Ejemplos ?
Esperando el reencuentro amoroso, o el desencuentro, su lírica deviene pasionaria, como esa insólita flor que cual hiedra, retenida en una pared o abrazada y abrasada a un árbol, se abre al mínimo rocío que derrama, cual trágicas lágrimas que sonríen, no de dolor, sino de nostalgioso placer, porque no llega el colibrí que alado la recorra, la penetre y extraiga fiel o infiel el perfume de la incesante espera.
Poesía… si vuelvo cabizbajo y nostalgioso no es por eso que dejé en los basureros con sus olores agrios y sus sudores muertos, sino por ti, que aún sigues tan intacta como cuando te orillé a los límites de un despertar sin salvas y tu quedaste paciente en los facsímiles...