Ejemplos ?
En la nave central están en rueda todos los taburetes del pueblo, el gran tablero de vaqueta embetunado y la ostentosa mesa de los "réplicas y catedráticos", paramentada con las colchas de damasco de misiá Nicolasa.
En la amplia nave central alzábase, negro e imponente, el catafalco de la muerta; seis blandones reflejaban sus luces en las guarniciones y lágrimas de plata de las fúnebres colgaduras.
La nave central era de enormes proporciones y sobrecogía por las montañas de polvo acumulado sobre los bancos, el altar, el púlpito y el órgano, y las inmensas colgaduras de telaraña que se desplegaban entre los arcos apuntados del triforio.
Entra en seguida á describir la parte arquitectónica de la iglesia en su exterior estratégico y su interior desnudo de belleza en su nave central.
Arremolinado el pueblo, le abría calle y lo miraba pasar por la nave central de la iglesia con arrogantísimo aire, que por entonces era su señoría muy gallardo mozo, aunque con dientes grandes y torcidos colmillos.
El olor a tierra húmeda, el aire frío, el sentimiento de que la puerta de la iglesia está cerrada al mundo, el sonido del órgano bajo los arcos blancos de la nave central, son las alas que me sostienen planeando sobre aquellos días lejanos, como si soñara medio despierto.
Abócase por la nave central lo mismo que un toro; rompe por entre el hombrerío, seguido de sus amos, que no piensan siquiera en santiguarse, ni en mojar el dedo en el agua bendita.
Principiada la fábrica exhibieron los jesuitas un plano en el que se veía la iglesia dividida en tres naves, dejando presumir a los curiosos que la nave central era para dar entrada al templo.
Y convocando secretamente una docena de carpinteros, mandó que cercasen de tablas el altar de Nuestra Señora de la Antigua, que se halla situado cerca de la puerta, independizándolo de la nave central y del resto del templo.
La comitiva iba a dirigirse por la nave central en dirección al altar mayor, cuando el Visitador le atajó el paso diciéndole: -¡Alto ahí, que no es ese el camino!
La iglesia de la Resurrección se construyó en 1760, en el centro del bosque, era de madera y poseía tres naves, tenía ventanas en la nave central para la iluminación, contenía pinturas del siglo XIX.
En 1763, el obispo Juan de Nicolalde traslada la entonces diócesis de la Santísima Concepción desde la destruida ciudad de Penco a la recién fundada ciudad de Concepción, para esto construyó una catedral digna para una pujante ciudad, una estructura compuesta por una gran nave central y 2 torres de unos 22 metros de altura, ubicada frente a la Plaza de Armas de la ciudad.