obsesión


También se encuentra en: Sinónimos.

obsesión

(Del lat. obsessio, -onis, bloqueo.)
1. s. f. Idea que de manera reiterada se fija en la mente su obsesión es tenerlo todo ordenado. manía, obcecación
2. SICOLOGÍA Angustia producida por la fijación persistente de una idea.

obsesión

 
f. pat. Preocupación o idea que domina y acapara la atención intelectual y que siempre va acompañada de un penoso sentimiento de ansiedad.

obsesión

(oβse'sjon)
sustantivo femenino
1. preocupación o pensamiento que no se puede apartar de la mente obsesión por el trabajo
2. idea, palabra o imagen que se impone en la mente de manera repetitiva Tengo una sola obsesión: el éxito.
Sinónimos

obsesión

sustantivo femenino
idea fija, tema, manía, psicopatía, psicosis. serenidad, ecuanimidad.
Psicopatía y psicosis se refieren a la obsesión que tiene un demente.
Traducciones

obsesión

obsession

obsesión

utkvělá myšlenka

obsesión

besættelse

obsesión

Besessenheit

obsesión

pakkomielle

obsesión

obsession

obsesión

opsesija

obsesión

執着

obsesión

집념

obsesión

obsessie

obsesión

besettelse

obsesión

obsesja

obsesión

obsessão

obsesión

besatthet

obsesión

การครอบงำจิตใจ

obsesión

takıntı

obsesión

sự ám ảnh

obsesión

着迷

obsesión

Мания

obsesión

אובססיה

obsesión

SFobsession

obsesión

f obsession
Ejemplos ?
La obsesión de la riqueza a toda costa, propició la corrupción de los cimientos y las estructuras de la Nueva España .Ante esta situación, los pueblos indígenas vieron en la corrupción una manera de mantener de alguna forma sus tradiciones y costumbres, y por la otra de literalmente sobrevivir.
Porque mi gran obsesión en estos días, viendo este inmenso despliegue de solidaridad del conjunto de la sociedad argentina, de empresarios, de sectores sociales, no solamente aquellos que han hecho donaciones, sino aquellos que están trabajando noche y día, restándole horas al sueño, al trabajo, jóvenes de movimientos políticos, de organizaciones no gubernamentales, de escuelas religiosas, en fin, la sociedad en pleno movilizada con mucha solidaridad, mi gran obsesión es que todo esto que la gente está dando y todo esto que está dando el Gobierno, llegue a quienes realmente lo necesitan, que nadie se quede con lo que no le corresponde.
No debemos estar tan sumido en Watergate que no somos capaces de responder a los desafíos de superar importancia para América y el mundo. No podemos dejar que una obsesión con el pasado destruir nuestras esperanzas para el futuro.
Eso también es solidaridad y quiero reconocer también ese gesto y pedirles a todos que tengamos grandes gestos de solidaridad como los que estamos teniendo porque siempre por allí hay alguien que piensa que puede sacar provecho de una suerte de tragedia o de desgracia y eso es malo, no solamente para el que lo hace, sino fundamentalmente, para todas aquellas personas que han donado, que se han acercado confianza y que tantas veces, en otras oportunidades y con otras historias, han sido defraudadas. Por eso, mi gran obsesión es que todo llegue a quien realmente lo necesita porque ha tenido una inmensa desgracia.
En la obsesión de resguardar la sorpresa estratégica, se eligió el peor momento desde el punto de vista de la política internacional.
Después de 12 semanas y 2 millones de palabras de testimonio televisado, hemos llegado a un punto en el que un continuo, la obsesión hacia el pasado con Watergate está causando esta Nación a las cuestiones de negligencia de mucha mayor importancia para todos los estadounidenses.
Por eso quería dirigirme a todos ustedes hoy para comunicarles estas medidas, para decirles que el día lunes el señor Director General de la ANSES por la mañana va a dar mayores precisiones sobre la forma de acceso a estas medidas y reitero para finalizar: mi gran obsesión, mi gran pedido a todos los argentinos es que esto llegue a los que realmente lo necesitan.
Un día en que mi agitación era mayor que de ordinario me dijo: – Sólo hay un remedio para que os desembaracéis de esta obsesión, y aunque es una medida extrema la llevaremos a cabo: a grandes males, grandes remedios.
Los que con más nos quedamos de YPF fuimos Mendoza y los santacruceños. Kirchner tenía obsesión con YPF. Por ley 24.474 se eliminó la necesidad de ley y por lo tanto el Estado se podía desprender y quedarse con una acción.
Para no prolongar el relato extendiéndome en alguna de sus circunstancias más que en otra, puedo, para terminar, señalar la coincidencia de que las advertencias del conductor de la locomotora incluían no sólo las palabras que el desafortunado guardavía me había repetido como su obsesión, sino también las palabras que yo mismo –y no él– había asociado, tan sólo en mi mente, a los gestos que había imitado.
Sí, hacía ya mucho tiempo que el deseo de paladear un mate de aquella hierba olorosa y fragante era en ella una obsesión, una idea fija de su cerebro de sexagenaria.
En su obsesión de ver criminales por todas partes, la falta más leve adquiría a sus ojos las proporciones de un delito cuyo castigo ejecutado por su propia mano revestía a veces caracteres de crueldad salvaje.