neblina

(redireccionado de neblinas)
También se encuentra en: Sinónimos.

neblina

1. s. f. METEOROLOGÍA Niebla poco espesa y baja la neblina dificulta la conducción al reducir la visibilidad. bruma
2. METEOROLOGÍA Enturbiamiento de la atmósfera provocado generalmente por la contaminación al llegar a la zona industrial, una neblina maloliente enrarecía el aire. smog
3. Cualquier cosa que impide o dificulta la visión o comprensión su explicación no me sirvió de nada sino que fue una neblina más.

neblina

 
f. meteor. Niebla espesa y baja.

neblina

(ne'βlina)
sustantivo femenino
1. niebla baja y un poco espesa El camino estaba lleno de neblina.
2. acumulación contaminante que oscurece la atmósfera México DF está permanentemente cubierto por una neblina gris.
Sinónimos

neblina

sustantivo femenino
Traducciones

neblina

mist

neblina

mlha

neblina

tåge

neblina

usva

neblina

brume

neblina

izmaglica

neblina

もや

neblina

안개

neblina

mist

neblina

tåke

neblina

mgiełka

neblina

névoa

neblina

dimma

neblina

หมอก

neblina

sis

neblina

sương mù

neblina

薄雾,

neblina

мъгла

neblina

neblina

SF
1. (Meteo) → mist, mistiness
2. (fig) → fog
Ejemplos ?
San Matías iguala las noches con los días. Año de heladas, año de parvas. Año de neblinas, año de hacinas. Año de brevas, nunca lo veas.
Henchía los pulmones un airecillo con aromas de espliegos y de tomillo; flotaban las neblinas en la hondonada, bramaban los becerros en la majada, las alondras corrían por los caminos, las urracas chillaban en los espinos, silbaban los vaqueros, cantaba el cuco y graznaba el imbécil abejaruco.
A la orilla del mar se piensa siempre; el continuo ir y venir de olas; la perenne visión del horizonte; los barcos que cruzan el mar a lo lejos sin que nadie sepa su origen o rumbo; las neblinas matinales durante las cuales los buques perdidos pitean clamorosamente...
Quiero un hombre de rïanos, que te quiera, quiero un hombre con agallas de los nuestros, d'esos hombres que dispiertan las gallinas cuando salen con los burros del cabresto, y en el campo despabilan las alondras agachás entre los surcos del barbecho, qu'esparraman sus chilríos d'amor cuando viene el sol agateändo por los cerros y s'ajuyen las neblinas y s'apagan las estrellas y la luna y los luceros.
En aquel cubo sombrío, de techo cruzado por enormes vigas, y que la cocina de la fonda inundaba de neblinas de menestra y de sebo, se movía el tumulto oscuro, una «merza» de ladrones, sujetos de frentes sombreadas por las viseras de las gorras y pañuelos flojamente anudados en el escote de las camisetas.
Helos así: brújulas humíferas, edificios de neblinas, plazas de matrices, nacimiento de las muertes, rasgar de bazucas posnatales, existencias balbucientes...
¡Y si huyendo de Noviembre Las arrecidas neblinas Vemos a las golondrinas De nuestra patria volver, Al dintel de nuestras tiendas A saludarlas saldremos, Y de gozo lloraremos Mientras se alcancen a ver!… Señor, besad esa tierra, Orad un punto y partamos, ¡O tornemos y muramos De una vez junto al Genil!… ¡Tenéis razón!
Y el rancho de antaño se había cambiado por un palacete, donde venía a pasar, el patrón una temporada en la primavera; otra en la Semana Santa, a cazar; y los muchachos a domar petizos, y los mayores a cansar la caballada. Días felices aquellos, cuyo recuerdo se iba perdiendo ya, envuelto en las neblinas del tiempo que corre.
¿Siguiendo la ola que en las riberas, que en las riberas parece hablar, y en las neblinas de las quimeras dejando su alma volar, volar?
Valles floridos, rudas colinas, gradas gigantes de inmenso altar, alzan en blancas, tibias neblinas, como las aves himnos suaves, que desarrugan la frente torva del ancho mar.
No es raro, por tanto, que ese mono lo haya logrado, máxime cuando el mismo Cielo y la Tierra colaboraron en la formación de su cuerpo, el sol y la luna fueron los encargados de modelar sus rasgos y él mismo posee una cabeza que señala directamente a los Cielos, unos pies que se apoyan en la Tierra Para andar y se alimenta de neblinas y rocío.
Y allá a lo lejos, por la angosta calle que la abren en dos bandas cien colinas, Valladolid dibújase en el valle, velada entre las pálidas neblinas.