Ejemplos ?
Nosotros los indígenas zapatistas sabemos que nuestro país está en crisis económica, que usted le está bajando el salario de los trabajadores, está subiendo el precio de los productos, pero sin embargo usted gasta mucho dinero en la movilización de sus tropas.
Según él, era preferible traer esclavos, que, como costaban mucho dinero, eran mejor atendidos por sus amos, lo cual no sucedía con los indios de quienes fácilmente se abusaba, como de gente sin defensa.
Sabía Morales que aquellas vistas valían mucho dinero, que por un capricho un indiano poderoso, o un banquero arrogante darían muchos miles de duros, encima de lo que por sí valía la quinta, nada más que por pagar las vistas soberbias..., que tampoco se pararían a contemplar banqueros soberbios ni soberbios indianos.
Sucedió que al ir nosotros al lugar de oración, nos vino al encuentro una muchacha esclava poseída de un espíritu adivino, que pronunciando oráculos producía mucho dinero a sus amos.
Yo empecé a hacer fuerza y a desmoronar tierra con que estaba enlodado el vidrio de que era hecha, y díjome: -Espera. Dime primero, ¿hay mucho dinero en España?; ¿en qué opinión está el dinero, qué fuerza alcanza, qué crédito, qué valor?
-¡Qué alas tan espléndidas! -exclamó el compañero-. Mucho dinero valdrán, tan blancas y grandes; ¡voy a llevármelas! ¿Ves ahora cómo estuve acertado al hacerme con el sable?
Pero es como si en beneficio de la aviación, los señores decretaran, constructores de aviones: Nos cuesta mucho dinero elevar un avión...
Por eso digo: si alguien que vende alimentos y bebidas, si alguien que en 2003 tenía uno, dos o tres supermercados, o dos o tres bocas de expendio, exportaba muy poco o no tenía la producción de heladeras –la venta de heladeras o lavarropas no existía porque todos eran importados–, y hoy hacen los lavarropas y las heladeras aquí y han ganado mucho dinero –y está bien, porque quien invierta debe tener renta y retorno de ese capital–, entonces, ¿por qué no ponerle el hombro al país para continuar con este modelo de crecimiento...
Sus entrevistas nocturnas con tu padre no tenían otro objeto que realizar experimentos de alquimia, cosa que afligía a tu madre pues posiblemente costara mucho dinero; y aquella ocupación, además de llenar a su esposo de una engañosa esperanza de sabiduría, le apartaba del cuidado de su familia.
Cuando se reunieron, sacaron los dos hermanos mayores el mucho dinero que habían ganado durante el tiempo transcurrido, y preguntaron al menor qué era lo que él había ganado; este contestó que nada traía, porque sólo había servido a su amo por la gloria de servirlo.
Una feliz inspiración que tuve, hizo ganar al padre un pleito que se creía perdido, y desde entonces me recomendó a varios de sus amigos, me asoció a sus negocios y llegué a obtener mucho dinero, y lo que es mejor, la mano de la niña.
Después de haber servido durante algún tiempo de correo y de haber reunido mucho dinero, volvió a casa de sus padres, cuya alegría al verle no puede referirse.