Ejemplos ?
III Si el episodio que acabo de referir revela indiciariamente de parte de la Junta de Representantes una tendencia visible hacia la porteñización de la Provincia, el que ahora paso a señalar, ocurrente en los mismos días en que aquél se produjo, mostrará claramente a los “próceres” civiles de San José de Mayo, planeando y realizando en el papel la formación de una oligarquía que, según se verá a su tiempo, al fin instauraron “para mejor proveer” en las soluciones unitarias… Al grano.
Lo único que el chico sabía bien era la doctrina cristiana y querer y respetar al autor de sus días y a su señora mamá. El niño era tan gracioso y ocurrente, que tenía embobado a todo el vecindario.
Él era además robusto y ágil en todos los ejercicios del cuerpo, gran tirador de pistola, florete y sable, buen jinete, mejor bailarín y muy divertido, ocurrente y chistoso.
Sin embargo, durante las dos horas concedidas a la digestión, el tonelero, que estaba más ocurrente que nunca, dijo alguno de sus apotegmas propios, uno de los cuales bastará para dar idea de su gracia.
Para poner a cubierto el notorio honor, buena fe y sentimientos patrióticos de don José Antonio de Campino, en la generosa oferta que hizo al Gobierno, y la narración equivocada en el Monitor, número tercero (9), a que alude esta representación; imprimase en el inmediato la oferta original del ocurrente, a consecuencia del presente decreto.
Dejamos demostrado anteayer que no solo no habría habido incorrección de conducta en el hecho de que el Director de Aduanas debiera una suma a un empleado inferior, sino que, en el caso ocurrente, lo natural y lo acostumbrado es que todos los empleados de una repartición tengan cuentas con la persona a quien ellos pagan para que les cobre los sueldos, y anote los anticipos que les hace la Caja de Ahorros y Descuentos.
y el carbonero al escucharlo se puso blanco… negro… morado y viceversa… Voy a traerlo para que lo conozcas… ¡Es único! aseveró la esquelética decli-nante ¡Es tan bonito y ocurrente!
Su Lola del Lamparones; su Lola, aquella hembra tan bonita..., porque cuidado que era bonita Lola, y además que con razón pasaba por la más buena y más ocurrente del barrio...
Más que deberes taxativamente estipulados, obligaba a Juana, en ciertos servicios que tocaban en domésticos, su cariño, su gratitud hacia Petra, su protectora y la que la había hecho feliz casándola con Pepe Noval, un segundo galán cómico, muy pálido, muy triste en el siglo, y muy alegre, ocurrente y gracioso en las tablas.
Mi enhorabuena, señora. ¡No enviuda usted por ahora! –¡Qué bromista! ¡Qué ocurrente! –Conque, abur... –Abur, doctor. –Aliviarse y cuidadito...
¡Adelante! ------ (El don Frasquito presente es un señor malagueño, muy rechoncho, muy pequeño, muy feo y muy ocurrente). ------ –¡Pase usted!
Aporta la magia, el talento, lo singular. Es ocurrente, sorprende con sus ideas y decisiones sobre la marcha. Durante los planes es el camaleón: crea personajes, se disfraza y tiende a ser el protagonista de las puestas en escena.