obra de arte

Traducciones

obra de arte

Kunstwerk

obra de arte

umělecké dílo

obra de arte

kunstværk

obra de arte

work of art

obra de arte

taideteos

obra de arte

œuvre d’art

obra de arte

umjetničko djelo

obra de arte

美術品

obra de arte

미술품

obra de arte

kunstwerk

obra de arte

kunstverk

obra de arte

dzieło sztuki

obra de arte

obra de arte

obra de arte

konstverk

obra de arte

งานศิลปะ

obra de arte

sanat eseri

obra de arte

tác phẩm nghệ thuật

obra de arte

艺术作品
Ejemplos ?
Utilizando sus conocimientos de cómo hacer colores eternos, como lo habían hecho en TEOTIHUACAN, o los hermanitos MAYAS en BONAMPAK, lograrían hacer una obra de arte maravillosa, tan prodigiosa que sólo cual milagro sería concebida.
Además, su riqueza emocional, que siempre es un punto de partida para la expresión artística, lo capacita poco a poco en la captación de los plurales sentidos que adopta el significado en la obra de arte, sea música o escultura, cinematografía o danza, literatura o pintura.
Al igual que un niño es en realidad algo que quiere llegar a ser un hombre, así también el poema es sólo una cosa natural que quiere llegar a ser una obra de arte.
Había desaparecido el sol de oro, evaluado en más de cuarenta mil pesos, y cuyas ricas perlas, rubíes, brillantes, zafiros, ópalos y esmeraldas eran obsequio de las principales familias de Lima. Aunque el pedestal era también de oro y admirable como obra de arte, no despertó la codicia del ladrón.
De su vida de hombre yo no he de hablar, porque sabe poco de Cuba quien no sabe cómo peleó él por ella desde su juventud, con sus sonetos clandestinos y sus sátiras impresas; cómo dio en España el ejemplo, más necesario hoy que nunca, de adquirir fama en Madrid sin sacrificar la fe patriótica; cómo empleó su riqueza, más de una vez, en hermosear a su alrededor la vida, de modo que cuanto le rodeaba fuese obra de arte, y hallaran a toda hora cubierto en su mesa los cubanos fieles y los españoles generosos; cómo juntó, con el cariño que emanaba de su persona, a cuantos, desagradecidos o sinceros para con él, amaban como él la patria, y como él escribían de ella.
Aquella obra de arte de la arquitectura le gustó infinitamente a míster Dick, y el honor de habitar encima de aquellas columnas yo creo que le hubiera consolado de muchas molestias; pero como en realidad no había más objeción que hacer al alojamiento que la variedad de perfumes de que he hablado, y quizá también la falta de espacio en la habitación, quedó encantado de su alojamiento.
El Nacimiento no es una obra de arte a los ojos de los adultos; pero los chicos encuentran tanta belleza en las figuras, expresión tan mística en el semblante de todas ellas, y propiedad tanta en sus trajes, que no crean haya salido de manos de los hombres obra más perfecta, y la atribuyen a la industria peculiar de ciertos ángeles dedicados a ganarse la vida trabajando en barro.
Yo lo miraba desde las ventanas del despacho de él cuando era Presidente, cuando comenzó a remodelar por afuera toda la Casa de Gobierno, y después lo seguía mirando por supuesto cuando habíamos decidido que se hiciera la obra, y cuando lo acompañé a México, me comprometí a rescatar el Siqueiros y entonces decidimos colocar el Siqueiros que hoy está aquí a nuestras espaldas, una verdadera obra de arte de un muralista como Siqueiros pero además un símbolo también de la Argentina: no fue pintado en cualquier momento, es el único mural no político de Siqueiros, fue pintado durante la década infame en nuestro país en la casa de quien era el dueño de Crítica, el diario que también, ya van a ver la historia, dominaba la comunicación de la Argentina en aquellos años.
Es bella la piel en los hombros de una muchacha porque el hombre que la amaba se desangró por conseguírsela. Este es su valor, como el de una obra de arte cualquiera, que para ser tal debe dejar exhausto un corazón.
Y el prestamista volvió a redoblar con los dedos sobre el mostrador, mientras el desconocido se alejaba grave, silencioso y sombrío. -¡Pero si es una obra de arte!
Su primer libro publicado, el único, como lo he dicho, apenas conocido por unos cuantos devotos amorosos de la poesía, de la lectura íntima y gozosa, esa que nos sumerge en los océanos del universo sígnico subyacente en la obra de arte y nos contacta con las redes vitales de lo humano, fue Naturalezas muertas, un bello libro orlado con los dibujos poemáticos de Armando Puhyol (Ah, qué familia de artistas).
En el centro de aquella interminable sala desierta había un lago helado, roto en mil pedazos, tan iguales entre sí que el conjunto resultaba una verdadera obra de arte.