mundano

(redireccionado de mundanas)

mundano, a

1. adj. Que tiene relación con la alta sociedad, en especial en los aspectos frívolos suele asistir a fiestas mundanas. mundanal
2. Del mundo o de la sociedad humana vive alejado de la vida mundana.
3. Que tiene relación con el mundo terrenal, por oposición al espiritual amores mundanos.

mundano, -na

 
adj. Relativo al mundo.
Que mundanea.

mundano, -na

(mun'dano, -na)
abreviación
1. que está relacionado con las cosas materiales unos placeres mundanos
2. característica que está relacionado al sector de la alta sociedad una fiesta mundana
3. persona que frecuenta reuniones de la alta sociedad un político mundano
Traducciones

mundano

weltlich

mundano

mondain

mundano

mundano

mundano

worldly

mundano

laico, mondano

mundano

الدنيوية

mundano

世俗

mundano

世俗

mundano

평범한

mundano

/a
A. ADJ
1. (= del mundo) → worldly
2. (= de alta sociedad) → society antes de s; (= de moda) → fashionable
son gente muy mundanathey're great society people
una reunión mundanaa fashionable gathering, a gathering of society people
B. SM/Fsociety person, socialite
Ejemplos ?
Durante unos pocos días no quisieron creer en una afirmación que su inteligencia, tanto tiempo aplicada a consideraciones mundanas, no podía aprehender de ninguna manera.
-No me parecía imposible que una persona tan joven y tan bella pudiera, a pesar de todo su respeto por usted, haberse dejado llevar, al casarse, por consideraciones exclusivamente mundanas.
Cuando le tocaba al Obispo la plática, aquella mujer se ponía cada vez más hermosa, y resplandecía como un sol, tratando de mudar el tema, y de hablar de cosas mundanas y de amores, con tal maña y liviandad, que el pobre Obispo sentía su corazón rebelde y su virtud flaquear.
El primer coloquio a nuestra Señora, para que me alcance gracia de su Hijo y Señor para tres cosas: la primera, para que sienta interno conoscimiento de mis peccados y aborrescimiento dellos; la 2ª, para que sienta el dessorden de mis operaciones, para que, aboresciendo, me enmiende y me ordene; la 3ª, pedir conoscimiento del mundo, para que, aboresciendo, aparte de mí las cosas mundanas y vanas; y con esto un Ave María.
Sabía yo que la reina de la noche, divinidad de primera categoría, ejerce un poder soberano y rige las cuestiones mundanas con su providencia; sabía que no sólo los animales domésticos y los monstruos salvajes, sino también los seres inanimados subsisten por la divina influencia de su luz y sus propiedades; que en la tierra, en los cielos y en el fondo del mar el crecimiento de los cuerpos siente su influencia.
Aprenda lo primero el Salterio, gócese con estos cánticos e instrúyase para la vida en los Proverbios de Salomón. Acostúmbrese con la lectura del Eclesiástico a pisotear las vanidades mundanas.
Y yo, que me ofrecía en subasta a las mundanas feas con fortuna, que me ponía en venta, acababa de cometer el acto más ultrajante con la mujer que nos ha querido demasiado...
Ya sé objetó el cura que hay buenas obras, buenos autores; sin embargo, sólo el hecho de que esas personas de diferente sexo estén reunidas en un lugar encantador, adornado de pompas mundanas, y además esos disfraces paganos, ese maquillaje, esos candelabros, esas voces afeminadas, todo esto tiene que acabar por engendrar un cierto libertinaje de espíritu y provocar pensamientos deshonestos, tentaciones impuras.
Los gayos, lascivos decires mejores, los árabes albos nocturnos soñares, las coplas mundanas, los salmos talares poned en mis labios; yo soy una sombra también del amor.
Felices mil veces los que al fin de tantos combates como traen consigo las mundanas mudanzas, todavía guardan vivas en su corazón aquellas emociones perfumadas por la inocencia.
La cortesía, nacida de una necesidad presente, se ha ido convirtiendo, como tantas otras costumbres hermanas, en el símbolo de una necesidad futura, y la que representaba ayer medios de ahorrar un impulso fisiológico representado y sentimientos de solidaridad y de amor todavía irrealizables. Al cumplir las reglas mundanas afirmamos constantemente un ideal imposible.
Mas ¿quién dirá, mas quién decir agora podrá los peregrinos sentimientos que el alma en sus potencias atesora: aquellos ricos amontonamientos de sobrecelestiales inflüencias dilatados de amor descubrimientos; aquellas ilustradas advertencias de las musas de Dios sobreesenciales, destierro general de contingencias; aquellos nutrimentos divinales, de la inmortalidad fomentadores, que exceden los posibles naturales; aquellos (¡qué diré!) colmos favores, privanzas nunca oídas, nunca vistas, suma especialidad del bien de amores? ¡Oh grandes, oh riquísimas conquistas de las Indias de Dios, de aquel gran mundo tan escondido a las mundanas vistas!