ocioso

(redireccionado de ociosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

ocioso, a

1. adj. Que está inactivo o desocupado no me gusta ver tanta gente ociosa. parado activo, ocupado
2. Que es innecesario o inútil estáis manteniendo una discusión ociosa. fútil útil
3. adj./ s. Perezoso, vago con lo ocioso que eres no me extraña que no encuentres trabajo. holgazán

ocioso, -sa

 
adj.-s. Que está en ocio (inacción).
Desocupado, exento de obligaciones.
adj. Que no tiene uso ni ejercicio en aquello a que está destinado.
Inútil, sin fruto.

ocioso, -sa

(o'θjoso, -sa)
abreviación
1. persona ocupado que está inactivo un hombre ocioso
2. que no tiene provecho una vida ociosa
3. que está de más una discusión ociosa
4. que está relacionado con el ocio juegos ociosos
Traducciones

ocioso

idle, useless

ocioso

nečinný

ocioso

ledig

ocioso

untätig

ocioso

joutilas

ocioso

oisif

ocioso

besposlen

ocioso

何もしない

ocioso

놀고 있는

ocioso

inactief

ocioso

uvirksom

ocioso

bezczynny

ocioso

inativo

ocioso

sysslolös

ocioso

เกียจคร้าน

ocioso

boş

ocioso

nhàn rỗi

ocioso

懒惰的

ocioso

לא פעיל

ocioso

ADJ
1. [persona] → idle
2. (= inútil) [acto] → useless, pointless; [promesa] → idle, empty
dinero ociosomoney lying idle
es ocioso especularthere is no point in speculating
Ejemplos ?
Quince días después de la escena que acabamos de referir, y a eso de las nueve de la mañana, muchísima gente ociosa presenciaba, en la calle de San Juan de Dios y parte de la de San Felipe de aquella misma capital, la reunión de dos compañías de migueletes que debían salir a las nueve y media en busca de Parrón, cuyo paradero, así como sus señas personales y las de todos sus compañeros de fechorías, había al fin averiguado el Conde del Montijo.
La materia queda incierta, dispuesta a todo, siempre ociosa, si no la mueve nadie; la causa, al contrario, esto es la razón, da forma a la materia, la hace cambiar en el sentido que quiere y produce de ella diversas obras.
Todo lo cual era cierto, Porque el alcaide en Perona Almacenaba por años Su provision, que aunque corta Bastaba para su gente, Que descuidada y ociosa En la cuidad se ocupaba Todo el año sin zozobra.
Se desea promover nuevos vínculos entre actores productivos, pero también proteger al campesino en su asociación con socios mercantiles y garantizar que las sociedades no se orienten hacia la concentración de tierra ociosa o con fines especulativos.
Al enfrentarse con la situación alemana, la literatura socialista francesa perdió toda su importancia práctica directa, para asumir una fisonomía puramente literaria y convertirse en una ociosa especulación acerca del espíritu humano y de sus proyecciones sobre la realidad.
En el siglo XIII, y hacia sus mediados, después de hechas las paces con los moros, cuando a éstos no les había quedado más que la Bética, fue cuando nuestra nobleza, que parecía quedar ociosa, se entregó a esta clase de diversiones, haciendo de ellas una función nacional, con preferencia a las cañas, sortijas, etcétera, de los moros, y a los torneos y aventuras quijotescas, que tomaron de allende los Pirineos.
Por los años de 1780 comía pan en esta ciudad de los reyes un bendito de Dios, a quien pusieron en la pila bautismal el nombre de Ramón. Era éste un pobreto de solemnidad, MANTENIDO por la caridad pública, y el hazmerreir de muchachos y gente ociosa.
Por tanto, no le aconsejaré, mi buen amigo, ninguno de esos pretendidos remedios que, bajo pretexto de curar los síntomas, atacan el temperamento. No, ¡nada de medicación ociosa!, ¡régimen nada más!, sedantes, emolientes, dulcificantes.
3ª La tercera es, que en el assiduo jurar por la criatura se ha de temer más la idolatría en los imperfectos que en los perfectos. No decir palabra ociosa, la qual entiendo, quando ni a mí ni a otro aprovecha, ni a tal intención se ordena.
Antíloco no se apartaba nunca de los enemigos, sino que se agitaba en medio de ellos; su lanza, jamás ociosa, siempre vibrante, se volvía a todas partes, y él pensaba en su mente si la arrojaría a alguien, o acometería de cerca.
¡Los salones de la independencia!, es decir, los estrados hechos de adobe y cubiertos por alfombras pintarrajeadas y tapizados los pavimentos con ordinaria jerga, debían ser para morirse de tedio y bostezar a toda mandíbula; ni un solo bronce barbedien, arrogante, espléndido, macizo, así como regalo de empresario; ni un triste bibelot (diré chuchería artística, o cosa así porque esos terminachos franceses, me hacen poner colorado), de ellos que embellecen las radiantes salas de hoy, y dan ocupación ociosa a la bella castellana; en fin, nada de todo ese maravilloso conjunto de esplendideces, comodidades y llámenle ustedes, necesidades, inventadas hoy para dicha, solaz y gloria de la brillante sociedad moderna.
Las utilidades de las empresas servirán, en parte, para mejorar los sueldos y salarios de los que allí trabajan, pero el más alto porcentaje de esas utilidades y esos excedentes deben ser invertidos para crear nuevas fuentes de trabajo, nuevas empresas, para movilizar la capacidad ociosa de muchas de ellas.