odalisca

(redireccionado de odaliscas)

odalisca

(Del fr. odalisque < odalique < turco odaliq < oda, cuarto.)
1. s. f. Esclava dedicada al servicio del harén del sultán.
2. Mujer de gran sensualidad.

odalisca

 
f. Esclava dedicada al servicio del harén del gran turco.
Concubina turca.

odalisca

(oða'liska)
sustantivo femenino
1. mujer que en un harén es esclava del sultán y de otras mujeres La odalisca preparó la cena.
2. mujer sensual que se ofrece a los hombres La odalisca bailó sensualmente ante los invitados.
Traducciones

odalisca

odalisque

odalisca

odalisca

odalisca

odalisca

odalisca

SFodalisque
Ejemplos ?
Año tras año, se ha incrementado el número de mujeres vestidas de odaliscas, quienes para 1988, representaba casi la tercera parte del batallón.
He visto unas payesas con sus negros corpiños, con cuerpos de odaliscas y con ojos de niños; y un velo que les cae por la espalda y el cuello, dejando al aire libre lo obscuro del cabello.
Así, cuando llega el momento en que las pallas, esco- gidas entre las mozas solteras más bonitas, bailan la panatagua delante de las andas, nunca faltan, por lo menos, media docena de coronguinos que, armados de sendos garrotes, se lanzan sobre las odaliscas con el propósito de llevárselas, á usanza chilena, por la razón ó la fuerza.
No falta, sin embargo, quien tenga la bondad de referirnos que griegas y romanas fueron exageradamente aficionadas al velo, así como las egipcias y las asirias. Odaliscas, esclavas y vestales no prescindían de él.
Después de todo, la moral es relativa, como decía hoy este talentazo de Blindado en el café. -¿Odaliscas, eh? ¿Con que odaliscas?
todo confuso, veía muchas cosas revueltas, y tocadores de encaje y de estuco con nubes de aroma y lechos de flores; celdas estrechas y sombrías con un reclinatorio y un crucifijo; al pie del crucifijo un libro abierto, y sobre el libro una calavera; salones severos y grandiosos, cubiertos de tapices y adornados con trofeo de guerra, y muchas mujeres que cruzaban y volvían a cruzar ante mis ojos; monjas altas, pálidas y delgadas; odaliscas morenas con labios muy encarnados y ojos muy negros; damas de perfil puro, de confinente altivo y andar majestuoso.
Y acercándose al oído del provinciano le dijo algo que le obligó a mirar al diván con ojos llenos de lujuria. -¿Odaliscas, eh? ¡Ah, pillín!
Aquí, los collares de la desgraciada emperatriz; aquí, los de las princesas; aquí, los de las reinas, de las actrices, de las impuras, de las archimillonarias, de las odaliscas turcas, de las imágenes católicas...
Acaban su largo sueño bajo bóvedas moriscas las hermosas odaliscas y su enamorado dueño: mientras vagan desvelados por el plácido recinto, con las dagas en el cinto los eunucos atezados, sombras feas y horrorosas que debieron a los celos vivir en aquellos cielos do respiran las hermosas.
En primer término está la negrura de los coches que esplende y quiebra los últimos reflejos solares; los caballos orgullosos con el brillo de sus arneses, y con sus cuellos estirados e inmóviles de brutos heráldicos; los cocheros taciturnos, en su quietud de indiferentes luciendo sobre las largas libreas los botones metálicos flamantes; y en el fondo de los carruajes, reclinadas como odaliscas, erguidas como reinas, las mujeres rubias de los ojos soñadores, las que tienen cabelleras negras y rostros pálidos, las rosadas adolescentes que ríen con alegría de pájaro primaveral, bellezas lánguidas, hermosuras audaces, castos lirios albos y tentaciones ardientes.
Las esclavas circasianas eran una presencia frecuente en los harenes y muchas odaliscas (de la palabra turca odalik que significa doncella) de esa región aparecen en las pinturas orientalistas.
Este estilo intimista contrasta con las imágenes explícitas que pinta en los retratos de las odaliscas, como puede verse en el Desnudo en reposo.