muchos


También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

muchos

, muchas
adjetivo plural
Traducciones

muchos

many, much

muchos

viele

muchos

mnoho

muchos

mange

muchos

moni

muchos

mnogi

muchos

多くの, 多数

muchos

다수, 많은

muchos

veel

muchos

mange, mye

muchos

liczni, wiele

muchos

muitos

muchos

många

muchos

คนหรือสิ่งของจำนวนมาก, มากมาย

muchos

çok

muchos

nhiều
Ejemplos ?
Los alquimistas sostenían que la piedra filosofal amplificaba místicamente el conocimiento de alquimia de quien la usaba tanto como fuera posible. Muchos aprendices y falsos alquimistas, tenidos por auténticos alquimistas, gozaron de prestigio y apoyo durante siglos, aunque no por su búsqueda de estas metas ni por la especulación mística y filosófica que se desprendía de su literatura, sino por sus contribuciones mundanas a las industrias artesanales de la época: la obtención de pólvora, el análisis y refinamiento de minerales, la metalurgia, la producción de tinta, tintes, pinturas y cosméticos, el curtido del cuero, la fabricación de cerámica y cristal, la preparación de extractos y licores, etc.
Revela verdades que el razonamiento de los principios generales nunca habrían descubierto.» A Roger Bacon también se le ha atribuido el inicio de la búsqueda de la piedra filosofal y del elixir de la vida: «Esa medicina que eliminará todas las impurezas y corrupciones de los metales menores también, en opinión de los sabios, quitará tanto de la corruptibilidad del cuerpo que la vida humana podrá ser prolongada durante muchos siglos.» La idea de la inmortalidad fue reemplazada por la noción de la longevidad: después de todo, el tiempo que el hombre pasa en la Tierra era simplemente para esperar y prepararse para la inmortalidad en el mundo de Dios.
A lo largo de la historia de esta disciplina, los aprendices de alquimista, se esforzaron en entender la naturaleza de estos principios y encontraron algún orden y sentido en los resultados de sus experimentos alquímicos, si bien a menudo eran socavados por reactivos impuros o mal caracterizados, falta de medidas cuantitativas y nomenclatura hermética. Esto motivaba que, tras años de intensos esfuerzos, muchos acabaran arruinados y maldiciendo la alquimia.
Su interior está representado por una gran meseta, con un mayor relieve en las zonas de Bié y Huíla, en la zona occidental. En esta misma meseta nacen muchos afluentes del río Congo y el río Zambeze.
Por ejemplo, muchos alquimistas durante este periodo interpretaban que la purificación del alma significaba la transmutación del plomo en oro (en la que creían que el mercurio desempeñaba un papel crucial).
A todo ello no hay que olvidar la importancia que revistieron para el acceso de Jung a la esencia de la alquimia diversas figuras históricas relevantes, como son María la Judía, Zósimo de Panópolis o Paracelso. Muchos escritores satirizaron a los alquimistas y los usaron como blanco de ataques satíricos.
Los misioneros extranjeros fueron muy activos antes de la independencia en 1975, aunque las autoridades coloniales portuguesas expulsaron a muchos misioneros protestantes y cerraron estaciones de misión basados en la creencia de que los misioneros estaban incitando a los sentimientos independentistas.
No fue un investigador religioso como muchos de sus predecesores y todo su interés por el arte giraba en torno a la búsqueda de la piedra filosofal, que se dice que halló.
Estos hombres eran considerados magos y hechiceros por muchos y fueron con frecuencia perseguidos por sus prácticas. Uno de estos hombres que surgió a principios del siglo XVI se llamaba Heinrich Cornelius Agrippa.
Pese al acuerdo de paz firmado en noviembre de 1994, la violencia sigue y millones de minas permanecen enterradas en las tierras, por lo que muchos granjeros están poco dispuestos a volver a sus campos.
No obstante, a lo largo de los textos alquímicos se asume que el aprendiz ya sabe diferenciar una de otra y, en ocasiones, explícitamente no se usa, ya que de acuerdo al arte hermético «no se debe dar perlas a los cerdos», razón por la que muchos fracasaban al seguir al pie de la letra las diferentes recetas.
El sisal es otro de los productos agrícolas de las plantaciones, pero su importancia relativa disminuyó durante la década de 1960 y en muchos casos se ha sustituido por el humo.