauna acuática de Importancia Internacional (según los criterios del Convenio de Ramsar).
Entran en los terrenos protegidos las desembocaduras de estos ríos que forman marismas en las ensenadas de Valdevaqueros y Los Lances, de gran importancia para la ornitofauna.
De las 67 especies registradas por Mac Coy, al menos seis son endémicas, dos de ellas, Apolone ater y Trachemys taylori ocupan hábitat acuáticos, las especies Terrapene coahuila y Scincella kikaapoa ocurren en hábitat semiacuáticos, Gerrhonotus lugoi y Cnemidophorus scalaris se distribuyen en hábitat desérticos (Mc-Coy, 1984; García-Vázquez et al. 2010). Ornitofauna.