ocioso

(redireccionado de ociosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

ocioso, a

1. adj. Que está inactivo o desocupado no me gusta ver tanta gente ociosa. parado activo, ocupado
2. Que es innecesario o inútil estáis manteniendo una discusión ociosa. fútil útil
3. adj./ s. Perezoso, vago con lo ocioso que eres no me extraña que no encuentres trabajo. holgazán

ocioso, -sa

 
adj.-s. Que está en ocio (inacción).
Desocupado, exento de obligaciones.
adj. Que no tiene uso ni ejercicio en aquello a que está destinado.
Inútil, sin fruto.

ocioso, -sa

(o'θjoso, -sa)
abreviación
1. persona ocupado que está inactivo un hombre ocioso
2. que no tiene provecho una vida ociosa
3. que está de más una discusión ociosa
4. que está relacionado con el ocio juegos ociosos
Traducciones

ocioso

idle, useless

ocioso

nečinný

ocioso

ledig

ocioso

untätig

ocioso

joutilas

ocioso

oisif

ocioso

besposlen

ocioso

何もしない

ocioso

놀고 있는

ocioso

inactief

ocioso

uvirksom

ocioso

bezczynny

ocioso

inativo

ocioso

sysslolös

ocioso

เกียจคร้าน

ocioso

boş

ocioso

nhàn rỗi

ocioso

懒惰的

ocioso

לא פעיל

ocioso

ADJ
1. [persona] → idle
2. (= inútil) [acto] → useless, pointless; [promesa] → idle, empty
dinero ociosomoney lying idle
es ocioso especularthere is no point in speculating
Ejemplos ?
Vale, recordad que lo único que hemos hecho nosotros es ponerle un gatillo a la esperanza. Salud y dejad el rencor para los enanos ociosos.
Quizás entró en su pensamiento la idea de que, hallándose ella presente, los ociosos murmuradores tendrían una fama menos que devorar.
Tuvo aquel Senado crédito hasta que por las coronas y señales y flores dio paso a los ociosos, y hallose fallido luego que empezó a llenar bolsas y dejó de coronar sienes.
Al final movió la cabeza, y dando un risueño e incrédulo suspiro, se alejó sonriendo y quién sabe qué murmurando de los ricos ociosos, los camellos y las agujas.
De las destrozadas fieras, las blancas manos teñidas lava en el cristal undoso, sin que el cristal las distinga; 15 corta el agua y, más que aljófar, blancas centellas salpica, de cuyo ardor las arenas fueron doradas cenizas. Con la mano enciende el agua, sin valerse de su vista, que eran ociosos los rayos donde la nieve encendía.
Fomentar la economía de espacios y recursos como medio para lograr el crecimiento urbano equilibrado, incorporando los terrenos ociosos o subutilizados existentes en los centros poblados y en sus áreas periurbanas.
Aunque de la unión de estas dos verdades resulta una consecuencia que no aceptarían de buena gana los neo-campestres montañeses, yo quiero prescindir de ella; pues vuelvo a repetir que estoy consignando hechos; y esto con el objeto de demostrar la gran revolución operada en las costumbres de la sociedad de Santander en muy poco tiempo. No se extrañe, pues, que me haya detenido a apuntar algunos detalles que, a primera vista, parecen ociosos.
Lo más del día se les pasaba espulgándose o remendando sus abarcas; ni entre ellos se nombraban Amarilis, Fílidas, Galateas y Dianas, ni había Lisardos, Lausos, Jacintos ni Riselos; todos eran Antones, Domingos, Pablos o Llorentes; por donde vine a entender lo que pienso que deben de creer todos: que todos aquellos libros son cosas soñadas y bien escritas para entretenimiento de los ociosos...
Porque así lo hacía él, disfrutó de la paz y de la alegría del corazón en medio de grandes tristezas de ánimo y enfermedades del cuerpo; alegría que no se fundaba en vanos y ociosos deleites, sino que, procediendo de la caridad, se transformaba en caridad activa para con la Iglesia de Dios, a la cual fue confiada por el Señor la custodia de la palabra divina.
Y si peleando te hirieran de cerca o de lejos, no sería en la nuca o en la espalda, sino en el pecho o en el vientre, mientras fueras hacia adelante con los guerreros más avanzados. Mas, ea, no hablemos de estas cosas, permaneciendo ociosos como unos simples; no sea que alguien nos increpe duramente.
Y ahora he venido de las naves a la llanura porque mañana los aqueos, de ojos vivos, presentarán batalla en los contornos de la ciudad; se aburren de estar ociosos, y los reyes aquivos no pueden contener su impaciencia por entrar en combate.
Para eso se encerró en los momentos ociosos y en el secreto del cuarto; mientras los otros sestiaban, comenzó un trabajo complicado de trenzas y botones que vencía con simplicidad.