monumental


También se encuentra en: Sinónimos.

monumental

1. adj. Del monumento, obra pública u objeto histórico.
2. Que es muy grande, impresionante o espléndido contemplamos absortos las monumentales cataratas del Niágara; cometió una falta monumental. majestuoso insignificante

monumental

 
adj. Relativo al monumento.
fig.Muy excelente o señalado en su línea.
Muy grande, gigantesco.
Sinónimos
Traducciones

monumental

monumental

monumental

monumentale

monumental

monumentale

monumental

monumentale

monumental

monumental

monumental

monumentální

monumental

monumental

monumental

ADJ
1. (= de monumentos) conjunto monumentalcollection of historical monuments
la riqueza monumental del paísthe country's wealth of monuments
un catálogo monumental de Españaa catalogue of the (historical) monuments of Spain
2. (= enorme) [esfuerzo, error, éxito] → monumental; [atasco] → enormous; [bronca, paliza] → tremendous
3. (= excelente) → tremendous, terrific
Ejemplos ?
Ella nos enseñó a amar el bien y a enaltecer la castidad. Vayamos hasta el oriente; cerca de AMAQUEMECAN estará su adoratorio monumental.
¿Quién no admira la alta capacidad del noble conde de Toreno, que en una obra monumental ha eternizado el período más glorioso de nuestra historia?
Dionicio de Alcedo i Herrera, en su obra "Compendio Histórico de la Provincia de Guayaquil, editado en 1.741, y Juan Pío Montufar y Fraso en su Razón acerca del Estado i Gobernación de la jurisdicción de Quito en 1.754, dicen, "Machala, jurisdicción del pueblo de la Puna" y lo mismo dice Antonio de Alcedo, hijo del ex Presidente de la leal Audiencia de Quito, en su monumental obra del Diccionario Biográfico Histórico de las Indias Occidentales, editado en 1.786 "Machala, pueblo de la Provincia de Guayaquil, en el Reino de Quito y del Partido de Puna.
Debe estar persuadido el señor general Mendiburu dé que, con su inapreciable y monumental obra, ha rendido á la pa- tria servicio de gran valía; y si el polvo del olvido llega á cubrir ei nombre del soldado, no sucederá lo mismo con el nombre del historiador.
Fiel á •la máxima que regió su vida— /«é lo que debía ser — y antes •que ser lo que no debía, prefirió— wo ser nada.—Por eso vivirá •en la inmortalidad.» En suma, el señor general Mitre, con su monumental obra, ha prestado á la Historia Americana servicio de inconmensu- rable valor.
Las paredes eran de oro, las ventanas estaban adornadas con cortinas tejidas de piedras preciosas y el suelo tapizado con una gruesísima alfombra de terciopelo rojo. De los altos techos pendían candiles de plata con diamantes incrustados y el moblaje monumental mostraba una refinada elegancia.
Misteriosamente estaba tranquilo y no sabía el porqué. Los monstruosos vampiros me introdujeron por aquella monumental puerta que era el inicio de un oscuro túnel.
GUARDIANES LOCALES Esta el "Pimienta" observando, de frente a su rival; mientras el "Mostaza" se acerca, en señal de lealtad. Sumándose a este equipo, el gran "Negro" trovador, y un monumental "Oso", que es por cierto un gozador.
En cuanto a Andrés, a juzgar por su resuelto continente y por su sonrisa desdeñosa, puede asegurarse que acaricia la ilusión de construir por su cuenta, a su vuelta de América, un barrio tan elegante y monumental como el que va recorriendo.
He aquí dicho sueño principal, que nos plantea la aclaración de un producto verbal ininteligible: «A causa de ciertos acontecimientos de que ha sido teatro la ciudad de Roma se ha hecho necesario poner en salvo a los niños. La escena se desarrolla luego ante una doble puerta monumental de estilo antiguo.
El vencido acude a mi padre y abuelo suyo para acusarme; pero yo me defiendo con las palabras ya indicadas en mi anterior examen de este sueño y que me fueron repetidas por mi padre en años posteriores: «Le pego porque él me ha pegado antes.» Esta reminiscencia, o más probablemente fantasía, que surge en mí durante el análisis del sueño -sin garantía ninguna y sin que yo mismo sepa cómo-constituye en las ideas latentes un elemento intermedio que reúne los sentimientos afectivos de las mismas; como la concha de una fuente monumental recoge las aguas de los surtidores para verterlas después en la taza.
Sus huéspedes, curándose muy poco de esa transitoria morada, conténtanse con forrarla interiormente de seda, oro y mármol para su propio confort, dejando a sus sucesores el cuidado de la parte monumental.