oportunista

(redireccionado de oportunistas)
También se encuentra en: Sinónimos.

oportunista

1. adj. Del oportunismo. aprovechado
2. adj./ s. m. y f. despectivo Que es partidario del oportunismo o lo practica es un oportunista que olvida sus convicciones con tal de hacer dinero .

oportunista

 
adj. Relativo al oportunismo.
adj.-com. Díc. del que se mueve según las conveniencias del momento, sin ideal ni tendencias de escuela.
Partidario del oportunismo.

oportunista

(opoɾtu'nista)
abreviación
1. persona que se acomoda a las circunstancias para obtener un beneficio persona oportunista
2. que aprovecha hábilmente las oportunidades arte oportunista
Sinónimos

oportunista

adjetivo y cosustantivo masculino
Traducciones

oportunista

opportunist

oportunista

opportunista

oportunista

opportuniste

oportunista

B. SMFopportunist

oportunista

a. opportunistic; opportune.

oportunista

adj opportunistic
Ejemplos ?
Los políticos oportunistas e hipócritas quienes quieren cubrir su cobardia y su interés egoísta con los encajes de una civilización que desconocen, haciendo alarde de sensiblería y de histerismo creen sentar plaza de hermanos; cuando en realidad se encuentran moralmente al nivel de tres animales inferiores: la hiena, el cocodrilo y el ratón; porque les gusta comer cadáveres, porque lloran y porque son el azote de los graneros públicos.
Puerta abierta para que ingresen quienes tengan algo que aportar; puerta abierta para que se vayan los oportunistas, mal que sufre cualquier partido en el poder.
El "camarillisrno" cae en la esfera del derecho penal y esto no debe olvidarse. LOS TREPADORES, ARRIBISTAS y OPORTUNISTAS... Tenemos compañeros que practican lo que ellos creen es política, simple y sencillamente para satisfacer apetitos menores: riqueza, fama, o lo que erróneamente, consideran prestigio, como si el prestigio se obtuviera de inmediato en una actividad expuesta, corno pocas, a la difamación y a la calumnia.
El Partido del proletariado exige del Estado que declare la religión un asunto privado; pero no considera, ni mucho menos, "asunto privado" la lucha contra el opio del pueblo, la lucha contra las supersticiones religiosas, etc. ¡Los oportunistas tergiversan la cuestión como si el Partido Socialdemócrata considerase la religión un asunto privado!
Por eso, si Engels corregía con relativa suavidad el oportunismo de los socialdemócratas alemanes -- que habían sustituido la reivindicación del partido obrero de que el Estado declarase la religión un asunto privado, declarando ellos mismos la religión como asunto privado para los propios socialdemócratas y para el Partido Socialdemócrata --, es lógico que la aceptación de esta tergiversación alemana por los oportunistas rusos merecería una condenación cien veces más dura por parte de Engels.
La tercera tarea consistía en explicar con toda minuciosidad el sentido justo de la tesis que con tanta frecuencia deforman los oportunistas alemanes: "declarar la religión un asunto privado".
Desea por lo tanto, el Ejecutivo que presido, ratificar ante Vuestra Soberanía que, mientras el pueblo mismo no desapruebe con la falta de su asistencia, la política y actividades que el Gobierno ha emprendido para su mejoramiento, seguiremos adelante con firmeza y sin temor a la insidia y la mala fe de que hacen gala los oportunistas defensores de una Nación a la que juzgan ultrajada, aunque sensiblemente la vean progresar.
Se dirigen cabizbajos, a su encantada bahía, conteniendo aquella lágrima, producto de esta ira. Al no ver cambiar su suerte, (sino) con sus esperanzas marchitas; arrebatadas por la usura, de seres oportunistas.
Sin embargo, debido a las vacilaciones de los radicales burgueses en la dirección de la Liga, asustados por el movimiento masivo de los obreros, así como a la política de conciliación de los líderes oportunistas de las tradeuniones, la Liga no pudo llevar a la práctica la línea trazada por el Consejo General; la burguesía inglesa consiguió escindir el movimiento, y en 1867 se celebró una reforma mutilada, concediéndose el derecho de elegir nada más que a la pequeña burguesía y a las capas más altas de la clase obrera, de modo que el grueso de la clase obrera siguió privado de derechos políticos.
REVUELTAS Porque tu mundo no es de billeteras te pusieron en letras menores, José, más pequeñas que limosnas, apenas insinuadas en algún rincón del diario que pudieron regalarte sobre anuncios de putas en reventa, carteles de calzones con vaqueros que no tapan sus vergüenzas; columnas con las mismas demagogias de culeras nalgas retratos de los siempre oportunistas tras la paga.
Más aún: reconocemos francamente que la culpa corresponde a todo el Partido por no haber explicado en grado suficiente esta cuestión, por no haber inculcado suficientemente en la conciencia de los socialdemócratas el significado de la observación de Engels a los oportunistas alemanes.
Polo de Ondegardo bautizó con el nombre de los que están a la mina a esos politiqueros de encrucijada que en nuestros días llamamos oportunistas o amigos de la víspera, y que de paso sea dicho, son los que se adueñan de las mejores tajadas, dando autoridad al refrán que dice: «Nadie sabe para quién trabaja».