Ejemplos ?
Se halló en la senda que Jesús traía Judas; callado le miró y corrido: lloró al fin, mas el párpado oprimido, lava ardiente, no lágrimas vertía.
No creemos que podamos ganar una batalla tratando de ganarnos el afecto de aquellos que durante tanto tiempo nos han oprimido y explotado.
La resistencia a la opresión es una consecuencia de todos los derechos del hombre. Hay opresión contra el cuerpo social, cuando es oprimido cualquiera de sus miembros.
Me sentía oprimido como si fuese a romperme; sabía que me calificarían de falso y me rechazarían, y ello en presencia de todo aquel montón de monedas, todas con su cara y su inscripción, de que tan orgullosas podían sentirse.
El mango de su machote (pronto deberá cambiarlo por otro; tiene ya poco vuelo) estaba perfectamente oprimido entre su mano izquierda y el alambre de púa.
Hay opresión contra cada uno de sus miembros cuando es oprimido todo el cuerpo social. Todo el que viola y atropella los derechos del pueblo es opresor del pueblo, y está en estado de guerra contra la soberanía nacional.
Todos los esfuerzos que han hecho los miembros de la Organización de la Conferencia Islámica para analizar ponderadamente las causas del oprimido pueblo palestino han sido en vano debido al clima de intimidación, amenazas y presiones que se ha vivido.
Pero tampoco ahora pierdo el tiempo, como tú piensas; pues estas cosas, si no se examinan a trozos y estiran en sutilidades inútiles, levantan, todo aligerándolo, el espíritu, el cual, oprimido por una carga pesada, desea expandirse y volver a aquellos principios a los cuales perteneció.
Nuestra común humanidad exige que, de la misma manera que nos alzamos contra el racismo del apartheid, nos unamos para vencer las consecuencias de la esclavitud, el colonialismo y el racismo, que, hasta la fecha, continúan definiendo las vidas de miles de millones de personas, que son morenos y negros, como vidas desesperanzadas. Nadie eligió ser esclavo, ser colonizado ni ser oprimido racialmente.
Fue el serenísimo duque de Anjou admitido por conde de Barcelona, con derogación de, el cual se halló oprimido de las grandes fuerzas que los franceses pusieron en el Rosellón, ayudados sus designios de la desmesurada ambición de los, que, buscando más despótico su gobierno, han encontrado su justo y merecido abatimiento.
Incluso le pareció haber oído un grito, y recordó nerviosamente la corriente de vapor que lo había rozado mientras se hallaba en la habitación del ático. Oprimido por un vago temor, oyó más ruidos debajo suyo.
Decir que los peligros en que nos hallamos no sean grandes, fuera necedad; dudar que los ahogos que nos oprimen son como sofocativos, fuera locura; no creer que nuestras presentes aflicciones son de la mayor monta, fuera negar la verdad; pero dar por imposible el remedio, es estar oprimido de un pánico temor y haberse desapropiado del; dar el caso presente por no sucedido, es negar a nuestra sus gloriosas hazañas; elegir el medio de sujetarse a la dura esclavitud que quieren imponernos nuestros Enemigos, es hacer afrenta a, degenerando de nuestros Predecesores.