náusea


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con náusea: nausea, nausees

náusea

(Del lat. nausea, mareo.)
1. s. f. FISIOLOGÍA Sensación molesta que indica la proximidad del vómito esas náuseas matinales se deben a su embarazo. basca
2. Repugnancia o aversión que se siente por una persona o cosa la hipocresía me da náuseas. repulsión agrado

náusea

 
f. Ansia de vomitar.
fig.Repugnancia, asco.
med. Trastorno del aparato digestivo caracterizado por ganas de vomitar.

náusea

('nawsea)
sustantivo femenino
1. malestar físico que provoca mareo y ganas de vomitar Tiene náuseas debido al embarazo.
2. repugnancia por una cosa o persona Ciertos olores me dan náuseas.
Sinónimos

náusea

sustantivo femenino
Traducciones

náusea

nevolnost

náusea

kvalme

náusea

Übelkeit

náusea

pahoinvointi

náusea

nausée

náusea

mučnina

náusea

吐き気

náusea

구역질

náusea

kvalme

náusea

nudności

náusea

náusea

náusea

illamående

náusea

อาการคลื่นไส้

náusea

bulantı

náusea

sự buồn nôn

náusea

反胃, 恶心

náusea

гадене

náusea

噁心

náusea

בחילה

náusea

SF (= malestar físico) → nausea, sick feeling; (= repulsión) → disgust, repulsion
dar náuseas ato nauseate, sicken, disgust
tener náuseas (lit) → to feel nauseated, feel sick (fig) → to be nauseated, be sickened

náusea

f (frec. pl) nausea; náuseas matutinas (form), náuseas del embarazo morning sickness; náusea(s) y vómi-to(s) nausea and vomiting; producir náusea(s) to nauseate, make nauseated; sentir náusea(s) to feel nauseated; tener náusea(s) to be nauseated
Ejemplos ?
El subsalicílico en combinación con el bismuto forman un aliviante popular estomacal conocido como el subsalicilato de bismuto (Bismutol, Pepto-Bismol, etc.). Al combinarse los dos ingredientes claves ayudan a controlar la diarrea, la náusea, y hasta las flatulencias.
Todas las sulfamidas tienen reacciones cruzadas alérgicas entre ellas mismas y sus derivados, como los diuréticos inhibidores de la anhidrasa carbónica, tiazidas, furosemida, y otros agentes, cumarínicos. Las reacciones adversas más frecuentes son fiebre, sarpullido, dermatitis, fotosensibilidad, picazón, náusea, vómito y diarrea.
Por su parte, Cayé adquirió muchos más extractos y lociones y aceites de los necesarios para sahumar hasta la náusea su ropa nueva, mientras Podeley, más juicioso, optaba por un traje de paño.
¡qué no saber lo que se desea! ¡qué sentir a la par deleite y náusea en el espíritu, náusea del día que muere, deleite del alba! No hay obra permanente, porque las obras de los tiempos de reenquiciamiento y remolde son por esencia mudables e inquietas; no hay caminos constantes, vislúmbranse apenas los altares nuevos, grandes y abiertos como bosques.
l gran escritor no estaba aquella tarde de humor de literaturas. Hay días así, en que la vocación se sube a la garganta, produciendo un cosquilleo de náusea y de antipatía.
No obstante, a los dos o tres minutos de espectáculo, Clara sintió una especie de náusea moral, algo parecido a la sensación de la primera chupada de cigarro para un chiquillo.
Puro es su ojo, y en su boca no se esconde náusea alguna La pureza de los ojos y la ausencia de asco en la boca son atributos de Zaratustra a los que se hace referencia en numerosas ocasiones; véase, por ejemplo, en la segunda parte, De los sublimes, y en la cuarta, El mendigo voluntario .
Al final de la entrevista se menciona de pasada que me los vas a dedicar. Esa noticia me dio como una náusea de la vida. No dije nada, pero silenciosamente volví a mi celda con desprecio y desdén en el corazón.
Y esta náusea se convirtió en horror al salir la luna recogiendo su velo de nubes y distinguir claramente, en la enlazada pareja, las figuras y rostros de don Atilano Bujía y la hermosa zapatera vecina de Clara, rubia como unas candelas y mujer de un marido joven y buen mozo.
La idea fue juzgada tan agradable que todos lo imitaron más o menos, porque Durcet pretendió que era necesario compartir los favores, y que no era justo que los muchachitos comiesen la mierda de las muchachas mientras que éstas no tenían nada para ellas, y en consecuencia, hizo que Céfiro cagara dentro de su boca y ordenó a Agustina que acudiese a comer tal mermelada, cosa que la bella e interesante muchacha hizo, presa de una terrible náusea.
Regresó enloquecido. Él era la lepra, y el mundo un espasmo de aversión, una inmensa náusea. Y entonces, en las honduras de sus entrañas enfermas, la vieja tentación se alzó.
Inmediatamente después me entraron espasmos atroces: un sentido de quebrantamiento de huesos, una náusea mortal, y un horror, y una revulsión del espíritu tal, que no se podría imaginar uno mayor ni en la hora del nacimiento o de la muerte.