Ejemplos ?
El asunto es muy simple, en verdad, y no tengo duda que podremos manejarlo suficientemente bien nosotros solos; pero he pensado que a Dupin le gustaría conocer los detalles del hecho, porque es un caso excesivamente singular.
Nos fuimos muchos de nosotros solos a hablar con la gente, muchos otros diputados hicieron lo mismo y empezamos a ver los problemas reales que estaban sucediendo, hablando con los ciudadanos afectados, ahí pudimos constatar el dolor, nadie nos lo platicó, lo vimos, y pudimos detectar problemas de suma gravedad.
¿Diremos, para justificar nuestro propósito, que hemos encontrado el secreto de hacer la felicidad del país, diremos que entre toda esa turba multa de apóstoles que aspiran a regenerar a la pobre España, nosotros solos somos los buenos, y que por ende merece nuestra palabra la fe, la autoridad y el aplauso que a toda palabra ajena le negamos?
Tuvimos un vagón para nosotros solos, pudimos dejar las ventanillas abiertas durante toda la noche y conversamos agradablemente hasta que llegó el momento de dormir.
Cuando se detuvo en el jardín para alumbrarme a la vuelta con su linterna pude observar que me miraba de nuevo con preocupación; pero no le di importancia; estaba demasiado ocupado reflexionando sobre lo que me había dicho, demasiado impresionado, por primera vez, por la idea de que teníamos que hacemos nosotros solos nuestro porvenir, Dora y yo, y que nadie podría ayudarnos.
Que también nuestros ruegos desinteresados sean escuchados por los dioses. ¿Hasta cuando no pidiésemos nada a los dioses, como si aún nosotros solos no pudiésemos mantenernos?
Porque el satélite no es que nos juntamos en el fondo del garaje de De Vido e hicimos el satélite. No, fundamos una empresa, una empresa que se llama AGROSAT, que fue hecha por ley, también la aprobamos nosotros solos.
3 Y dijóles Zorobabel, y Jesuá, y los demás cabezas de los padres de Israel: No nos conviene edificar con vosotros casa á nuestro Dios, sino que nosotros solos la edificaremos á Jehová Dios de Israel, como nos mandó el rey Ciro, rey de Persia.
No recuerdo por medio de qué sutilezas y sinrazones llegamos a convencernos de que robar era acción meritoria y bella; pero sí sé que de mutuo acuerdo, resolvimos organizar un club de ladrones, del que por el momento nosotros solos éramos afiliados.
Irritados los atenienses con estas derrotas, y no sabiendo por qué medio prevenir nuevas desgracias, después de haber deliberado, creyeron que el mejor expediente era enviar a consultar al oráculo de Ammon, y suplicarle que les dijera por qué los dioses concedían la victoria más bien a los lacedemonios que a nosotros, que les ofrecemos más frecuentes y preciosos sacrificios que el resto de la Grecia; que decoramos sus templos con más ricas ofrendas que ningún otro pueblo; que hacemos todos los años en su honor las procesiones más suntuosas y más imponentes; y que, en una palabra, gastamos en el culto nosotros solos más que todos los demás griegos juntos.
Entendía yo que era, no solo obligado que tratásemos entre nosotros solos de nuestros intereses, separados y diferenciados, sino que con este procedimiento se ahorraba hasta tiempo y molestias a todos nosotros.
Cuando Theleforon acabó de contar su historia, los que estaban a la mesa, ya alegres del vino, comenzaron otra vez a dar grandes risotadas; y en tanto que bebían lo acostumbrado, díjome Birrena de esta manera: -Mañana se hace en esta ciudad, desde que se fundó, una fiesta muy solemne, la cual nosotros solos y no en otra parte festejamos con mucho placer y gritos de alegría al santísimo dios de la risa .