olivo

(redireccionado de olivos)
También se encuentra en: Sinónimos.

olivo

(Del lat. olivus.)
1. s. m. BOTÁNICA Árbol de tronco corto, grueso y torcido, hojas puntiagudas, flores blancas y fruto comestible de color verde amarillento o morado, de diferentes tamaños. aceituno, oliva
2. Madera de este árbol.
3. olivo silvestre BOTÁNICA Variedad de olivo menos ramosa que la cultivada, de hojas más pequeñas y cuyo fruto es la acebuchina. acebuche
4. dar el olivo Argent. coloquial Despedir, echar, expulsar a una persona de algún lugar.
5. tomar el olivo TAUROMAQUIA 1. Guarecerse en la barrera. 2. Huir, escapar de una situación comprometida. 3. Despedirse, marcharse de un lugar.
NOTA: Nombre científico: (Olea oleaster.)

olivo

 
m. bot. Árbol de la familia oleáceas (Olea europaea), de hojas enteras, lanceoladas, lustrosas por el haz y blanquecinas por el envés; flores blancas en racimos axilares, y fruto en drupa ovoide, del cual se extrae aceite.

olivo

(o'liβo)
sustantivo masculino
árbol de tronco grueso y retorcido, flores pequeñas y que da por fruto la oliva El olivo es originario del Cáucaso.
Sinónimos

olivo

sustantivo masculino
Traducciones

olivo

olive, olive tree, olive‐tree, olive-tree

olivo

oliventræ

olivo

olivarbo, olivujo

olivo

olivier

olivo

olivo, olive

olivo

olea, oliva

olivo

olivier

olivo

olivovník

olivo

oliivipuu

olivo

drvo masline

olivo

オリーブ

olivo

올리브 나무

olivo

olivträd

olivo

ต้นมะกอก

olivo

cây ôliu

olivo

橄欖

olivo

זית

olivo

SMolive tree
tomar el olivoto beat it
Ejemplos ?
Por otra parte, les informo que mañana, la señora Presidenta, a las 11 y 30, encabezará un acto junto a gobernadores de provincias en el Salón Mujeres Argentinas del Bicentenario y, a continuación, en el Salón Blanco de la Casa Rosada, procederá a la entrega de sables a oficiales de las Fuerzas Armadas y a la asunción del nuevo jefe de la Armada, almirante Carlos Alberto Paz. Asimismo, por la tarde, tendrá reuniones con ministros y funcionarios del Gobierno en la Residencia Presidencial de Olivos.
— El escuadrón de Voluntarios de Caballería de la frontera más inmediata a las Conchas, acudirá a dicho paraje donde se le proveerá del armamento y municiones en la forma referida en el artículo 11, y se mantendrá esperando órdenes vigilando la costa desde luego hasta la punta de los Olivos.
¡Muerte y pasión de paz, las populares! ¡Muerte y pasión guerreras entre olivos, entendámonos! Tal en tu aliento cambian de agujas atmosféricas los vientos y de llave las tumbas en tu pecho, tu frontal elevándose a primera potencia de martirio.
3. Estando luego sentado en el monte de los Olivos, frente al Templo, le preguntaron en privado Pedro, Santiago, Juan y Andrés: 4.
Por eso, ayer charlaba con Carlitos Zannini cuando volvíamos en el helicóptero a Olivos y como a la tarde tuve la visita de un querido amigo, monseñor Alejandro Bucolini, que fue obispo de Santa Cruz durante los 12 años de gestión de Néstor, está muy enfermito, muy lúcido pero muy chiquitito, era un hombre imponente, grande y el Parkinson y la edad lo ha derrumbado, pero está maravillosamente lúcido y con mucho amor y con mucho afecto, me trajo una Virgen también, y yo cuando me subía al helicóptero le comentaba eso a Carlos y le decía "bueno, mirá, dentro de todo lo que me consuela es que él no hubiera tal vez soportado verse así deteriorado", bueno, porque era una persona muy orgullosa y muy erguido.
Poseía no lejos de Sevilla el tutor una quinta retirada y alegre a maravilla, de olivos y naranjos rodeada, con un fresco jardín embellecida, con prolijo primor enriquecida y por Guadalquivir fecundizada.
— Los granaderos a caballo y los blandengues ocuparán el bajo del río desde el Muelle, para patrullar hasta la punta de los Olivos, por cuyo medio toda la costa estará custodiada, encontrándose unas patrullas con otras.
Yo os aseguro que ya no beberé del producto de la vid hasta el día en que lo beba nuevo en el Reino de Dios. 26. Y cantados los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos. 27.
Ellos le dijeron: "Mira, Señor, aquí hay dos espadas." El les respondió: "¡Basta ya!" 39. Después Jesús salió y se fue, como era su costumbre, al monte de los Olivos, y lo siguieron también sus discípulos.
Flaqueza en el Monte de los Olivos, o momento vil en un hombre que no lo es, llevan al mismo fin: ansia de sacrificio, de reconquista más alta del propio valer.
Viento de amor en la floresta cívica pasa. Es la fiesta de las guirnaldas de fe, de los ramos de esperanza, de los mirtos de amor y de los olivos de bonanza.
Para penetrar eligiera un ángulo de tapia algo desmoronado, donde compacto grupo de cipreses proyectaba sobre el suelo su larga sombra piramidal; dos olivos contribuían a espesarla.