nestoriano

(redireccionado de nestorianas)
Búsquedas relacionadas con nestorianas: monofisismo

nestoriano, a

1. adj. RELIGIÓN Del nestorianismo.
2. adj./ s. RELIGIÓN Que es seguidor o partidario del nestorianismo.

nestoriano, -na

 
adj.-s. rel. Partidario de Nestorio.
adj. Relativo a Nestorio o al nestorianismo.
Ejemplos ?
Los califas de Damasco y primeros abbasíes fueron tolerantes hacia las antiguas religiones, perdurando en Persia las creencias zoroastrianas, monofisitas y nestorianas.
E Incluido completo en el Canon Amplio Oriental del Antiguo Testamento, seguido por las Biblias propias de la Iglesia Ortodoxa. Todos estos libros están dentro del canon de las iglesias nestorianas y del canon de la Iglesia Copta.
en el oeste de China y en Mongolia (especialmente en el Imperio tangut, más tarde entre los Keraitas y los Naimanos llegando a encontrarse luego cruces cristianas nestorianas entre los kirguises y jakasios, por ejemplo en la zona de Minusinsk).
Otros libros fueron vistos como textos sagrados e inspirados por comunidades judías marginadas, padres de la iglesia y grupos de cristianos, siendo rechazados como apócrifos más tarde, o más allá de los contextos en los cuales ellos fueron acogidos: La Peshitta siríaca, la Biblia «oficial» de todas las iglesias Siríacas Nestorianas (las Iglesias de Siria, Asiria, Caldea, el Asia Central, Armenia, el Turquestán, China y la India, de entre cuyas filas se separó Mahoma, y, en cuyo seguimiento, a su vez, el Islam musulmán), incluye en su Libro de los Salmos, además del Salmo 151, los Salmos numerados 152, 153, 154 y 155, y la versión siríaca a la Apocalipsis de Baruc.
En 489, cuando la Escuela de Edesa en la Mesopotamia fue clausurada por el emperador bizantino Zenón por sus enseñanzas nestorianas, la escuela se trasladó desde su sede original a la ciudad de Nisibis, llegando a ser una nueva escuela cristiana difisita denominada Escuela de Nísibis, dando lugar a una ola de inmigración nestoriana hacia Persia.
IX; también entre los siglos VIII a X se distinguió la familia de médicos cristianos nestorianos de los Bukhtishu o Bakhtishu' o Bajtishu. Las escuelas cristianas «nestorianas» prosperaron en centros como el de Gundishapur (Persia) y Muharraq (en el actual Baréin).
A fines de siglo XIX e inicios de siglo XX las comunidades cristianas difisitas o "nestorianas" que mantenían más fuerte su doxología eran las ubicadas en el norte de Irak (principalmente en torno a Mosul) y el Kurdistán (los montes Hakkâri, Yulamerk o "Çölemerik") y, principalmente el valle del Gran Zab (zonas curdas actualmente dentro del control turco), en el valle del Gran Zab se ubicaba el núcleo religioso de los asirios actuales (Suryoyo): la ciudad monástica de Kodshanes o Qodshanes al pie sudoriental de los montes Hakkâri casi totalmente destruida por los turcos durante la Primera guerra mundial; también otro núcleo de "asirios" (Suryoyo) cristiano nestorianos se ubicaba en Urmiah (Azerbaiyán Persa).
Actualmente subsisten las iglesias nestorianas en la India, en Irak, Irán, China y en Estados Unidos y otros lugares donde a lo largo del siglo XX han migrado comunidades de los países citados.
Primero, intentó establecer una alianza con el papa Vigilio en su lucha contra Totila; posteriormente, decidió arrestar al papa y mantenerlo cautivo en Sicilia y, luego, en Constantinopla, con el objeto de obtener de él una condena de los Tres capítulos (los escritos de tres teólogos sospechosos de tendencias nestorianas).
Mientras que las misiones cristianas nestorianas se difundieronentre los turcos orientales (como los uighures) y algunas tribus de mongoles pre-gengiskánidas como los khitan o kitans, al parecer es de esa época que surge en Europa la leyenda parcialmente cierta de El Preste Juan, siendo «Juan» una alteración de la palabra khan.
Marco Polo, durante el siglo XIII, y otros importantes escritores medievales (como el sacerdote católico italiano Pian del Carpine) señalaron la existencia de algunas comunidades cristianas nestorianas en el Medio Oriente, en la costa sudoeste de la India (el Malabar), en el Asia Central, en China y Mongolia.
No obstante, aunque el territorio persa quedó así inmerso en el nuevo Imperio árabe, lo cierto es que los califas de Damasco no forzaron una política de conversiones, sino que toleraron dentro de sus fronteras las antiguas religiones. Así, en Persia perduraron la creencias zoroastrianas, monofisitas y nestorianas.