olfatea


Búsquedas relacionadas con olfatea: oler
Traducciones

olfatea

sniff
Ejemplos ?
Nadie viene especialmente a derramar la sangre por ella misma, o por lo menos muy pocos, la mayoría hace las cuentas sobre lo que olfatea.
Yo iba allí por encargo de una madre que no tenía valor para llevar en persona a su hija, atacada de uno de esos males complicados, mitad del alma, mitad del cuerpo que la ciencia olfatea, pero no discierne aún, y la marquesa iba por cuenta propia, porque era víctima de un padecimiento también muy singular.
Mantenla limpia, lávala, usa pañuelo o papel higiénico para darle el cuidadoso aseo que merece. La nariz siempre nos adelanta lo que puede venir. Olfatea.
di, si tú lo sabes, A este espíritu colmado de angustia Y semejante al moribundo que aplastan los heridos, Que el casco del caballo holla, Dilo, bella hechicera, ¡oh! di, si tú lo sabes, A este agonizante que el lobo ya olfatea Y que atisba el cuervo, ¡A este soldado fatigado!
Estoy un poco incomodado y no sé por qué, a veces, cuando lo descubro, me quedo tranquilo; pero al rato, zas. ¿Será el instinto que olfatea a la policía?
El aire que se respira, La avara garganta seca; Y en el sudor de la frente Húmedo el rostro, gotea. Relincha el caballo inquieto En la cuadra que le encierra; El perro espantado aúlla, Y receloso, olfatea.
Algunas veces, el tiento cruje; es que el lazarillo olfatea una carniza y es preciso llegar a la osamenta y dejar a la "amiga" pelear con los caranchos y sentirla comer.
Las olfatea al pasar; se para, entreabre la boca, alza el labio superior, mostrando la encía y los dientes, aspira con fuerza el aire, gruñe, agacha la cabeza y con la mano y el aspa, obliga a levantarse una borrega que le gustó.
SIR CLYRON, desde que entra en el patio, y durante toda la escena, olfatea de vez en cuando marcadamente.) Mochila ¡Un extranjero!
Cuando el extraño finge llorar, el perro, en lugar de acercarse a su zona de confort (su dueño), olfatea, acaricia y lame a la persona, aún siendo desconocida.
Después se vuelve y le mordisquea el cuello, a lo que la hembra responde levantando la cola. El macho entonces olfatea los genitales de la hembra, y luego la monta.
Luego poco a poco entra en la habitación, con su ropa empapada de sangre (debido a que lo apuñaló). Se agacha y olfatea el cuerpo de Micah y lentamente mira a la cámara con una sonrisa socarrona.