ocio

(redireccionado de ocios)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ocios: ociosa

ocio

(Del lat. otium, reposo.)
1. s. m. Inactividad laboral que se dedica al descanso, el entretenimiento o a otras ocupaciones en su tiempo de ocio se dedica a pintar. asueto, olganza
2. Entretenimiento o diversión reposada ahora que no trabaja se ha dado al ocio. recreo
3. s. m. pl. Obras que se hacen durante el tiempo libre.

ocio

 
m. Cesación del trabajo, inacción o total omisión de la actividad.
Diversión u ocupación reposada por descanso de otras tareas.
sociol. Diferencia entre el número de horas disponibles para el trabajo y la duración del trabajo medido en horas, deduciendo de esta diferencia el tiempo dedicado a mejorar el nivel cultural. El tiempo de ocio equivale al tiempo libre voluntario.

ocio

('oθjo)
sustantivo masculino
1. descanso de las actividades habituales Aprovecha sus momentos de ocio para leer.
2. labor que se realiza como distracción en el tiempo libre Mi ocio es leer.
Sinónimos

ocio

sustantivo masculino
Traducciones

ocio

volný čas

ocio

fritid

ocio

vapaa-aika

ocio

slobodno vrijeme

ocio

余暇

ocio

레저

ocio

fritid

ocio

lazer

ocio

fritid

ocio

เวลาว่าง

ocio

thời gian rỗi

ocio

свободно време

ocio

休閒

ocio

SM
1. (= tiempo libre) → leisure
ratos de ocioleisure time, spare time, free time
cultura del ocioleisure culture
guía del ociowhat's on
2. (= inactividad) → idleness
3. ocios (= actividades) → leisure pursuits

ocio

m leisure
Ocio   
Ejemplos ?
Así es que del fruto de sus ocios literarios no obtuvo mas que un Beneficio eclesiástico en Sevilla, sin buscarlo, y acaso sin haberse atrevido á desearlo.
Partido así el espíritu en amores contradictorios e intranquilos; alarmado a cada instante el concepto literario por un evangelio nuevo; desprestigiadas y desnudas todas las imágenes que antes se reverenciaban; desconocidas aún las imágenes futuras, no parece posible, en este desconcierto de la mente, en esta revuelta vida sin vía fija, carácter definido, ni término seguro, en este miedo acerbo de las pobrezas de la casa, y en la labor varia y medrosa que ponemos en evitarlas, producir aquellas luengas y pacientes obras, aquellas dilatadas historias en verso, aquellas celosas imitaciones de gentes latinas que se escribían pausadamente, año sobre año, en el reposo de la celda, en los ocios amenos del pretendiente en corte...
He observado el hervidero del innúmero hormiguero en sus horas de fatigas... Si en los ocios invernales sus costumbres son iguales ¡son muy sabias las hormigas!
La fortuna ha dispuesto admirablemente tus hijos para proporcionarte apoyo y deleite; puedes descansar en el favor del uno y gozar de los ocios del otro.
Que muchos de los capitanes que acompañaron a Pizarro en la conquista, así como los gobernadores de Vaca de Castro y La Gasca, y los primeros virreyes Nuñez de Vela, marquez de Cañete y el conde de Nieva, distrajeron sus ocios en las peripecias de un partida, no es cosa que llame la atención desde que el primer arzobispo de Lima fue vicioso en el juego del ajedrez, que hasta llego a comprometer, por no resistirse a tributarle culto, el prestigio de las armas reales.
100 Hacia ella, entonces, apresurada, se cuenta que de todas partes la juventud griega sus penetrales fuegos había abandonado, para que Paris, en una secuestrada adultera gozándose, libres ocios no pasara en un pacífico tálamo.
Tenía por todo recurso un beneficio pequeño que le ayudó a ordenarse; pero una vez recibido sacerdote, renunció a él para vivir en la pobreza evangélica. Los ocios que le dejaba su santo ministerio, los empleaba en visitarlos hospitales y en consolar a los enfermos.
Hágolo también por la necesidad de estímulo que en aquella comarca sienten los jóvenes que dedican sus ocios á la literatura y al arte, hoy más que nunca excepcionales en aquella sociedad devorada por el positivismo y por doctrinas disolventes.
Supo el ingenio de Rebolledo, en la continua alternativa de los graves negocios de la política y de las sangrientas facciones de la milicia, aprovechar sus ocios dignamente con la dulce familiaridad de las Musas: y su christiana filosofía estrechó tan íntimamente estas tan opuestas tareas, que ni el peso de tantas fatigas, ni la carcoma de los años, pudieron debilitar el vigor de su entendimiento y espíritu, como lo publican las producciones que dió en su mas avanzada edad.
Tiene esta inconsecuencia su disculpa en que las Escenas no se escribieron con un plan determinado ni en una sola sentada, ni son obra de la madura reflexión del filósofo, sino el fruto de los ocios de un muchacho impresionable.
Las obras hasta aquí conocidas, son todas poéticas, y se dividen en quatro tomos, que comprehenden: sus Ocios, composición lírica; la Selva Militar y Política, poema didáctico dedicado al Señor Felipe IV, único en su especie; la Selva Sagrada; la Constancia victoriosa; los Trenos de Jeremías; el Idilio Sacro; y las Selvas Dánicas, que son un poema genealógico de la sucesión de los Reyes de Dinamarca.
La filosofía se comporta como soberana; ella da tiempo, pero no lo acepta. No es cosa para llenar ocios, sino una ocupación constante; es señora y reclama nuestra atención.