noblemente

noblemente

 
adv. m. Con nobleza.
Traducciones

noblemente

ADVnobly
Ejemplos ?
Compañeros... hemos cumvlido noblemente el juramento que hicimos en Rutli. WALTHER FURST.––La empresa está comenzada, pero no acabada.
Necesita de mis cuidados, y su hijo vive lejos de él. Odiado por el gobernador, porque defendió noblemente la causa de la justicia y la libertad, ¡ay!
Allí está. ¡Qué noblemente pliega el aromático turbante blanco y rojo de mil rizos! Salud al califa espléndido, magnífico, soberano.
Alguien, presentándose noblemente como guerrilla avanzada de quien no aparece todavía, ha disparado un venablo..., no sé cómo decir esto, ha disparado un venablo en dirección cenital.
Ahora bien: establecido el campamento de Rodríguez en San José del Uruguay, Lavalleja se apresuró a reconocerlo como jefe militar superior y a ponerse a sus órdenes desde luego, noblemente, lealmente.
Pidiome que le entregase un presente de valor, que despachaba a Lisboa a mi hermana, en ocasión que se casa noblemente; dísele, en fin, y metió en la caja prevenida, perlas, diamantes, olor, guantes, zapatillas, medias; y a vueltas desto encerró bujerías que, curiosas, ocupaban un cajón.
¡Triste suerte la de no parecemos a nosotros mismos, la de encerrar nuestros hermosos sueños en una carne «desmayada y baja!». ¡Ya que es preciso gastarnos, suspira el poeta, gastémonos noblemente!
Me congratulo con el congreso y con la nación, por el resultado satisfactorio de los negocios del Sur: tanto por la conclusión de la guerra, como las muestras nada equívocas de benevolencia que hemos recibido del gobierno peruano, confesando noblemente que fuimos provocados a la guerra con miras depravadas.
¿Cómo gastarse noblemente? ¿Cómo gastarse noblemente en el seno de una sociedad innoble? ¿Cómo adquirir, en el caos, la belleza de las ruinas, la altiva languidez del pasado heroico?
Artistas del mal con nostalgias del bien, apenas asoma a nuestra faz un resplandor fugitivo del ideal imposible; en ella, en la máscara horrible de las caras marchitas, retratamos todas nuestras cobardías y desilusiones olvidadas. Máscara cruel que revela lo despreciable y esconde lo santo. ¡Gastarse noblemente! ¿Quién lo sabe?
La suprema aspiración de los firmantes, lo que su deber les aconseja, lo que los hace ofrecer todos sus sacrificios, incluso el de la vida misma, es el ideal noblemente sentido de reconquistar para Chile los principios fundamentales y sagrados de la democracia sana y honesta, sobre la cual se cimentó el majestuoso edificio de su progreso en el pasado, y que debe servir de cimiento restaurado para fundar la grandeza nacional en el porvenir.
Sea por aquel exceso de trabajo, cuya abrumadora fatiga hubiera quebrantado la más robusta constitución, o por otra causa desconocida, su taciturnidad aumentó de día en día y su musculoso cuerpo fue perdiendo poco a poco aquel aspecto de fuerza y de vigor que contrastaba tan noblemente con la débil contextura de los mineros, esos proscritos del aire y de la luz que llevaban impresa en sus rostros de cera la nostalgia de los campos alumbrados por el sol.