no hay mal que por bien no venga


También se encuentra en: Sinónimos.
Traducciones

no hay mal que por bien no venga

всяко зло за добро

no hay mal que por bien no venga

every cloud has a silver lining
Ejemplos ?
—No sé qué decirle. Ahora siento que no hay mal que por bien no venga. Luego pasaré a contarle cómo me fue, si usted me lo permite.
Un renovado optimismo parecía recorrerle todos los rincones de su cuerpo. Iba feliz. No hay mal que por bien no venga, volvía a pensar.
Para atenuar, en efecto, las futuras responsabilidades y sacar el cuerpo en lo posible a las amenazadoras represalias, los funcionarios comenzaron por ralear y acabaron por no presentarse en la Municipalidad, dejando en manos de don Juan Manuel la suma de los poderes públicos. Éste, viendo la diserción, pensaba: -¡No hay mal que por bien no venga!
Pero acá no hubo ni abuela, sí hubo y hay nietos, pero lo que es más importante es que hemos podido hacer esto en un período -el que le tocó gobernar a él- con un mundo en contra, fuera del mercado de capitales, que para nosotros, paradojalmente, fue una bendición porque impidió que se inyectara a nuestro sistema financiero activos tóxicos como pasó. Dice Dios que no hay mal que por bien no venga, viejo refrán.
Viviremos juntos en la vida y en la muerte. No hay mal que por bien no venga, por grande que el mal sea y por pequeño que sea el bien, o al revés.
Nadie quiso prestarme su auxilio; y fuerza me fue cumplir solo este deber. Pero, como dice el adagio, no hay mal que por bien no venga.
De buena gana se hubiera ido con su hermano; pero como tiene el defecto que está usted viendo, no ha tenido más remedio que quedarse en la fábrica ganando, como yo, su buen jornalito. De suerte que no hay mal que por bien no venga.
No nos pusimos ni a rezongar, ni a quejarnos, ni a echarle la culpa a nadie de que no íbamos a poder hacer Tecnópolis. Para nada, nos pusimos a pensar cómo lo hacemos y la verdad que no hay mal que por bien no venga, como decía mi abuela.
Ya de la intensa amargura que pusiera en su pecho la traición de la mujer querida no quedaba en él rencor alguno: su buena suerte en América, su trabajo recompensado, ofició sin duda para con sus heridas de bálsamo consolador, y al poco tiempo, al pensar en el ídolo, ya roto y polvoriento, murmuraba indiferente: -¡En medio de to no hay mal que por bien no venga!
- CONDUCTOR : Los dichos populares siempre tienen un mucho de sabiduría, y dicen que No hay mal que por bien no venga, y a lo mejor este mal nos ayudó a ubicarnos en el lugar que nos corresponda y a continuar en el esfuerzo para construir el país que queremos entre todos.
Algunas comedias más se publicaron en distintas colecciones, como Quien mal anda mal acaba, No hay mal que por bien no venga y La culpa busca la pena, y el agravio la venganza.
No se conoce a ciencia cierta por qué no se publicó en sus comedias. Tampoco se sabe cuándo vio la luz No hay mal que por bien no venga, aunque se conjetura que fue escrita antes de 1630.