natal

(redireccionado de natales)
También se encuentra en: Sinónimos.

natal

(Del lat. natalis.)
1. adj. Del nacimiento.
2. Del lugar de nacimiento suele veranear en su pueblo natal. nativo

natal

 
adj. Relativo al nacimiento.
Nativo (lugar).
m. Día del nacimiento de una persona.

Natal

 
C. del NE de Brasil, cap. del estado de Rio Grande do Norte, junto al Atlántico; 606 272 h. Puerto exportador. Ind. textil, alimentaria y química. Centro comercial.

Natal

 
Prov. del E de la República de Sudáfrica, junto al Índico y fronteriza con Lesotho (SO), Swazilandia y Mozambique (N); 55 281 km 2 y 2 074 134 h. Cap., Pietermaritzburg. Agricultura. Ganadería. Carbón y oro.

natal

(na'tal)
abreviación
que tiene relación con el lugar de nacimiento casa natal
Sinónimos

natal

adjetivo
nativo, originario, vernáculo.
Vernáculo se aplica especialmente al idioma.

natal:

procedentenativo, originario, oriundo,
Traducciones

natal

rodný

natal

indfødt

natal

Heimat-

natal

synnyin-

natal

natif

natal

domaći

natal

nativo

natal

出生地の

natal

태어난

natal

rodzimy

natal

nativo

natal

infödd

natal

พื้นเมือง

natal

yerli

natal

thuộc nơi sinh

natal

ADJ [país] → native; [pueblo] → home antes de s

na·tal

a. natal, rel. to birth.
Ejemplos ?
Mejoraremos la conexión intermodal en toda la zona patagónica, desde Puerto Montt hasta Puerto Natales, pasando por Chiloé, Palena y Puerto Yungay.
Tal vez el estampido de los fuegos artificiales que durante todo el verano disparaban los vecinos de Federal Hill en honor de los santos patronos de sus pueblecitos natales de Italia.
Mas ni en mis noches divinas con estrellas diamantinas, ni en mis caseras palomas, ni en la miel de los aromas de mis natales colinas, ni en las puras azucenas, ni en las fuentes de la umbría, ni en las auroras serenas, ni en las dulces tardes llenas de profunda melodía, ni en los besos ideales, ni en las mieles musicales de las madres cuando cantan, ni en las risas celestiales de los niños que amamantan, encontró la musa mía pobre símbolo siquiera que con miel de poesía interpretarme pudiera la pureza de María...
Entre los más sobresalientes podemos encontrar a Jar Jar Binks, Capitán Tarpals y Jefe Nass. Natales de Naboo, suelen habitar áreas pantanosas y lagos.
La historia de esta raza es considerablemente larga. Los Elfos son natales de otro mundo o plano llamado Faerie, del cual deriva el nombre de Faerûn.
HORACIO Vuelto a sus playas vírgenes natales, tras larga ausencia de vagar lejano, víctima eterna de secretos males, un mísero viajero americano, así el ansia implacable y encendida, dolor y tedio, que do quiera siente traslada al libro, de su errante vida y sus íntimas penas confidente: «¡Cuántas veces me ha visto el océano ir buscando la paz del corazón!
Vuelve a las playas que te son natales de donde nunca salgas, y haga el cielo que nunca pisen el peruano suelo los que a ti, vil francés, sean iguales.
En realidad, la combinación de ambos períodos nos da que las muertes de chiquitos que son de 9.026 casos de fallecimientos de chiquitos que mueren por año; las defunciones neonatales, o sea hasta el 27 día de vida son en un 54 por ciento evitables con los controles y las defunciones post-natales, que es lo que se considera desde el día 28 hasta el primer año de vida son reducibles en 1.330 casos, para un 43 por ciento.
Tú no fuiste práctico, sublime guerrero, poeta que soñaste y realizaste la independencia de cinco naciones semisalvajes, para venir a morir, bajo techo ajeno, sintiendo dentro de ti la suprema melancolía del desengaño, a la orilla del mar que baña tus natales costas; ni tú tampoco, pobre genovés soñador que le diste un mundo a la Corona de España, para morir entre cadenas; ni tú, manco inmortal, que pasaste miserias sin cuento; ni tú, florentino sublime que con el alma llena de las ardientes visiones de tu Divina Comedia, mendigaste el pan del desterrado, ni tú, Tasso, ni tú, Petrarca, ni tú, pobre Rembrandt, ni tú, enorme Balzac, perseguido por los ruines acreedores, ni vosotros, todos, ¡oh!
Los Alancay, sin saber como, se encontraron conque, tras un año de labor ruda y continuada, no guardaban nada ahorrado, apenas si habían comido, estaban casi desnudos, y para remate, tenían con el patron una cuenta de cien sucres cada uno. Acobardados, huyeron de nuevo, rumbo a sus tierras natales.
Las dichas futuras, como las playas de los trópicos, proyectan sobre la inmensidad que les precede sus suavidades natales, una brisa perfumada, y uno se adormece en aquella embriaguez sin ni siquiera preocuparse del horizonte que no se vislumbra.
Llega también con sus estrofas buriladas con toques de luz de su espíritu brillante hasta su misma Cuna, para acariciarla con el fuego caldeado de su inspiración vibrante, haciendo de copiador auténtico en sus pupilas, aquel dombo cautivante de sus cielos natales.