mustio

(redireccionado de mustia)
También se encuentra en: Sinónimos.

mustio, a

(Del lat. vulgar mustidus, viscoso.)
1. adj. Que está triste o abatido lleva días mustio y apático. lánguido
2. Que está marchito las flores se quedaron un poco mustias .
3. Méx. Que esconde su verdadero carácter tras una apariencia de seriedad y humildad.

mustio, -tia

 
adj.-s. Melancólico, triste.
Lánguido, marchito. Díc. esp. de las plantas, flores y hojas.
(Méx.) fig.Hipócrita.

mustio, -tia

('mustjo, -tja)
abreviación
1. plantas que está falto de frescura Las flores de alelí están mustias.
2. persona que está abatido Tras el accidente el hombre mustio no sonrió nunca más.
3. que demuestra algún tipo de abatimiento o tristeza unos ojos mustios
Sinónimos

mustio

, mustia
adjetivo
1 lacio, lánguido, marchito*.
Se refieren a plantas, flores y hojas.
Traducciones

mustio

ADJ
1. [planta] → withered; [lechuga] → limp
2. [tela, bandera] → faded
3. [persona] → depressed, gloomy
4. (Méx) (= hipócrita) → hypocritical
Ejemplos ?
··········· Sin un sollozo, sin un gemido, mustia la frente, mudos los labios, como una imagen de eterna angustia vuelve la Madre desde el Calvario.
¡Oh, cuántas veces una flor graciosa que al primer rayo matinal se abría, y gloria del vergel la proclamaba la turba de los hijos de la Aurora, y algún tierno amador la destinaba a morir perfumando el casto seno de la más bella y más feliz pastora!, ¡oh, cuántas veces mustia y desmayada no llega a ver el sol, que de improviso la abrasa el hielo, el viento la deshoja, o quizá hollada por la planta impura de una bestia feroz ve su hermosura!
Cada crujido de las cortinas purpúreas y cetrinas me embargaba de dañinas dudas y mi sobresalto era tal que, para calmar mi angustia repetí con voz mustia: "No es sino un visitante que ha llegado a mi portal; un tardío visitante esperando en mi portal.
Sopla á ráfagas el cierzo Y aunque tormentoso nunca, Segun por donde se arrastra Silva, gime, brama ó zumba. Todo en Toledo reposa, Y negra, apiñada y mustia Se vé la ciudad que á trechos En la sombra se dibuja.
Dentro de su pecho late con agonía profunda su corazón, a quien negros presentimientos asustan. Las solitarias estancias el ruido menor no turba, ni escasa las ilumina la lamparilla más mustia.
diós, Patria adorada, región del sol querida, perla del Mar de Oriente, nuestro perdido edén, a darte voy, alegre, la triste, mustia vida; y fuera más brillante, más fresca, más florida, también por ti la diera, la diera por tu bien.
La madre ocultaba los blancos cabellos y el rostro lleno de dignidad bajo un sombrero de desteñida pluma; la hija, con su trajecito gris de paño barato y su toca de paja abollada, sin más adorno que una flor mustia, no conseguía disimular una belleza sorprendente, un tipo moreno de esos que deslumbran como el sol.
De un gran dolor el sello marcó la frente mustia Y son sus ojos turbios espejos que empañaron Los años, y que, ha tiempos, las formas reflejaron De cosas y de seres que nunca volverán.
quel don Juan de Meneses, el Tuerto, el que se trajo de las Indias un caudal, ganado a costa de trabajos terribles, envejecía en su palacio sombrío, entre su esposa doña Claudia, de ya mustia belleza; su hijo, el clérigo corcovado, y su hija doña Ricarda, de gentil presencia, pero fantástica y alunada, de genio raro y aficiones incomprensibles.
Y al ver que se carcajeaban de él con una euforia pocas veces vista, principió igualmente a reír con mirada mustia y con agresión presa ante aquella inaguardada satisfacción de sentirse el foco de atención...
del labrador que llama su ganado; tal cual sonido de almadreñas sobre los morrillos de una calleja... Y paren ustedes de escuchar, porque ningún otro ruido indica que vive aquella mustia y pálida naturaleza.
Allí, desde tiempo inmemorial, afluían los raqueriles productos de todo el pueblo, que, aunque singularmente valían cortísimas cantidades, llegaron, según es fama, a formar, en cuerpo colectivo, un decente capital al humilde mercader que, ocultando su mustia fisonomía bajo una gorra de pieles, y detrás de unas gafas como dos ruedas de polea, tenía fuerza de voluntad o codicia bastante para luchar de sol a sol con tan notabilísima parroquia.