naranjo

(redireccionado de naranjos)

naranjo

1. s. m. BOTÁNICA Planta arbórea de tronco liso, copa abierta, hoja persistente, ovalada, coriácea y lustrosa, con flor blanca y aromática llamada azahar y cuyo fruto es la naranja.
2. Madera de este árbol.
3. coloquial Hombre rudo e ignorante.
4. naranjo agrio BOTÁNICA El que tiene el fruto con la piel más dura, la pulpa amarilla y el sabor ácido y amargo.
NOTA: Nombre científico: (Citrus aurantium vulgaris.)

naranjo

 
m. bot. Árbol perennifolio de la familia rutáceas (Citrus aurantium), de hojas coriáceas persistentes, flores blancas aromáticas (azahar) y fruto en hesperidio.

naranjo

(na'ɾanxo)
sustantivo masculino
árbol frutal de hojas perennes y flores blancas y olorosas El fruto del naranjo, la naranja es muy gustosa.
Traducciones

naranjo

orange, orange‐tree, orange tree

naranjo

شجرة البرتقال

naranjo

taronger

naranjo

appelsintræ

naranjo

Apfelsinenbaum, Orangenbaum

naranjo

oranĝarbo

naranjo

appelsiinipuu

naranjo

oranger

naranjo

תפוז

naranjo

narancsfa

naranjo

jeruk

naranjo

arancio

naranjo

オレンジ

naranjo

apelsinmedis

naranjo

നരങങ

naranjo

appelsienenboom, sinaasappelboom

naranjo

appelsintre

naranjo

laranjeira

naranjo

portocal

naranjo

oranževec

naranjo

наранџа

naranjo

apelsinträd

naranjo

portakal, portakal ağacı

naranjo

cây cam

naranjo

橙树

naranjo

오렌지

naranjo

SMorange tree
Ejemplos ?
El cementerio musulmán es alegre, en cambio, como un carmen; los naranjos crecen entre sus tumbas, y mujeres embozadas hasta los ojos, escoltadas por gigantescas negras, van a sentarse en un canto de la sepultura de sus muertos y mueven las manos mientras, compungidas, lloran a moco tendido.
Arboles.- Los arboles de la tierra son: aguacates, zapotes, caimitos, guayabas, pincaes; todos estos silvestres y que llevan fruta de comer. De Castilla hay membrillos, higueras, naranjos, limas, limones, en abundancia.
Los límites de la parroquia serán los siguientes: Por el Este, Oeste y Sur, los mismos que le sirven al Cantón Arenillas; y en la parte norte con los sitios Bunque, Palmales, Progreso, y Quebrada Seca, en una línea intermedia, cuyos puntos referenciales se señalan así: partiendo del punto Techo del Lobos a orillas del rio Zarumilla, en línea recta hasta el primer vado del Guarumo: de aquí sigue por Loma Verde hasta las Junta o la Unión de las quebradas Cañas y Noque, que nacen en las colinas del Pan de Azúcar y Naranjos...
Cubren el cenador del huerto los naranjos llenos de rojos frutos, y en sus copas buscan refugio los alegres pájaros cuando la tarde expira.
Asesinado Francisco Pizarro, Barbarán y su mujer vistieron el mutilado cadáver con el hábito de los caballeros de Santiago, y le dieron cristiana sepultura en el vallecito de los Naranjos anexo á la Catedral.
Poseía no lejos de Sevilla el tutor una quinta retirada y alegre a maravilla, de olivos y naranjos rodeada, con un fresco jardín embellecida, con prolijo primor enriquecida y por Guadalquivir fecundizada.
El cielo de España era de una pureza admirable, los naranjos perfumaban el aire, las estrellas destilaban luces vivas y frescas, parecía que la naturaleza le daba pruebas ciertas de su resurrección, un hijo piadoso y obediente le contemplaba con amor y respeto.
Luego, a la vuelta, serán los debates sobre las ocho proposiciones, en que política y comercio andan unidos: cuando se encienda el árbol de Christmas, el día 24 de diciembre, vendrán los delegados a los festejos que disponen en New York; y acaso para cuando termine en Washington la sesión de enero, vayan, de fin de viaje, a ver los naranjos de la Florida y admirar la riqueza del hotel moruno de Ponce de León.
La segunda señal que dio Filipo fue no querer juntarse con su esposa hasta tenerla puesta casa aparte, la cual aderezó en esta forma: compró una en doce mil ducados, en un barrio principal de la ciudad, que tenía agua de pie y jardín con muchos naranjos; cerró todas las ventanas que miraban a la calle y dioles vista al cielo, y lo mismo hizo de todas las otras de casa.
DECLARACIÓN DE LOS COMISIONADOS Los dos comisiondos declararon igualmente que el río de San Fernando y el de Los Naranjos no tenían puentes ni pasos.
Estaba la corte en Sevilla, habian llegado los galeones, y en la mas hermosa estacion del año todo respiraba abundancia y alegría. Al cabo de una calle de naranjos y limones, ví un palenque inmenso rodeado de gradas cubiertas de preciosos texidos.
Fuentes naturales brotan de la tierra y refrescan los bosques, cristalinos arroyos serpean por los montes de limoneros y naranjos, y dan savia a sus raíces; brazos de ríos en caprichosas ramificaciones se dilatan por los valles; pájaros de vistosos plumajes, y preciosas avesitas de melancólicos cantos son los habitantes de los bosques.